La regulación avanza en el mundo. Editorial #265

Este artículo se publicó originalmente en el número 265 de la revista Cáñamo España

La Junta de Jefes Ejecutivos de Coordinación (CEB) es el instrumento para armonizar la voz y las actividades de todas las entidades de la ONU, con la idea de mejorar la coherencia de esta institución en favor de una posición común.

La Junta de Jefes Ejecutivos de Coordinación (CEB) es el instrumento para armonizar la voz y las actividades de todas las entidades de la ONU, con la idea de mejorar la coherencia de esta institución en favor de una posición común.

El CEB puede guiar el debate de la política mundial de drogas desde una perspectiva de salud y desarrollo basados en los derechos humanos, uno de los temas transversales para los cuales se necesita desarrollar un enfoque más coherente.

La posición común de las Naciones Unidas sobre política de drogas, explicitada en enero de 2019, se compromete a “apoyar a los estados miembros en el desarrollo e implementación de respuestas verdaderamente equilibradas, integrales, integradas, basadas en evidencia, basadas en los derechos humanos, orientadas al desarrollo y sostenibles frente al problema mundial de las drogas”. Unas declaraciones que en principio apoyan políticas que colocan en el centro a las personas, a la salud y a los derechos humanos, promoviendo medidas encaminadas a minimizar las consecuencias adversas para la salud pública del abuso de drogas. Para ello pide cambios en las leyes, en las políticas y en las prácticas que amenazan la salud y los derechos humanos de las personas; y también se llega a ofrecer proporcionar a los estados miembros una base de evidencia necesaria para tomar decisiones políticas informadas y comprender mejor los riesgos que entrañan.

Pues bien, parece que quien se lo ha tomado en serio es el Comité Judicial de la Cámara de Representantes de EE UU, que ha querido dar coherencia a la política de drogas votando y aprobando un proyecto de ley para poner fin a la prohibición federal del cannabis. Este comité reconoce que durante demasiado tiempo se ha tratado a la marihuana como un problema de justicia penal en lugar de una cuestión de elección personal y de salud pública, reconociendo que la criminalización de la marihuana ha sido un error, y los arrestos, enjuiciamientos y las condenas a prisión de los usuarios a nivel federal ha sido imprudente. Como consecuencia, miles de personas, en su mayoría de color, han sido sometidas por el gobierno federal a penas de prisión injustas por delitos relacionados con la marihuana.

Entre otras cosas, el Comité Judicial reconoce de qué manera injusta e injustificada se introdujo el cannabis en el Anexo I de sustancias prohibidas, y declara como objetivo de esta futura ley eliminarlo de la lista de drogas controladas por el gobierno federal. Esta futura ley, conocida ya como MORE, es aún un proyecto de ley de reforma, eso sí, el más completo que sobre marihuana se ha presentado en el Congreso, un proyecto de ley respaldado por una amplia coalición de derechos civiles, justicia penal, política de drogas y grupos de inmigración.

Ahora las principales prioridades se encuentran en garantizar suficiente apoyo del Senado para que el proyecto de ley se apruebe. Realmente es una señal de que los días de prohibición están contados.

Nueva Zelanda se posiciona como el próximo país en legalizar el cannabis para uso lúdico. Ahora que parece inevitable un gobierno progresista en España, ¿por qué no ser los siguientes en regular?

Relacionados

25 años de lucha

Desde el primer número de la revista estamos revindicando un cambio de las políticas de drogas, imaginando y proponiendo un mundo más justo y respetuoso con los derechos humanos, exigiendo una regulación que dé seguridad a los usuarios y no los deje...

No hay excusa

Lo que nadie puede ignorar a estas alturas es la demanda de los pacientes y la necesidad urgente de darle una respuesta. ¿Cómo ignorar que la planta del cannabis ya se está utilizando con fines terapéuticos por millones de personas en el mundo?

Caminos antagónicos

Una vez más se manifiesta una de las contradicciones mas grandes que existen en la sociedad española del siglo XXI: la existencia de un mercado floreciente alrededor de una planta prohibida.

Conservadores sin complejos contra la regulación

Los prohibicionistas no muestran ninguna prisa en aplicar políticas basadas en la evidencia e intentan retrasar lo inevitable, perdiendo la oportunidad de construir cuanto antes una sociedad más justa, democrática y transparente, donde se cuide más a...