Atardecer
La ruta deja tras de sí encuentros con el paisaje y la gente, momentos de celebración y de alegría.

La ruta pedagógica del cannabis: un intercambio de saberes

Thati Ballesteros
Este artículo se publicó originalmente en el número 8 de la revista Cáñamo Colombia

La iniciativa de emprender la ruta cannábica surge de la junta directiva de Asocannacol, Asociación Cannábica Colombiana, que nace del Movimiento Cannábico Colombiano, para articular las iniciativas empresariales, sociales y ambientales alrededor de la planta del cannabis en sus diversos usos. Generando cultura, promoviendo conocimientos, y organización gremial que facilite el cierre de brechas sociales generadas por la estigmatización y el desconocimiento de las diversas propiedades y beneficios de la planta a nivel medicinal, industrial, nutricional, ambiental y económico. 

Este encuentro pedagógico se inauguró el 4 de octubre del año pasado en el lanzamiento de la primera versión del evento Expocáñamo 2018 en la ciudad de Bogotá, y finalizó el 2 de diciembre en la ciudad de Medellín. La Ruta pasó por 15 lugares de Colombia como Orito (Putumayo), Ipiales, Pasto, Popayán, Cauca, Cali, Pereira, Manizales, Ibagué, Bucaramanga, Cúcuta, Barranquilla y Cartagena. Durante el recorrido realizado por la Ruta, se trabajaron diferentes temáticas entorno al cannabis medicinal y agroindustrial, aspectos socio políticos y legales de la planta en Colombia, autocultivo, reducción de riesgos y mitigación de daños. Temáticas que contaron con la participación de expertos en cada una de las áreas, apoyados con base teórica y científica sobre los diferentes puntos. 

“La Ruta pretende generar una revolución positiva en torno a la planta”

Los procesos pedagógicos que se trabajaron durante la Ruta estuvieron enlazados con las diversas propuestas e iniciativas que existen en las diferentes ciudades del país por parte de cultivadores, emprendedores, pacientes medicinales, usuarios recreativos, colectivos cannábicos, activistas, investigadores, empresarios e incluso de personas que desconocen la planta. Estos procesos permitieron generar un impacto positivo en cuanto a los prejuicios y estigmas que existen frente a los usos y beneficios del cannabis. Además, de poner en valor las oportunidades de desarrollo socioeconómico para muchas comunidades, y el impacto ecosostenible con  el medio ambiente.
 

Ruta pedagógica del cannabis
Ruta pedagógica del cannabis
Ruta pedagógica del cannabis
Entrevista a William David Calderón

Vicepresidente del Movimiento Cannábico Colombiano y director ejecutivo de Asocannacol, William David Calderón es además trabajador social, máster  en ciencias de la educación, expertícia, ingeniería y proyectos internacionales, maestrado en cultura y droga, y  miembro del grupo de investigación y estudio del cannabis. Es uno de los encargados de llevar a cabo la Ruta Pedagógica del Cannabis por diferentes lugares del país. 

¿Por qué las personas deben conocer sobre la Ruta Pedagógica del Cannabis?
Es un proyecto que lo que pretende es generar una revolución positiva en torno a la percepción que hay frente a la planta. Lo que se pretende es abolir ese estigma mental sobre el uso y sobre los usuarios. Es muy importante que a través de la educación se fortalezca este proceso revolucionario, ya que la pedagogía genera el soporte teórico y científico frente a los diversos usos, avances y propiedades. Además, se trata de mostrar que los usuarios de la planta no son delincuentes sino ciudadanos con derechos y deberes. 

¿Qué proyectos tienen Asocannacol y el Movimiento Cannabico Colombiano para iniciar el año? 
Uno de los proyectos es empezar a apoyar la participación de los pequeños y medianos productores y cultivadores en el país. Vamos a empezar también a exigir a las empresas para que aporten al tema de responsabilidad social, para que puedan apoyar iniciativas de proyectos de colectivos cannábicos, activistas, investigadores, pacientes, cultivadores, entre otros. Otro proyecto es fortalecer los procesos internos de la asociación ya que son importantes y se deben llevar de manera coherente, con soportes respaldados frente al tema del cannabis, de igual forma seguirnos formando frente a este tema que de cierta manera genera malestar en muchas personas.  

¿Cómo considera la participación de las personas en la primera versión de la Ruta? 
En algunos lugares del país hubo gran participación, aunque todo es un trabajo de logística y convocatoria. En algunos lugares hubo poca participación, pero se logró llevar a cabo procesos exitosos de información. Este es un primer ejercicio que nos enseña a mejorar sobre cada error. Es un evento nunca antes visto en Colombia, lo que nos permitió generar óptimamente ese intercambio de conocimientos y comunicación de calidad, en donde se respaldó y apoyó el activismo cannábico a nivel nacional. 

¿Cuál considera usted que es el mayor problema de nuestro país para manejar el tema del cannabis? 
El mayor problema de nuestro país es la ignorancia frente a la falta de información sobre la planta. Digamos que la prohibición generó una campaña de desinformación sobre el uso de la planta, y esa desinformación genera un estigma y un retroceso en el tema de investigación del cannabis, creando brechas para seguir avanzado en procesos de desarrollo social, medicinal e industrial. En la medida en que las personas se eduquen y entiendan las propiedades de la planta, se van a dar cuenta que los beneficios son infinitos.

¿Se llevará a cabo la Ruta Pedagógica del Cannabis para el próximo año?
Claro, esa es la idea, continuar con este proyecto que nos ha permitido realizar un encuentro de saberes importantes en la construcción de la cultura cannábica. Esperamos que para el próximo año contemos con más asistencia en los diferentes lugares a donde llega la Ruta. Tenemos pensado empezar a trabajar en una ruta cannábica a otro nivel, es decir, llegar a países latinoamericanos desde México hasta Uruguay. La La Ruta Pedagógica del Cannabis es un evento que no pretende hacer apología al consumo de nada, lo que busca es fortalecer los procesos que giran a través del uso del cannabis en sus diferentes ámbitos, teniendo como objetivo la pedagogía. Educar frente a un tema altamente debatido como es la planta, ya que aún existen prejuicios que frenan el desarrollo de una investigación que tiene aportes positivos tanto para el humano como para el medio ambiente.