Britney

Britney Spears admite que fumó marihuana durante su adolescencia

Redacción

Los extremadamente famosos, como las estrellas del pop que están más allá del bien y del mal, tienen unas experiencias vitales un tanto incoherentes.

Es cierto que nos pasa a todo el mundo: somos mucho menos coherentes de lo que pretendemos admitir. Sin embargo, estas incoherencias solo las conocen los que nos rodean y poco más. Pero si eres Britney Spears, o bien juegas al despiste con la prensa o bien todas tus incoherencias van a quedar al descubierto. Este es, probablemente, un caso de despiste. 

En una entrevista para el programa de Jonathan Ross, Britney estuvo comentando sus últimos shows en Las Vegas. Lleva cuatro años allí con su espectáculo. Britney se quejó, más o menos, sobre que la gente va tan colocada a sus conciertos que ha sufrido lo que los estadounidenses llaman “contact high”, un supuesto estado en el que una persona sobria entra cuando contacta con otro ser que sí va colocado: el coloque de las drogas se transfiere mágicamente de un ser a otro. Vamos, eso de que te drogas al ver gente drogada. 

Después de tan mística revelación, Britney admitió que lleva sin fumar porros desde los 17 años. Según su testimonio, tuvo que abandonar uno de sus shows porque como todo el mundo va tan colocado tuvo de súbito un “contact high” que la obligó a dejar el escenario. 

“Fue como: ¡Oh, Dios míoooo! Tengo que irme, tengo que irme”. 

Britney también contó que está un poco cansada de ir de fiesta en fiesta por Las Vegas, aunque pueda salir a comprar sin que la reconozcan. “hay un montón de drogas [en las fiestas].” 

 

Desde el laboratorio marihuana le recomendamos a Britney que no mire a los ojos de la gente (cuando van a tope) y así no se colocará.