Estamos trabajando en una nueva versión de Cáñamo. ¡Disculpa las molestias!

Ilustración Decálogo cultivo

Decálogo del gran cultivador

Diez cosas que hacen todos los buenos cannabicultores
José T. Gállego
Este artículo se publicó originalmente en el número 254 de la revista Cáñamo España

Hay cultivadores que tienen una mano especial, que parecen saber lo que quiere cada planta con solo mirarla y que consiguen siempre resultados espectaculares, cogollos increíbles, potencias inimaginables. Después de años de observación, me atrevo a detallar un listado de actitudes, trucos y características que he podido encontrar en la mayoría de ellos. Seguir estos consejos no nos convertirá automáticamente en gurús del cultivo, pero seguro que nuestras plantas nos lo agradecerán. Pueden parecer consejos simples, pero marcan la diferencia entre aficionados y expertos

Decálogo cultivo

Decálogo del gran cultivador

1. Usan buenas genéticas, sean semillas o esquejes. Por muchos cuidados que le des, una planta solo puede ofrecer lo que está en sus genes. La mejor hierba se hace con las mejores semillas. 

2. Plantan en lugares muy soleados. Al cannabis le encanta el sol, cuanto más, mejor. La fotosíntesis es la principal fuente de alimentación de las plantas. Sin sol, no hay ni producción ni calidad. 

3. No siembran hasta que hace buen tiempo. La germinación en tiempo frío es muy lenta y las plantas se debilitan demasiado. Esperan hasta abril o mayo para que las plantas crezcan sin interrupciones. 

4. Prestan especial atención a las plantas jóvenes, ya que un buen comienzo es esencial para un crecimiento vigoroso. Las primeras semanas de vida son importantísimas; no hay que descuidarse solo porque no necesitan mucho riego. 

5. Cuidan las raíces, saben que son lo más importante porque es por donde la planta absorbe el agua y los nutrientes; si las raíces están mal, la planta no puede crecer bien. Usan tierra buena y trasplantan en cuanto la maceta se queda pequeña.

6. Riegan cuando las plantas lo necesitan, ni antes ni después. Esperan a regar hasta que la tierra está bastante seca para que las raíces se oxigenen bien. Evitan regar con agua muy fría o muy caliente. 

7. Vigilan la calidad del agua de riego y ajustan el pH entre 5,5 y 6,5. El agua muy salina o con un pH demasiado alto o bajo impide la correcta absorción de los nutrientes y reduce la producción. Usan agua de lluvia o de un filtro de ósmosis inversa. 

8. Previenen las plagas en lugar de combatirlas. Es mucho más fácil evitar que los bichos lleguen que acabar con ellos una vez se han asentado. Fumigan con aceite de nim, piretrinas o jabón potásico cada diez días. Evitan los pesticidas tóxicos durante la floración y se limitan a los pesticidas aprobados para agricultura ecológica. 

9. En la floración abonan las plantas con mucha frecuencia, al menos tres veces por semana, para asegurarse de que no les falta ningún nutriente. Es mucho mejor abonar con mayor frecuencia y menor dosis de abono; las plantas siempre disponen de nutrientes frescos y se reduce el riesgo de sobrefertilización.

10. Son pacientes; las plantas necesitan su tiempo y no se pueden apresurar. Para lograr una buena cosecha hacen falta meses de buenos cuidados. Sobre todo al final, es esencial esperar a que las plantas maduren bien antes de cosecharlas. 

Planta de cannabis

¿Quieres saber más? 

Los genes de una planta determinan lo que puede llegar a ser, lo máximo a lo que puede aspirar. Si la genética marca un diez por ciento de THC, esta es la máxima concentración del cannabinoides que se logrará si el cultivo va bien y la planta se desarrolla vigorosa y bien alimentada, aunque si las condiciones no son buenas, sufre plagas o carencias nutritivas, puede ser mucho menor. Una buena variedad es la que tiene una genética que permite obtener calidad: alta potencia, gran productividad, buen sabor y olor, resistencia y rapidez. De todos los elementos necesarios para cultivar cannabis, las semillas y los esquejes son el gasto en que menos hay que ahorrar. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que haya que comprar las semillas más caras del banco de semillas, simplemente hay que hacerse con semillas de un banco reputado y de fiar, en general cualquiera de los que llevan años en el mercado. Si no se quiere gastar demasiado, se escogerán las variedades clásicas, que siempre dan buen resultado. 

La clave está en lo básico, en que las plantas estén a gusto

El cannabis es una planta muy resistente capaz de crecer en condiciones muy diversas, pero esto no quiere decir que se puedan obtener buenos cogollos en cualquier sitio. Las flores densas y resinadas que caracterizan el buen cannabis se consiguen cuando las plantas pueden desarrollar todo su potencial, y para ello necesitan muchas horas de sol y nutrientes en abundancia. La falta de sol no se puede compensar con abonos caros o estimuladores de cogollos, y eso lo saben los buenos cultivadores. Hay que partir de buenas condiciones, y eso también se aplica al clima. Uno de los errores típicos de los cultivadores principiantes es que siembran demasiado pronto, casi siempre en marzo, probablemente, con la esperanza de cosechar antes o de lograr plantas más grandes, cuando lo que consiguen es que las pobres plantitas tengan que vivir en un clima aún frío sus primeras semanas, cuando más débiles son. Es mejor, casi siempre, esperar a abril, mayo e, incluso, junio para germinar. En general, sobre todo si las plantas crecen en macetas, mi consejo es germinar en mayo. Las plantas disfrutarán de días largos y cálidos desde el primer momento, sin interrupciones por tormentas, lluvias o bajas temperaturas. En la naturaleza, la germinación se intenta adelantar porque las plantas tienen que competir con otras por el espacio y los nutrientes, y quien nace primero lleva ventaja. Pero, en un cultivo doméstico, cada planta tiene garantizadas las mejores condiciones, por lo que no necesita ese tiempo extra, ya que se puede desarrollar a una gran velocidad. 

Cannabis, plantas en maceta

Pese a lo que muchos creen, los mejores cultivadores no suelen hacer nada muy fuera de lo común ni tienen recetas secretas de abonos mágicos. No se trata de usar mezclas de tierra muy complejas, nutrientes orgánicos traídos del Amazonas o el Himalaya ni nada parecido. La clave está en lo básico, en que las plantas estén a gusto. Y para lograrlo, lo mejor es fijarse en ellas, aprender a descifrar su lenguaje, la forma en que muestran su estado. Por ejemplo: los tallos largos y finos en las plantas jóvenes suelen indicar falta de luz, hay que buscar un lugar con más sol; el color verde claro casi amarillento es un síntoma de falta de nutrientes, la planta pide más abono; la aparición de araña roja casi siempre indica demasiado calor y humedad escasa, además de pulverizar con algún pesticida, conviene regar más y quizás tapar las plantas con una malla de sombreo no muy tupida, que ayude a bajar la temperatura. La tierra de las macetas se calienta mucho más de lo que lo hace el suelo y, con frecuencia, este calor perjudica a las raíces, que se deshidratan. Un truco muy útil es poner las macetas separadas del suelo para que no se recalienten tanto, colocándolas sobre una plancha de corcho o un palé de madera. Algunos cultivadores meten cada maceta dentro de otra maceta para que entre las dos quede una capa de aire que actúe de aislante y mantenga la tierra más fresca. 

Al principio, mientras aún no tenemos mucha experiencia, hay que observar mucho y hacer poco. A veces, los cultivadores hacen más daño haciendo que quedándose quietos. Si la tierra está húmeda no hace falta regar, y si tarda tres o cuatro días en secarse y no regamos durante esos días, no pasa nada. 

De todos los elementos necesarios para cultivar cannabis, las semillas y los esquejes son el gasto en que menos hay que ahorrar

No se logran mejores resultados añadiendo muchos abonos distintos. De hecho, puede ser contraproducente, sobre todo si son de distintas marcas. La mayoría de los fabricantes de abonos crean sus productos pensando en una forma concreta de uso. Por ejemplo, hay abonos de floración que no necesitan nada más, pues llevan todos los nutrientes que la planta requiere, sin embargo, otros necesitan combinarse con un estimulador de la floración que aporta parte del fósforo y el potasio. Si añadimos el estimulador a un abono que no lo necesita, lo único que logramos es desequilibrar la proporción de los distintos elementos y, quizás, provocar una deficiencia o una sobredosis de algún nutriente. 

El cultivo es como una carrera de fondo y no se acaba hasta cruzar la meta, que en el caso del cannabis es cuando los cogollos, ya secos y curados, están listos para el consumo. El proceso desde la semilla hasta la pipa dura no menos de cuatro meses, y con frecuencia cinco o seis, pero si se hace bien, proporciona un producto de primera, de origen conocido, cultivado con amor y sin productos tóxicos, fruto de nuestro esfuerzo y premio a la dedicación. Nada que ver con un cogollo comprado: en cada calada encontraremos esa satisfacción especial que da saber que lo hemos hecho nosotros. 
 

Brote de cannabis
Plántulas de cannabis
Planta de cannabis
Planta de cannabis en floración
Planta de cannabis
Hoja de cannabis, resina