Ilustración - Alce

Cuatro estados votarán por la legalización

Oswaldo Pérez Cabrera
Este artículo se publicó originalmente en el número 251 de la revista Cáñamo España

A veces pasamos por alto los privilegios que tenemos en Norteamérica; no solo en lo económico y las oportunidades que nos da el Primer Mundo. Somos afortunados porque podemos comprar marihuana en los dispensarios, como si fueran farmacias de productos naturales donde podemos adquirir nuestra medicina.

No sucede así en muchos países, por ejemplo, en Croacia, donde el activista y enfermo de esclerosis múltiple Huanito Luksetic se encuentra enfrentado a la ley por ayudarse a sí mismo y a otros a mejorar las condiciones de su enfermedad. Lo quieren encarcelar por tratar de mejorar su salud a pesar de que la guerra contra las drogas ha sido un fracaso. Ya no hablemos de países como Malasia, donde acaban de sentenciar a muerte a un activista de la marihuana: Muhammad Lukman ha sido condenado a la horca por distribuir gratuitamente aceite de marihuana a enfermos sin recursos. 

Gracias a la presión popular y a activistas como ellos en Norteamérica es que podemos gozar de esta libertad, tanto en Canadá como en muchos estados de Estados Unidos. Ojo, aún hay mucho camino por recorrer, ya que algunos estados todavía están en la época de las tinieblas, con leyes más duras que Albania. La lucha sigue a nivel mundial, y en Estados Unidos puede haber cuatro victorias muy importantes en los estados en donde se llevarán a cabo las elecciones de mitad de mandato este noviembre, y podría haber diferentes formas de legalización. 

Dakota del Norte 

Este estado es de los menos poblados y con menos densidad del país: su población total no llega al millón y tiene menos de cuatro habitantes por kilómetro cuadrado. Aquí se acabó de legalizar la marihuana medicinal en el 2016 con un sorprendente sesenta y cuatro por ciento de aprobación, y ahora van a por todas todo para que cualquier adulto la pueda consumir sin temer a la ley. 

La situación es complicada, pues todavía no hay dispensarios; se han aprobado dos cultivadores y ocho dispensarios, pero aún se está formulando la ley medicinal, que resultaría obsoleta antes de entrar en vigor si se aprueba el uso lúdico. Se cree que la ley tiene posibilidades de pasar; los votantes aún están indecisos, pero sabemos que por lo menos un cuarenta por ciento votará afirmativamente. 

La importancia radica en que Dakota del Norte es un estado conservador estilo cuello rojo, es decir, vaqueros sin muchos estudios, donde la ignorancia impera. Sería el estado más conservador en adoptar la legalización, lo que podría dar paso a estados retrógrados con mayor población a seguir sus pasos, y ya nada detendría el tren. 

Míchigan 

En ediciones pasadas hablamos acerca de la bala que esquivó Míchigan cuando los políticos intentaron legalizar a su modo. Ahora la pregunta estará en la papeleta gracias a la Coalición para Regular la Marihuana como el Alcohol. Aquí hay más probabilidades, ya que Míchigan tiene un sistema de marihuana medicinal bastante efectivo y la gente ya está acostumbrada a la yerba, así que se sentirían cómodos si los adultos pudieran fumar sin tener que inventar enfermedades. Las encuestas muestran más del sesenta por ciento de apoyo, lo que significa que Míchigan se unirá a los ocho estados que ya tienen marihuana recreativa y juntos producirán casi diez billones de dólares a nivel nacional. 

Utah 

A pesar de que hablamos de los avances, hay que recordar que aún hay veinte estados que no tienen ni programa medicinal. Utah es uno de ellos. La Coalición de Pacientes de Utah ha tenido éxito a la hora de meter en la papeleta su iniciativa para permitir el acceso al cannabis a los pacientes con ciertos padecimientos. Este es otro estado bastante conservador, y no permitirá cultivo propio si hay un dispensario cerca y fumar seguirá estando prohibido, así que la administración de THC y CBD tendrá que ser por medio de comestibles y vaporizadores. Un poco ridículo, lo sé, pero por lo menos es algo, y lo más seguro es que pase, ya que cuenta con el apoyo de más del setenta por ciento del electorado. Los mormones han puesto el grito en el cielo y han pedido que no se lleve a cabo el voto, pues viola sus creencias religiosas. Todo parece indicar que se dará un paso adelante y se seguirá luchando. 

Misuri 

De Misuri hablaremos más en detalle en futuras ediciones, ya que su situación es complicada y vale la pena un análisis más completo. Solo diremos que hay tres diferentes propuestas para legalizar la marihuana medicinal, lo que podría significar que se divida el voto y no pase ninguna, o todo lo contrario. Esperemos que pasen las tres iniciativas y se tome lo mejor de cada una. Seguiremos informando.