Cómo hacer rosin dabs caseros

Cómo hacer rosin dabs caseros

La técnica de rosin para hacer dabs por presión sigue siendo una de las más populares para hacer extractos cannábicos. Aquí os decimos cómo los podéis hacer.

Esta técnica suele ser bastante barata y fácil si se compara con otras como el BHO. Siempre hay algún riesgo pero es pequeño si te tomas en serio tu seguridad. Además, es un método rápido, por lo que podrás tener tu extracción en poco tiempo.

Esta técnica se puede aplicar a la flor de cannabis, al kief o al hachís. Cualquiera de estos materiales te vale para tu rosin. La diferencia entre esta técnica a otras es que no hay que eliminar los solventes (muchas veces peligrosos para la salud) ya que no los produce. Calor y presión, solo eso.

  1. Plancha para el pelo (trata de encontrar una con un ajuste bajo de alrededor de temperatura)
  2. Material: cannabis, bubble hash o kief.
  3. Papel pergamino (o sulfurizado), sin blanquear, si es posible.
  4. Herramienta para recoger el material. Las herramientas para el dabeo vienen bien pero no hay un estándar.
  5. Guantes resistentes al calor para mayor seguridad.

Importante: aunque es relativamente seguro, debes tener cuidado. Usa los guantes de manera apropiada y vigila no quemarte cuando estés ejerciendo presión.

Pasos:

  1. Enciende la plancha para el pelo en la configuración más baja (poco calor)
  2. Corta un pequeño trozo de papel pergamino de 10 × 10 cm.
  3. Dobla el papel pergamino por la mitad
  4. Coloca el material entre el papel pergamino doblado
  5. Presiona ligeramente el papel pergamino doblado con los dedos
  6. Cuidadosamente alinea los brotes dentro del papel junto con su plancha de pelo y aplica una presión muy firme durante aproximadamente 3-7 segundos. Deberás escuchar un chisporroteo antes de eliminar la presión; esto indica que la resina se ha derretido del material vegetal.
  7. Retira el resultado de la superficie del papel.
  8. Desdobla el papel de pergamino
  9. Arranca la pepita aplanada y toma tu herramienta de recolección. Este es un proceso muy difícil, así que sea paciente y cuidadoso. Para lotes más grandes, usa diferentes hojas limpias de pergamino y junte sus muestras al final.
  10. Elimina cualquier material vegetal visible (si lo prefieres así)
  11. Dobla el producto terminado entre el pergamino y aplástalo según tu gusto.
  12. Usa una herramienta limpia para seleccionar las partículas de plantas. Puedes colocar la sustancia en una superficie fría durante unos segundos si desea trabajar con un material más estable.

Y así tenemos nuestro rosin casero. Buenos humos.

Relacionados

¿Qué es una prensa para resina?

Desde hace un tiempo, la resina se ha convertido en un concentrado cannábico de los más relevantes del mercado. En este “cannabis para principiantes” conoce qué es una prensa para resina.