Pasar al contenido principal
29 de Enero de 2023 #301

Menú de usuario

3-CMC en el cristal de MDMA: ¡un temazo veraniego!

En este artículo describimos la adulteración, por sustitución, de la MDMA en formato de cristal por una nueva sustancia síntesis denominada 3-clorometcatinona (3-CMC). Hasta este verano nunca habíamos detectado, en nuestros análisis, esta sustancia sustituyendo a la MDMA. Creemos que es importante, para las personas que consumen MDMA, tener conocimiento de este fenómeno por las implicaciones que puede tener en cuanto a efectos y riesgos para la salud.

Adulteración de la MDMA en cristal con NPS

Basándonos en los resultados de análisis de MDMA realizados por Energy Control en los últimos cinco años, podemos decir que es la sustancia sintética menos adulterada del mercado ilícito de las drogas en España, tanto en formato de pastilla como en cristal, siendo este último sensiblemente menos adulterado que las pastillas. Aproximadamente, solo hemos encontrado adulteración entre un cuatro y un ocho por ciento de todas las muestras analizadas. Esta adulteración, en la mayoría de los casos, se debía, principalmente, a la presencia de sustancias muy comunes, tales como la cafeína, anfetamina, metanfetamina, etc., que aparecían como aditivos junto a la MDMA o como sustitutos.

Solo en unos pocos casos pudimos detectar la presencia de nuevas sustancias de síntesis, también denominadas NPS en la literatura, durante este lustro. En concreto, se trataba de tres NPS, algunas de ellas ya descritas en anteriores artículos en esta revista y en nuestra página web: eutilona, 3-MMC y 4-CMC. Estas tres sustancias son un mediocre sustituto de la MDMA, ya que principalmente son sustancias con efectos estimulantes, aunque se les puede atribuir un leve efecto empatógeno, pero nada que ver con la amplitud de sensaciones empatógenas y entactógenas que provoca la MDMA.

A la vista de estos datos, son buenas noticias que una sustancia no regulada presente unos índices de adulteración tan bajos, no obstante, las dinámicas del mercado ilegal de las drogas son imprevisibles y multitud de factores pueden hacer cambiar la situación, ya sean de carácter legal, político, social, económico, etc. Una prueba de que esta situación podría cambiar ha sido la aparición, durante los meses de este verano, de dos nuevas NPS vendidas como MDMA. Se trata de la dipentilona, sustancia de la que ya hablaremos en próximas ediciones, y de la 3-CMC, a la cual dedicamos este artículo.

3-CMC, vendida como cristal de MDMA

A finales de mayo de este año detectamos la primera muestra de 3-CMC, que una persona había comprado como MDMA. Posteriormente, hemos seguido detectando hasta tres muestras más durante los meses de julio, agosto y septiembre. Son solo cuatro muestras durante un periodo de cuatro meses, pero es un número muy significativo teniendo en cuenta que proceden de diferentes regiones de España: Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares y Andalucía. También podemos decir que el fenómeno es importante, ya que las muestras que podemos llegar a analizar en nuestro servicio de análisis son una proporción muy pequeña respecto a la cantidad de MDMA en cristal que se pueda estar moviendo en este país. Además, no son solo estas cuatro muestras de 3-CMC, también hemos detectado varias muestras adulteradas con 4-CMC y dipentilona en este periodo estival del 2022. Hay que tener en cuenta que entre el 2017 y el 2021 no habíamos detectado tantas muestras de MDMA, adulteradas con NPS, en un periodo tan corto de tiempo como son cuatro meses.

Podemos especular sobre las razones de este cambio de tendencia en la composición de la MDMA. Quizás una de las causas sea una bajada del suministro, sumado a un aumento de la demanda muy pronunciado. Hay que tener en cuenta que durante dos años no se han podido celebrar festivales musicales y es muy probable que mucha gente se haya animado a asistir a estos eventos con muchas ganas de pegarse la fiesta; eventos donde el consumo de MDMA está muy extendido e incluso es la principal sustancia ilegal consumida.

Una posible causa, que probablemente haya tenido bastante importancia, podría ser la publicación de una directiva, el 18 de marzo del 2022, por la Comisión Europea, en la cual la 3-CMC pasa a ser considerada droga peligrosa y obliga a los estados miembros a fiscalizar esta sustancia antes del 18 de febrero del 2023. De hecho, varios países europeos ya la han incluido dentro de sus listas de fiscalización: Holanda, Alemania, Austria, República Checa, Inglaterra, Suiza y Suecia. A nivel mundial, varios países la fiscalizaron hace tiempo: Brasil, China, Turquía, Estados Unidos, etc. Hasta ahora, la 3-CMC se ha podido comprar en webs de venta de NPS sin problemas legales, y multitud de sites la han estado vendiendo, ya que su demanda ha sido relativamente alta, sobre todo en determinados entornos y/o colectivos, como, por ejemplo, en ambientes de chem-sex. Es lógico pensar que todo este stock de sustancia que tienen los distribuidores de venta en línea se esté derivando al mercado ilegal para poder deshacerse de ello obteniendo una ganancia económica. Este fenómeno no es nuevo, se ha ido repitiendo en el tiempo según se han ido fiscalizando NPS. Ya pasó con la mefedrona en su momento y seguirá pasando mientras no se haga una regulación con criterios más acordes con la salud pública y los derechos humanos.

3-clorometcatinona (3-CMC)

¿Qué tipo de sustancia es la 3-CMC?, ¿qué efectos y riesgos tiene?, ¿cómo se puede hacer un consumo seguro o responsable de esta sustancia? Estas son preguntas que normalmente se hacen las personas que se han interesado en probar esta sustancia. También son preguntas que se deberían hacer las que han comprado MDMA y se han encontrado 3-CMC sin quererlo. Pues bien, aquí os dejamos un poco de información que, por supuesto, no está contrastada, ya que, como la mayoría de NPS, no hay estudios ni pruebas en las que basar unas pautas de consumo para que este sea seguro.

La 3-CMC (también conocida como clofedrona o 3-clorometcatinona) es un psicoestimulante de la familia de las catinonas que ha aparecido recientemente en el mercado de las NPS, especialmente en Europa. Sus efectos se asemejan a los de otras catinonas sustituidas, produciendo estimulación, así como efectos empatógenos muy leves comparados con los de la MDMA. La 3-CMC apareció en el mercado después de la fiscalización de la 3-MMC (3-metilmetcatinona) en diversos países. Si bien la 3-CMC apareció en el mercado al mismo tiempo que la 4-CMC, la 3-CMC tomó importancia a partir del 2020. Esto coincide con la fiscalización a nivel internacional de la 4-CMC.

Imagen: diagrama en dos dimensiones de la molécula de 3-CMC.

Dosis

Según la PsychonautWiki y otras webs que recopilan los efectos referidos por personas usuarias, las dosis de la 3-CMC se pueden aproximar así:

Vía oral

Baja: 30-60 mg

Media: 60-100 mg

Alta: 100-180 mg

Vía esnifada

Baja: 20-40 mg

Media: 40-80 mg

Alta: 80-100 mg

Duración

Vía oral

Total: 2-6 h

Subida: 30-60 min

Meseta: 2-4 h

Bajada: 1-1,5 h

Vía nasal

Total: 2-3 h

Subida: 10-30 min

Meseta: 1-1,5 h

Bajada: 1-2 h

Efectos deseados

Sus efectos deseados son similares a los de otras catinonas: estimulación, mejora del estado de ánimo, euforia, incremento de la energía, sociabilidad e incremento de la libido.

Efectos adversos y riesgos

Los efectos adversos son posiblemente similares a los de otros estimulantes anfetamínicos u otras catinonas: insomnio, ansiedad, pulso cardíaco elevado, presión sanguínea elevada, vasoconstricción periférica, bruxismo, pupilas dilatadas, sudor, temperatura corporal elevada…

Existe un caso de intoxicación aguda por 3-CMC documentado en España, y diez muertes en Polonia y Suecia. Se desconocen los riesgos del consumo de 3-CMC a largo plazo, pues esta sustancia ha aparecido no hace mucho en el mercado y tampoco existe suficiente literatura clínica. Sin embargo, todo apunta a que estos serían similares a otras sustancias de la familia de las catinonas. También hay que tener en cuenta que los derivados halogenados (con cloro) de anfetaminas pueden tener efectos neurotóxicos.

Interacción con otras drogas y fármacos

Ahora mismo se desconoce la posible interacción entre la 3-CMC y otros fármacos o drogas, ya que no hay literatura ni casos clínicos al respecto. Sin embargo, siendo una sustancia que libera serotonina, se recomienda no mezclarla con otras sustancias que liberen serotonina o que puedan inhibir su degradación, como las de tipo IMAO.

Recomendaciones de reducción de riesgos

  1. Cuidado con la cantidad tomada: la euforia y los efectos positivos son de duración breve, durando alrededor de dos horas y pudiendo persistir la estimulación residual hasta siete horas, por lo que es recomendable dejar pasar tiempo entre raya y raya para no sobreestimular.
  2. Imprescindible una buena hidratación: con agua y bebidas no alcohólicas y haciendo descansos si se está bailando.
  3. Necesarias pruebas de alergia: si es el primer consumo o no está analizada, con dosis muy pequeñas (3-5 mg) y dejar pasar, al menos, una hora.
  4. Dosis bajas: las primeras veces deberían rondar los 25-50 mg.
  5. Primeras tomas: entornos de confianza y conocidos.
  6. Evitar consumo frecuente: si se hace, observar muy bien cualquier alteración que pudiera surgir y comentarla con profesionales de la salud.
  7. No mezclarla con otras sustancias (incluido el alcohol): en caso de hacerlo, disminuir la cantidad de cada una.
  8. Si se consume, usar, preferiblemente, la vía oral: la vía esnifada entraña mayores riesgos que la forma oral y resulta muy agresiva para la mucosa nasal. Si se usa la vía esnifada, evitar compartir el rulo y limpiarse bien las fosas nasales después de esnifar (con agua tibia, mejor salina) para eliminar restos.
  9. Análisis previo de la sustancia: preocuparse de la calidad del 3-CMC que se a tomar e informarse al máximo. Ser prudente con material desconocido, de dudosa procedencia o de baja calidad. Los mercados de drogas cambian con mucha rapidez, así que es importante no perder el contacto con Energy Control para estar al tanto de las últimas novedades sobre esta sustancia y poder reducir riesgos.
Referencias

Este contenido se publicó originalmente en la Revista Cáñamo #299

Comprar versión impresaComprar versión online

Te puede interesar...

¿Te ha gustado este artículo y quieres saber más?
Aquí te dejamos una cata selecta de nuestros mejores contenidos relacionados:

Suscríbete a Cáñamo