El cannabis reduce el 97% de las crisis epilépticas en un estudio con niños y adolescentes

El cannabis reduce el 97% de las crisis epilépticas en un estudio con niños y adolescentes

Miguel Castejón

El estudio administró THC + CBD a 10 pacientes con algún tipo de epilepsia resistente a tratamiento.

Un pequeño estudio de Reino Unido ha obtenido muy buenos resultados al administrar cannabis medicinal rico en THC y CBD a pacientes que padecían epilepsias refractarias desde su nacimiento. La administración de cannabis redujo el número de convulsiones en todos los participantes en un 97%. En el estudio participaron 10 pacientes, seis de los cuales eran niños de hasta diez años de edad y los cuatro restantes tenían 16, 18, 26 y 48 años.

Los diez pacientes padecían algún tipo de epilepsia que les provocaba un elevado número de crisis convulsivas a diario, en algunos casos llegando a miles de crisis mensuales, y que no respondía a otros tratamientos disponibles. Cuatro de los pacientes que participaron contaban con recetas de Epidiolex (CBD), pero no habían experimentado una mejora en sus síntomas hasta que se les administró una combinación de CBD y THC durante el estudio.

Los resultados fueron positivos para todos los pacientes, reduciendo el total de crisis epilépticas en un 97% de media. La práctica totalidad de los pacientes pasaron de tener cientos o miles de crisis mensuales a padecer tan solo unas cuantas decenas después del tratamiento combinado de THC y CBD, y en algunos casos se redujeron a 0.

Aunque apenas hay evidencias basadas en estudios científicos de los beneficios de aplicar cannabis rico en THC y CBD en epilepsias infantiles (este es uno de los primeros), la evidencia social es enorme, pues desde hace varios años numerosas familias de varias partes del mundo utilizan tratamientos de cannabis para paliar las convulsiones de sus hijos con epilepsias refractarias, en muchos casos exponiéndose a la ilegalidad o a la adquisición de productos no controlados.

El caso de Charlotte Figi, una niña estadounidense con Síndrome de Dravet cuya madre decidió probar el aceite de cannabis para aliviar las numerosas crisis epilépticas que padecía, ayudó a sacar a la luz las propiedades del CBD y su acción conjunta con el THC, allá por 2013. Desde entonces los familiares de niños con epilepsias raras han tratado de acceder a tratamientos a base de cannabis, creando asociaciones de apoyo mutuo y elevando sus demandas a políticos y gobiernos para que garanticen el acceso a tratamientos cannábicos para sus hijos. 

Los autores de este nuevo estudio esperan que pueda servir como un reclamo para que el Gobierno de Reino Unido apruebe la aplicación de THC en epilepsias de este tipo (actualmente solo permite el CBD). “El objetivo era proporcionar una plataforma científica para transmitir el impacto que el tratamiento con cannabis medicinal ha tenido en los niños que padecen diversas formas de epilepsias graves. Queríamos evaluar principalmente cuáles fueron los efectos sobre la frecuencia de las convulsiones, así como destacar los costos extremadamente altos de las recetas privadas”, dijo el autor principal, Rayyan Zafar, a Cannabis Health.

Según recoge el estudio, las familias de los pacientes que participaron pagan más de 1800 libras mensuales en tratamientos para sus hijos que tienen una efectividad mucho menor que la del cannabis. “Actualmente estamos realizando un seguimiento de una subsección de pacientes que, por razones de costo, tuvieron que suspender sus medicamentos, lo que provocó que regresaran las convulsiones, lo que agrega mayor validez a los hallazgos actuales”, dijo la Dra. Anne Katrin Schlag, jefa de investigación de Drug Science.

El cannabis reduce el 97% de las crisis epilépticas en un estudio con niños y adolescentes