Estamos trabajando en una nueva versión de Cáñamo. ¡Disculpa las molestias!

Mossos creen que la “mafia de la marihuana” puede corromper a los poderes públicos

Mossos creen que la “mafia de la marihuana” puede corromper a los poderes públicos

Redacción

En un informe que los Mossos d’Esquadra entregaron a la fiscalía se puede leer que la policía autonómica de Catalunya cree que las mafias de la marihuana están en una posición de amenazar la “paz social”.

En 2018 los Mossos iniciaron lo que se conoce como “Pla d’Acció Marihuana” que tenía como fin luchar contra lo que se consideró un significativo aumento de las actividades ilegales relacionadas con la marihuana en la provincia de Catalunya. Como consecuencia del plan de acción, este julio se ha entregado a la fiscalía ciertas conclusiones acerca de las operaciones realizadas durante estos dos años y, además, un informe que lleva por nombre de “El mercado de la droga en Catalunya” donde los Mossos analizan la situación actual del mercado negro.

Las conclusiones son sorprendentes. Según este informe, las diferentes aprehensiones realizadas durante la operación lleva a pensar que el negocio del cannabis ilegal es enorme en esta Comunidad Autónoma. Tanto que en palabras del comisario jefe del cuerpo, Eduard Sallent, la marihuana se ha convertido en la mayor amenaza para la estabilidad de Catalunya, según se hace eco de esta alerta desde El Periódico. Una de las razones que dan para llegar a esta conclusión, como decimos, son las dimensiones de algunos de los centros de producción de marihuana que han sido intervenidos. La mayor parte de estos lugares estaban al cargo de ciudadanos países del este de Europa.

El informe asegura que las mafias operan en dos fases: una primera llamada “predatoria”, donde estas mafias provenientes de los países del Este se hacen con parte del mercado criminal. “Como el pastel es el que es y cada vez hay más delincuentes que se lo disputan, el riesgo de conflictos entre bandas crece. Entre el 2018 y el 2019 ha habido seis muertes violentas conectadas con este problema".

La segunda es la “parasitaria”, en la que, si lo logran, puede acabar atentando seriamente contra los pilares fundamentales de la sociedad. El informe augura que las organizaciones tratarán de infiltrarse en los mecanismos de poder, es decir, de corromper instituciones como las políticas o las policiales para proteger y expandir sus negocios. Se hace notar que en el informe se utiliza el condicional, es decir, no presentan pruebas de que esto esté sucediendo o haya sucedido.

En el 2019, los Mossos eliminaron 221.291 plantas, desmontaron 368 plantaciones, arrestaron a 2.729 personas y desarticularon 34 mafias. Es una cifra superior a la de años anteriores y que confirma la tendencia al alza de este fenómeno. 

En un momento dado el informe parece tirar más de literatura especulativa que de hechos sociopolíticos concretos que puedan avalar sus funestos presagios para una Catalunya libre. Libre de drogas, claro.

Aseguran que la situación de Catalunya es ahora mismo como si estuviera legalizado el cannabis (¿?), pues incluso se pueden celebrar encuentros como el del Spannabis (este año no, por desgracia) en la ciudad de Cornellà. Los Mossos dan a entender que como hay una discrepancia jurisprudente se pueden celebrar este tipo de encuentros que, a todas luces, están haciendo algo poco legal. Olvidan los Mossos que el Spannabis, como otras ferias de este tipo, cumple las normas que impone la ley escrupulosamente. Si se diera el caso de que los asistentes consumen cannabis tampoco sería delito porque no es delito consumir. En fin, esta jugada de los Mossos es un tanto cuestionable.

Sin embargo, peor aún es la comparación de Catalunya con Estados Unidos durante la época de la Ley Seca: “Está pasando un poco como ocurrió en los Estados Unidos de comienzos del siglo pasado con la 'ley seca' que prohibió el alcohol y disparó la producción doméstica y la corrupción”. ¿Seguro que está pasando eso? ¿Dónde están las pruebas de que esté pasando? ¿Es pura especulación?

Por otra parte, también bastante polémica, aseguran que la legalización, si se da, debe suceder en toda Europa a la vez, porque si lo hiciese solo España “agravaría la situación”. Esta es una afirmación que se ha demostrado un tanto vacía si se analiza lo que está sucediendo en otras partes del mundo. No es necesario que se legalice en todo el continente americano, por ejemplo, para que la regulación funcione. Uruguay no necesito de la legalización en Argentina, ni Canadá la de los EE.UU. 

Mossos creen que la “mafia de la marihuana” puede corromper a los poderes públicos