Pasar al contenido principal

El cannabis como agente terapéutico

Portada agente

El uso medicinal de derivados cannábicos en la farmacopea española estaba muy extendido ya en el siglo XIX. El médico e investigador Andrés Roig Traver, en una memoria académica titulada “Algunos comentarios sobre el empleo de los derivados del cannabis (Una aproximación a la literatura médica española, 1800-1939)”, ha demostrado que ese empleo terapéutico abarcaba un amplio cuadro de síntomas y enfermedades.

En España se fabricaban algunos específicos, como el Jarabe antinervioso de corteza de naranja amarga, bromuro potásico y hachís, fórmula del Dr. Campá, elaborado en Valencia; el Jarabe de hachís bromurado del Dr. Jimeno, elaborado en Barcelona; el Licor de cáñamo indiano Queralt, fabricado también en Barcelona; el Licor Montecristo de Haschisch, destilado en Albal (Valencia), etcétera. A éstos también podríamos agregar bastantes especialidades de importación: los Cigarrillos Indios de Cannabis Índica, de Grimault y Cía., elaborados en Francia, así como numerosos callicidas, jarabes contra la tos, extractos, tinturas, etc., importados de Inglaterra y EEUU.

1
1

Una especialidad de importación: los Cigarrillos Grimault de Cannabis Índica

El hábito de fumar porros es más antiguo de lo que nos creemos. En este sentido, no es difícil encontrar anuncios de cigarrillos Grimault entre los años 1866 y 1870 en periódicos como La Correspondencia de España, La Esperanza, Diario Oficial de Avisos de Madrid, La Época, La América, La Regeneración, El Imparcial, La Iberia, La Discusión, El Cascabel, etc. La información que contenían pretendía despejar cualquier duda acerca de la bondad terapéutica del producto:

OPRESIÓN, ASMA, RONQUERA, SUFOCACIÓN CURADAS CON CIGARROS INDIOS DE CANNABIS ÍNDICA DE GRIMAULT Y Cª FARMACÉUTICOS EN PARÍS DE S.A.I. EL PRÍNCIPE NAPOLEÓN
Todos los remedios preconizados hasta hoy para combatir el asma, no han sido más que paliativos, más o menos calmantes, con base de belladona, de estramonio o de opio. Recientes experimentos hechos en Alemania y repetidos en Francia y en Inglaterra han probado que el cáñamo índico de Bengala posee notables propiedades para combatir con éxito seguro, no sólo esa terrible enfermedad, sino también la tos nerviosa, la insomnia [sic], la tisis laríngea, la ronquera, la extinción de voz y las neuralgias faciales. Apoyados en estos experimentos científicos, ofrecemos al público nuestros cigarrillos hechos con el extracto del cáñamo índico que nuestra casa importa directamente de Bombay.
Depósitos en Madrid: Doctor Simón, Caballero de Gracia, núm. 3; Borrell, Puerta del Sol; Ulzurrun, Barrio-Nuevo, y en todas las principales farmacias de España.

2
2

Los cigarrillos Grimault no eran los únicos cigarrillos balsámicos que se vendieron libremente en las farmacias españolas a finales del siglo XIX y principios del XX. En la Segunda República la empresa de especialidades farmacéuticas, productos químicos y alcaloides de Francisco Casas, establecida en Madrid, ofrecía en su catálogo cigarrillos antiasmáticos del Dr. Andreu, Esco, Exibard (Remedio de Abisinia), Legras y Richelet, más los de la marca Espic, que se vendían como “pulmónicos”, y los de la marca Victoria, que se recomendaban como “carminativos”. No todos contenían cannabis, pero algunos llevaban hasta un 30% de Datura estramonio, un 15% de Hyosciamina y un 30% de Atropa belladona.

3
3

Una especialidad autóctona: el Licor Montecristo de Haschisch

El Licor Montecristo de Haschisch representa un caso bien curioso e insólito, ya que esta bebida doblemente psicoactiva (a la presencia del derivado cannábico había que sumar su graduación alcohólica) se elaboró ininterrumpidamente en Albal (Valencia) desde 1897 hasta el año... ¡¡¡1976!!!, sin que sus fabricantes fueran molestados ni una sola vez por las autoridades sanitarias, gubernativas ni policiales.

Sumidades
4

Se concedió la patente a Manuel Monforte Raga y Salvador Costa por la invención de este “licor aromático” de “propiedades higiénicas y curativas de ciertas enfermedades”, que venían descritas en la etiqueta de detrás de la botella, apelando a las palabras de reputados médicos de la época:

Las propiedades de este licor se deducen de las siguientes aseveraciones científicas:
EL HASCHISCH calma inmediatamente los dolores que producen los alimentos en el estómago en estado de irritabilidad extremada (G. Sée.)
EL HASCHISCH es el verdadero sedante del estómago (Manquat, tomo II, página 486.)
EL HASCHISCH exalta la tendencia a las ideas favoritas de cada cual (id., id., página 485.)
EL HASCHISCH produce una especie de ensueño por lo común sumamente agradable en que el sujeto hállase como transportado a un mundo ideal, borrándose en su memoria las ideas de espacio y de tiempo. Después sobreviene un éxtasis voluptuoso que no tiene nada de cínico, al que sigue una languidez deliciosa (Trouseau y Padoux, tomo III, página 108.)
La Cuasía es un aperitivo, un estomáquico y por consiguiente un tónico. Produce un aumento muy rápido del apetito y desarrollo manifiesto de las fuerzas: digestión completa de los alimentos y posibilidades de entregarse al trabajo por más tiempo y sin fatiga (Manquat, tomo I, páginas 640 y 641.)
Como se deduce de lo anteriores hechos científicos, el licor fabricado por SALVADOR COSTA, a pequeñas dosis (de una a cuatro copas), calma rápidamente y con seguridad los dolores de estómago y ayuda a la digestión. Bebido en gran cantidad llega a producir una dulce embriaguez no peligrosa, descrita magistralmente por Trouseau en su Terapéutica.
La embriaguez del HASCHISCH se disipa rápidamente con zumo de limón.

5
5

Tres genéricos cannábicos

El catálogo de Especialidades farmacéuticas, productos químicos y alcaloides de Francisco Casas (1932-1934), incluía tres genéricos cannábicos: extracto blando de cannabis índica o extracto graso —en realidad, manteca— de hachís (50 gramos a 8 pesetas), extracto hidroalcohólico de hachís (25 gramos a 110 pesetas) y sumidades —o sea, ¡cogollos!— de cáñamo indiano (100 gramos a 9,10 pesetas).

6
6

Como el cannabis figuraba en la nómina de sustancias sometidas a control desde la firma del Convenio Internacional sobre el Opio de Ginebra (19 de febrero de 1925), la fuente de suministro era el propio Estado. Así, sabemos que el 19 de abril de 1933 se publicó una orden del Ministerio de la Gobernación en la Gaceta de Madrid anunciando la adquisición mediante concurso, con destino a la Restricción de Estupefacientes, de “100 kilos de cáñamo indiano, planta”.

7
7

 

Imagen principal: Botella de Licor Montecristo de Haschisch vista por delante y por detrás (1897).

  1. Portada del catálogo de Especialidades farmacéuticas, productos químicos y alcaloides de Francisco Casas (mayo 1932).
  2. Extracto hidro-alcohólico y graso de haschisch de venta en el catálogo de Especialidades farmacéuticas, productos químicos y alcaloides de Francisco Casas (mayo 1932).
  3. Paquete de Cigarrillos Grimault & Cia. (s. XIX).
  4. Sumidades de cáñamo indiano de venta en el catálogo de Especialidades farmacéuticas, productos químicos y alcaloides de Francisco Casas (mayo 1932).
  5. Patente para la elaboración de Licor Montecristo de Haschisch concedida a Manuel Monforte Raga y Salvador Costa (29 octubre 1910).
  6. Anuncio de Licor Montecristo publicado en el diario La Vanguardia (26 noviembre 1927).
  7. Anuncio de Cigarrillos Grimault & Cia. publicado en el diario El Imparcial (11 agosto 1869).

Nº 240 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo