Patatas a la importancia con champis y Kraken

¡Que viene el Kraken!

Patatas a la importancia con champis y Kraken
Este artículo se publicó originalmente en el número 255 de la revista Cáñamo España

Para darle la importancia y algo más a estas deliciosas patatas, hemos elegido la variedad Kraken de Budha Seeds que regalamos con la revista en mayo del pasado año. Esta maravilla es ideal para los que quieren altas cotas de producción y máxima rentabilidad en sus cultivos. Es de predominancia índica y famosa por la potencia y duración de sus efectos, de ahí su nombre. Y nos dejará en un estado de relax supremo y duradero. Produce grandes cogollos cargaditos de resina. Sus aromas y sabores son cítricos y frescos, con toques mentolados.

Elaboración

En esta ocasión, para extraerle sus encantos, primero la vamos a descarboxilar y después la infusionaremos en vino blanco. Para la descarboxilación necesitaremos una bandeja de horno y un poco de papel de aluminio. Desmenuzaremos la hierba en trozos medianos, los envolveremos en papel de aluminio y los depositaremos en la bandeja para meterlos en el horno a unos 110º durante 45 o 60 minutos. Cuando la saquemos del horno es importante abrirla inmediatamente para que se enfríe y no se humedezca con el vapor acumulado dentro del papel de aluminio.

Una vez fría habrá que triturar la hierba lo máximo posible e infusionarla en el vino blanco en cuestión. Esta infusión será en frío, y para realizarla deberemos meter la hierba descarboxilada y triturada en un trozo de tela o de media atado en forma de bolsita de té. Después la sumergimos totalmente en el vino y lo tapamos y dejamos reposar en la nevera durante 24 horas. Es recomendable moverlo de vez en cuando para facilitar su extracción. Pasado un día ya podremos escurrir la bolsita y usar el vino para lo que gustemos, siempre con precaución.

Patatas a la importancia con champis y Kraken

Para las patatas empezaremos pelándolas, lavándolas y cortándolas en rodajas de un centímetro aproximadamente. Pondremos AOVE a calentar reservando un poco para sofreír el ajo y la cebolla. Batiremos y salaremos los huevos y pondremos la harina en un plato. A continuación pasaremos las rodajas por la harina y el huevo y las freiremos en el AOVE no muy caliente, a unos 160º. Cuando se doren por un lado, les daremos la vuelta, y cuando estén doraditas por ambos lados las sacaremos, las escurriremos bien y las colocaremos con mimo en un plato con papel absorbente. Las reservaremos.

Por otro lado, pelaremos y cortaremos los ajos y la cebolla lo más pequeños posible, es decir, en brunoise. Cogeremos una sartén o cazuela lo más ancha posible y verteremos el resto del AOVE para sofreír la cebolla y el ajo. Cuando estén transparentes añadiremos los champiñones limpios y cortados en cuartos. Rehogaremos un poco e incorporaremos el cannavino blanco que tenemos ya elaborado. Cuando reduzca el alcohol, añadiremos el azafrán y el caldito de pollo.

Cuando comiencen a hervir iremos poniendo con cuidado las patatas de forma que queden lo más cubiertas posible por el líquido. Dejaremos que terminen la cocción durante unos 30 min removiéndolas de vez en cuando con sumo cuidado para no romperlas. Para saber si están listas, las pincharemos con un tenedor o un cuchillo. Por último, cuando estén tiernas las espolvorearemos con el perejil picado y las rectificaremos de sal y pimienta.

Espero que disfrutéis de ese sabor a guiso de la abuela y de los superlativos efectos del Kraken. ¡Buena digestión y buenos humos!

Para darle la importancia y algo más a estas deliciosas patatas, hemos elegido la variedad Kraken de Budha Seeds que regalamos con la revista en mayo del pasado año. Esta maravilla es ideal para los que quieren altas cotas de producción y máxima rentabilidad en sus cultivos. Es de predominancia índica y famosa por la potencia y duración de sus efectos, de ahí su nombre. Y nos dejará en un estado de relax supremo y duradero. Produce grandes cogollos cargaditos de resina. Sus aromas y sabores son cítricos y f

 

Patatas a la importancia con champis y Kraken

Ingredientes para cuatro personas

1,5 kg de patatas (variedad Red Pontiac o patata roja)

1 cebolla hermosa

½ l de caldo de pollo

2 huevos

50 g de harina integral de trigo

2 dientes de ajo grandes

½ l de AOVE

1 manojo de perejil fresco

½ vaso de vino blanco infusionado con Kraken

1 cc de azafrán en hebra

Sal y pimienta negra al gusto

250 g de champiñones frescos

LA DOSIS PERFECTA

Se estima que medio gramo por persona si no es usuaria de cannabis es una dosis suficiente para sentir los efectos. Si eres consumidor habitual la tolerancia hacia la sustancia activa hará que necesites el doble: un gramo. No olvides que durante la digestión el THC se convierte en una molécula más potente que propicia una experiencia retrasada y hasta tres veces más intensa que con una cantidad similar fumada. El efecto tarda entre 30 y 90 minutos en mostrarse en todo su esplendor, y puede llegar a mantenerse hasta 8 horas.

Dado que no todas las hierbas son iguales y que todos somos diferentes, estos consejos sobre cantidades y efectos son orientativos. Es al comensal al que corresponde encontrar su medida. La prudencia siempre es buena consejera.

 

Fotos: COIMAGEN

 

Relacionados

Barbacoa psicotrópica ‘home made’

Vamos a fabricarnos nuestra propia salsa barbacoa sin conservantes ni colorantes, pero con nuestro toque mágico. Cuando la probemos, seguro que no la volveremos a comprar prefabricada. Nos será útil para las costillas y para cualquier otra cosa que...

De Italia a Perú: ñoquis de ida y vuelta

Ya que esto de la globalización ha hecho un poco más pequeño nuestro planeta, vamos a cruzar el charco en un periquete para mezclar dos de las culturas gastronómicas más ricas y originales del mundo. Además, le daremos nuestro toque cannábico para...

No seas perro y hazte tus propias perrunillas

La Quika, madre de un amigo extremeño que tengo, es la típica cocinera amateur que deleita a sus familiares y amigos cada vez que se pone a cocinar algo. Todo lo hace con amor, y sus recetas son únicas e irrepetibles. Hoy vamos a tratar de recrear...