Pasar al contenido principal

“Solo tú haces estos regalos al hombre y posees las llaves del Paraíso. ¡Oh, justo, sutil y poderoso opio!” Thomas De Quincey (Confesiones de un inglés comedor de opio, 1822).

“Silba el vapor, está presto el velamen, y tenéis sobre los viajeros ordinarios la curiosa ventaja de ignorar adónde vais”

Charles Baudelaire (Los paraísos artificiales, 1860)

“Para quien ha tomado hachís, la eternidad no dura demasiado"

Walter Benjamin (“Historia de una embriaguez de hachís”, 1930)

“Todo cuanto se hace en la vida, incluso el amor, se hace en el tren expreso que marcha hacia la muerte. Fumar opio es bajarse del tren en marcha”

Jean Cocteau (Opio, 1930)

“Muchos tipos duros fumaban marihuana, al igual que muchísimos músicos y estudiantes, y chicas que habían renunciado a simular decencia. El hachís americano. Una hierba que podía crecer en cualquier parte. Ahora es contrario a la ley cultivarla, lo cual no significa gran cosa en un país tan grande como Estados Unidos”

Raymond Chandler (Adiós, muñeca, 1940)

“Es lo que sucede cuando la yerba entra en la sangre: de pronto tienes tiempo a carretadas, años y años en la punta de los dedos”

Mezz Mezzrow (La rabia de vivir, 1946)

“Parece muy improbable que la humanidad pueda alguna vez prescindir de los Paraísos Artificiales. La mayoría de los hombres y mujeres llevan vidas tan penosas, en el peor de los casos, y tan monótonas, pobres y limitadas, en el mejor, que el afán de escapar, el ansia de trascender, aunque solo sea durante breves momentos, es y ha sido siempre uno de los principales apetitos del alma”

Aldous Huxley (Las puertas de la percepción, 1954)

“Quien tome hachís después de la mescalina, deja un coche de carreras o una locomotora eléctrica por un póney. Sin embargo, un póney puede dar sorpresas que no esperaríamos de una locomotora”

Henri Michaux (“El cáñamo indio”, Miserable milagro, 1956)

“¿Qué pasaría si el cannabis fuese legal? Nada extraordinario”

William Burroughs (El trabajo, 1969)

“El epicúreo no se inclina al exceso: perjudicaría al goce. Representa más bien la figura opuesta al adicto. Es dueño del placer y sabe moderarlo, no tanto por sujeción a la disciplina como por amor al placer mismo”

Ernst Jünger (Aproximaciones, 1978)

“El espacio interior del alma es igual de infinito y enigmático que el espacio cósmico exterior, y ni los cosmonautas del espacio exterior ni los del interior pueden permanecer allí, sino que tienen que regresar a la tierra, a la conciencia cotidiana”

Albert Hofmann (La historia del LSD, 1981)

Nº 237 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo