Pasar al contenido principal
28 de Enero de 2023 #301

Menú de usuario

Cremita barata para cenas glamurosas

Crema de col y manzana con sativa y vieiras asadas
A veces es suficiente con poner un ingrediente pomposo para transformar una simple y humilde crema. Si conseguimos unas vieiras o, en su defecto, unos langostinos, vamos a tener un entrante ideal para cualquier evento que exija un poco de refinamiento, y nuestro bolsillo no se verá demasiado afectado. Además, el toque cannábico subirá nuestros ánimos y nos ayudará a combatir los dolores articulares, la fatiga o el desánimo.

Ingredientes para cuatro personas

  • 1 col blanca pequeña (1 kg aprox.)
  • ½ cebolla
  • 1 trozo de puerro (80 g aprox.)
  • 2 manzanas rojas Pink Lady o Royal Gala
  • ½ litro de caldo de verduras o de pollo
  • 125 ml de leche evaporada
  • 40 g de uvas pasas
  • 80 ml de AOVE
  • 40 ml de AOVE cannábico de Auto Destroyer
  • Unas ramas de perejil
  • Una pizca de nuez moscada rallada
  • 8 vieiras (pueden ser congeladas)
  • Sal y pimienta al gusto

Elaboración

Con solo veintidós calorías cada cien gramos y un noventa y dos por ciento de agua, la col es una de las hortalizas más antiguas que existen. Es rica en vitaminas A, C, E y B, en ácido fólico y en minerales como el potasio o el hierro. Tiene también propiedades antirreumáticas, anticancerígenas y anticatarrales y, lo mejor de todo, es que es muy barata y la puedes encontrar fácilmente. Lo tiene todo: nutritiva, baja en calorías y asequible; es un tesoro por descubrir si aún no lo hemos hecho. Si a esto le sumamos nuestro toque cannábico y sus propiedades terapéuticas, obtendremos un recetón espectacular para nuestros cuerpos y nuestras mentes.

Con este fin, hemos seleccionado la variedad Auto Destroyer, de Spanish Seeds, que regalamos en diciembre del pasado año. Esta delicia, de poderosa producción, es un híbrido con dominancia sativa que posee propiedades analgésicas, antiinflamatorias y ansiolíticas, además de un exquisito sabor a naranja que nos vendrá de perlas para la receta en cuestión. Con ella vamos a elaborar un AOVE cannábico con el que después decoraremos la cremita. Como ya hemos explicado en recetas anteriores, comenzaremos por este proceso, ya que es el más largo.

Crema de col y manzana con sativa y vieiras asadas

Vamos a llenar un bote hermético pequeño con cogollos o restos de manicura de Auto Destroyer, depende de la potencia que queramos. A continuación, verteremos el AOVE en el bote hasta que toda la hierba esté cubierta y no quepa nada más. Lo tapamos y dejamos macerar en un lugar seco y alejado de luz entre 30 y 45 días, moviendo el recipiente ligeramente al menos una vez por semana. Pasado este tiempo, filtramos el contenido con un colador de tela y ya estará preparado para cualquier elaboración que queramos.

Una vez que tenemos ya nuestro AOVE cannábico preparado, podemos comenzar con la receta. La elaboración es bastante sencilla, como cualquier otra crema de verduras. Empezamos pelando y limpiando las hortalizas quitándoles las capas exteriores al puerro y a la col, y pelando completamente la cebolla. A continuación, cortamos la cebolla y el puerro en trozos grandes iguales unos a otros.

A continuación, calentamos el AOVE no cannábico en una cazuela y lo sofreímos a fuego medio, tapado y con un poco de sal. Mientras se sofríe, podemos cortar la col y una de las manzanas pelada en trozos grandes más o menos iguales. Cuando empiece a dorarse el sofrito de puerro y cebolla, agregamos la col y la manzana y seguimos sofriendo unos diez minutos más. Pasado este tiempo incorporamos a la cazuela el caldo de verduras o de pollo y dejamos cocer a fuego lento hasta que la col esté cocida. Cuando ya esté tierna, podemos agregar la leche evaporada, la nuez moscada, la pimienta y la sal al gusto. Llega el momento de triturar la crema y dejarla bien fina y cremosa, tratando de que no queden grumos.

Si ya tenemos la crema preparada, podemos ponernos con la guarnición. Primero pelamos la manzana que nos queda y la cortamos en cuadraditos pequeños con la ayuda de una tabla y un cuchillo. Podemos dejar un trozo con piel para hacer un pequeño abanico con él como decoración para la crema. Ahora, las vieiras: ponemos una sartén o plancha a calentar con un chorrito de AOVE. Cuando esté bastante caliente ponemos las vieiras, tienen que hacer ruido y chisporroteo, sino es así, el AOVE no tendría la temperatura idónea. Las dejamos solo treinta segundos por cada lado, ya que se pasan con mucha rapidez.

Por último, trituramos el AOVE cannábico con un poco de perejil y ya podemos emplatar (poner en el plato o bol) y servir. Ponemos primero un montoncito de daditos de manzana en el centro y, después, servimos la crema alrededor con cuidado de no destrozar la obra arquitectónica. Seguidamente, colocamos las vieiras sobre él con mucho cuidado para que no se nos hundan dentro. Para terminar, podemos poner el abanico de manzana detrás como en la foto, un poco de AOVE cannábico con perejil, unas pasas y una ramita de perejil.

Si habéis seguido todas las instrucciones bien y no se os desmorona la vieira dentro de la crema, podréis ver el magnífico resultado de esta decoración. Aunque por muy bonita que os quede, tendréis que destrozarla para poder disfrutar de sus sabores y efectos, siempre con precaución. Espero que os guste y que disfrutéis del último viaje del año. Hasta la próxima: ¡buena suerte y buenos humos!

Este contenido se publicó originalmente en la Revista Cáñamo #300

Comprar versión impresaComprar versión online

Te puede interesar...

¿Te ha gustado este artículo y quieres saber más?
Aquí te dejamos una cata selecta de nuestros mejores contenidos relacionados:

Suscríbete a Cáñamo