Estamos trabajando en una nueva versión de Cáñamo. ¡Disculpa las molestias!

Lentejas viajeras... de mar y de tierra
Fotos: COIMAGEN

Lentejas viajeras... de mar y tierra

Lentejas estofadas con alga kombu y Amnesia #7
Sergio M.Naranjo
Este artículo se publicó originalmente en el número 251 de la revista Cáñamo España

Atrévete con unas lentejas psicotrópicas. Este guiso bueno, bonito y barato que todos hemos rechazado de niños nos va a llevar de viaje en esta ocasión. Vamos a enriquecerlo nutricionalmente con unas algas y psicotrópicamente con unos cogollos de Amnesia #7 para darles nuestro toque mágico. 

Elaboración

Para darle el toque viajero a estas deliciosas lentejas la escogida en esta ocasión ha sido la Amnesia #7 de Exotic Seed. La regalamos con el número de marzo de este año, y es un potente híbrido con dominancia sativa del 70%. Nos dará bonitas plantas y gran producción en casi cualquier entorno, aunque tiene una floración bastante larga. Es una variedad ideal para extracciones gracias a su alta producción de resina. Sus creadores han conseguido cerrarle el cogollo magistralmente hasta el punto de que casi parece de una índica. La potencia que atesora no dejará a nadie indiferente, y sus exquisitos aromas y sabores inciensados harán las delicias de todo el que tenga el placer de degustarla.

Para introducir esta variedad en nuestra receta y extraerle sus bondades elaboraremos un aceite de sésamo cannábico. La técnica de extracción es la misma del AOVE que hemos preparado otras veces. El aceite de sésamo tiene un sabor y aroma muy intensos, así que lo utilizaremos siempre en pequeñas cantidades. Ese es el motivo por el que solo utilizo cogollos en esta ocasión. 

Cogemos un bote hermético pequeño y lo llenamos al máximo de cogollos de Amnesia#7, después vertemos el aceite de sésamo hasta terminar de rellenar el bote del todo y lo cerraremos. Lo guardamos en un lugar oscuro y seco durante 30 o 45 días, moviéndolo una vez por semana. Después solo tendremos que filtrarlo con un colador de tela y ya lo tendremos listo para su consumo. Lo podemos incluir en un sinfín de elaboraciones. 
Para esta en concreto lo utilizaremos al final para aromatizar y así evitar que hierva y pierda aromas y potencia. 

Y para enriquecer nutricionalmente nuestro guiso vamos a añadirle un poco de alga kombu. Este superalimento es rico en proteínas y sobre todo en minerales como el yodo, el hierro, el potasio y el calcio. Además, posee propiedades antivirales y antibacterianas, y nos ayudará con las posibles flatulencias típicas de las leguminosas. 

Lentejas viajeras... de mar y tierra

La receta en cuestión comienza lavando, pelando y cortando las verduras en trozos grandes o mirepoix (en idioma de cocinero). Después verteremos el AOVE en una cazuela u olla donde vayamos a elaborar el guiso. Cuando esté caliente incorporaremos todas las verduras excepto el tomate, le añadiremos sal para que suden y las taparemos dejándolas a fuego medio-alto. Removemos de vez en cuando. Cuando estén doradas podemos incorporar el tomate y seguir rehogando unos minutos hasta que quede cocinado el tomate. Cuando esté todo bien sofrito retiramos la mitad de cantidad y lo reservamos para triturarlo más tarde. Al resto podemos añadirle las lentejas lavadas, el jengibre en polvo, sal, las hojas de laurel y agua hasta cubrirlo todo por completo. 

Como habréis observado yo no pongo en remojo las lentejas porque utilizo lenteja pardina, a la que no le hace falta este proceso; si en vuestro caso no fuera así podéis ponerlas en remojo si queréis, aunque después tendréis que tenerlo en cuenta en el tiempo de cocción. A más remojo, menos tiempo. 

Mientras se cuecen las lentejas a fuego medio-lento pondremos las algas en remojo una media hora y después las añadiremos al guiso tal cual. A continuación, trituraremos con un poco de agua las verduras que hemos apartado del sofrito y las añadiremos al guiso para darle espesor y textura. 

Durante la cocción habrá que ir añadiendo el agua necesaria para evitar que se sequen demasiado. Según vuestro gusto podéis añadir más cantidad o menos dependiendo del espesor deseado. Si os gusta comerlas con arroz, por ejemplo, deberéis hacerlas caldosas para que después el arroz tenga algo de líquido para poder cocerse. A mí me gustan espesitas, tipo risotto, pero sin arroz, así que las dejo melosas. 

Al final de la cocción ponemos a punto de sal y, fuera ya del fuego, incorporamos por último nuestro magnífico aceite de sésamo cannábico. Mezclamos bien todo y ya podemos comernos un platillo volante de lentejas mar y tierra. 
¡Buen viaje y buenos humos! 
 

Lentejas estofadas con alga kombu y Amnesia #7  

Ingredientes para 4 personas

500 g de lentejas pardinas
1 cebolla hermosa
1 pimiento verde
1 puerro
2 zanahorias grandes
1 buen tomate maduro
2 dientes de ajo
50 g de alga kombu deshidratada
10 ml de aceite de sésamo cannábico
1 hoja de laurel
1 cc de jengibre en polvo
4 cs de AOVE
Sal al gusto
Agua necesaria
 

LA DOSIS PERFECTA

Se estima que medio gramo por persona si no es usuaria de cannabis es una dosis suficiente para sentir los efectos. Si eres consumidor habitual la tolerancia hacia la sustancia activa hará que necesites el doble: un gramo. No olvides que durante la digestión el THC se convierte en una molécula más potente que propicia una experiencia retrasada y hasta tres veces más intensa que con una cantidad similar fumada. El efecto tarda entre 30 y 90 minutos en mostrarse en todo su esplendor, y puede llegar a mantenerse hasta 8 horas.

Dado que no todas las hierbas son iguales y que todos somos diferentes, estos consejos sobre cantidades y efectos son orientativos. Es al comensal al que corresponde encontrar su medida. La prudencia siempre es buena consejera.

Fotos: COIMAGEN