Pasar al contenido principal

Un museo para ensanchar perspectivas

El Hash Marihuana & Hemp Museum de Barcelona cumple 5 años

Hash Marihuana & Hemp Museum de Barcelona

Si alguien recorre las callejuelas de ladrillos pardos que cruzan el casco histórico barcelonés hasta la calle Ample, probablemente vea algo de amplitud en dicha calle. Las perspectivas cambian con el tiempo. Lo que hoy en día es una de las calles más angostas de la capital catalana en su día debió parecer una auténtica avenida. De ahí que sus habitantes bautizarán con dicho nombre una de las vías más señoriales de la ciudad, donde la nobleza catalana erigió varios de sus palacios.

La perspectiva no es lo único que cambia con el tiempo, y hoy a la nobleza la han sustituido los bares de copas, las tiendas de ropa alternativa y las de alquileres de bicis. En el número 35 de la calle Ample encontramos la metáfora de esas dos caras que conviven en el Gótico barcelonés: el Hash Marihuana & Hemp Museum. El museo dedicado al cannabis más grande del mundo se ubica en una de las joyas del modernismo catalán, el Palau Mornau, edificado en el siglo xv por la familia Santcliment y remodelado al estilo modernista en el siglo xix por el arquitecto Manuel Joaquim Raspall i Mayol para la familia Nadal.

En el 2002, tras años de abandono, este edificio que hoy es uno de los puntos de la ruta del modernismo de Barcelona fue recuperado por el magnate del cáñamo Ben Dronkers. “Me enamoré de la ciudad en una de las visitas que le hice a mi hija cuando estudiaba aquí”, cuenta el empresario. Durante diez años, la fortuna que amasó gracias a las semillas de cannabis transformó un edificio decadente en novecientos metros cuadrados de patrimonio cultural restaurado, donde el trencadís convive con vidrieras redecoradas con hojas de marihuana.

Hash Marihuana & Hemp Museum de Barcelona

Los viajes por todo el mundo de Dronkers no solo le llevaron a crear uno de los bancos de semillas más completos, el Sensi Seed Bank, sino que de ellos también regresó con una de las colecciones de artículos relacionados con el cannabis más exuberantes. “A medida que iba aprendiendo sobre la planta, me daba cuenta de que estaba coleccionado todo un mundo de objetos que me ayudaban a difundir luego ese conocimiento cuando regresaba”, reflexiona Dronkers.

Las más de 6.500 piezas que llenan las estanterías, vitrinas y paredes del museo comenzaron llegando con cuentagotas en el petate de Dronkers hace cuarenta años; hoy son plataformas como eBay o los propios visitantes los que aportan nuevas incorporaciones.

El 11 de mayo de 2012, Ben Dronkers inauguraba el que sería su segundo museo dedicado al cáñamo en la por algunos conocida, probablemente por esos susurros que acompañan a los paseantes de las Ramblas prometiendo marihuana, como la “Ámsterdam del sur”. El primero, la Hemp Gallery, tiene algo más de historia –lleva desde 1985–, y fue auténticamente pionero haciendo pedagogía sobre qué es el cannabis y cuáles son sus usos desde la “Ámsterdam del norte”.

Tras subir la escalera neomedieval del patio, cubierto por una claraboya con vidrios de colores, el museo propone al visitante un viaje progresivo al universo del cannabis a través de sus ochos salas, cada una con una temática propia. Manuscritos medicinales del siglo xix originarios de Alemania, Francia, Holanda y Estados Unidos y linotipias de las diferentes familias de la Cannabaceae introducen a los neófitos en cuestiones como saber diferenciar una índica de una sativa.

De la planta pasamos a la parte más mediática, el consumo. Pinturas barrocas holandesas del siglo xvi –algunas hechas del marco al óleo enteramente de cáñamo– explican desde las paredes todo el proceso que va de una fase a la otra, mientras que las vitrinas exhiben todo tipo de pipas. Una muestra de cuando Occidente comenzó a mirar con ojos románticos al resto del mundo y de allí llegaron objetos tan exóticos como una pipa de quince quilos, que en su día perteneció a un rey del continente africano.

Sala del HM&HM
El HM&HM se divide en ocho salas temáticas, aunque cada rincón atesora un objeto singular con su propia historia que nos ayuda a comprender mejor el variado universo del cannabis.

Los primeros viajes de Ben Dronkers en los que comenzó a gestarse el Hemp Museum de Barcelona no fueron estrictamente para buscar semillas, sino para explorar las posibilidades textiles del cáñamo. En países como Turquía, Afganistán y Pakistán, Dronkers se familiarizó de las ventajas y posibilidades de este material, de la misma manera que la tercera sala pretende hacerlo con los visitantes del museo. En ella podemos ver desde réplicas de las velas de las carabelas con las que Cristóbal Colón llegó a América hasta zapatos Gucci, pasando por piezas de automóviles BMW. “La gente alucina cuando descubre lo presente que está este material en nuestro día a día”, comenta Ferenz Jacobs, uno de los responsables del museo.

El Hash Marihuana & Hemp Museum no representa solo la historia del cannabis, sino que es parte activa en su presente en Cataluña. Su cuarta sala, la dedicada a la cultura, ha acogido momentos clave del activismo cannábico catalán, como la presentación de Som el que Cultivem, la plataforma conjunta de las federaciones CatFAC y FEDCAC para luchar por los derechos de los consumidores. Y también del activismo internacional: desde el mismo año de la apertura del museo con la entrega de los Cannabis Culture Awards, como con la presentación de la película Mr. Nice a cargo de Howard Marks o el preestreno de Barcelonnabis que hicieron Marc y Jodie Emery.

Ben Dronkers
Cada vez que Ben Dronkers regresaba de uno de sus viajes traía consigo un objeto nuevo, sin darse cuenta hasta mucho más tarde de que los estaba coleccionando y que merecían ser compartidos. A pesar de la gran colección que hoy exhibe el museo, todavía guarda en su memoria algunas maravillas con las que no pudo hacerse: “Hay una pipa de pura plata que tuve en mis manos en Pakistán de la que aún me lamento...”.

“Es un punto de encuentro crucial”, comenta Eric Asensio, portavoz de CatFAC, además de desempeñar “un papel muy importante de cara a la opinión pública, tanto catalana como para los turistas”. “Una herramienta muy pedagógica”, coincide Albert Tió, presidente de FEDCAC, que también considera que aporta un alto valor cultural a la ciudad como museo. “A veces es algo que perdemos de vista por el hecho de que esté dedicado al cannabis”, reflexiona Tió.

De la pedagogía al activismo, de la historia antigua a la reciente; el museo también repasa en sus posteriores salas la presencia del cannabis en la cultura pop –pósteres desde Popeye “El Marino” hasta Jimi Hendrix o Snoop Dog–, la posterior ola de prohibicionismo y los últimos avances en los procesos de regularización en todo el mundo. “Aunque echamos en falta algo de la historia concreta de Cataluña, sobre todo en el momento tan intenso que estamos viviendo”, comentan los portavoces de ambas federaciones.

Ravi Spaarenberg, actual CEO de Sensi Seeds, coincide. “Es algo en lo que estamos pensando de cara a reorganizar el museo”, comenta mientras le da una calada a un porro, sentado en una de las sillas del patio azul, un despliegue modernista de azulejos de estilo andaluz. “También me gustaría exhibir un hemp car”, un coche fabricado en su mayor parte a base de cáñamo. En Ámsterdam tenemos una hemp moto”, explica entusiasmado.

La pasión por el cáñamo es algo tan extendido como sus usos a lo largo de la historia
La pasión por el cáñamo es algo tan extendido como sus usos a lo largo de la historia. Las velas o los amarres de las carabelas con las que Cristóbal Colón llegó a América estaban hechas de este material. Hoy en día se fabrican con él piezas de coches y hasta materiales de construcción biosostenibles.

Mientras Ravi habla sobre futuros museos que Sensi Seeds pretende abrir como colaborador en ciudades como Denver o Las Vegas, aprovechando el ciclo aperturista de Estados Unidos en materia de cannabis, un joven turista que ha olido lo que tiene entre manos Ravi se acerca a preguntarle si en este espacio se puede fumar. El actual CEO de Sensi Seeds sonríe y, educadamente, le responde que no, que es parte de las licencias de estar siendo entrevistado. “Esto es lo que quiero conseguir en un futuro no muy lejano. Convertir parte del museo en una sala para fumar, reunirse y conversar. Que más que un museo esto sea un punto de reunión espontánea de los consumidores de cannabis de la ciudad, donde cultura y ocio convivan”, afirma.

Cinco años después de su apertura, por el Hash & Hemp Museum de Barcelona han pasado 75.000 visitantes. Algunos nombres propios, tanto a nivel internacional, el empresario y activista Steve DeAngelo o el divulgador Ed Rosenthal, como históricos del panorama nacional, como Fernanda de la Figuera. La mayoría son como el joven turista al que le hubiera gustado fumarse un porro mientras seguía el recorrido por las ocho salas del museo, aunque hay otro perfil al que este museo lleva cinco años ampliándole las perspectivas.

Son vecinos enamorados del arte modernista catalán y ya de cierta edad que difícilmente entrarían en un museo dedicado al cáñamo si este no se encontrara en uno de los palacios mejor conservados de la ciudad. Aunque vienen por el arte que internacionalizó Gaudí, muchos acaban fascinados por el otro atractivo que se exhibe. “Algunos incluso vuelven con sus nietos y muchos preguntan por su potencial y aplicación medicinal”, cuentan desde el museo.

Ventanales del Palacio Mornau
Cuando Ben Dronkers comenzó a restaurar este palacio poco quedaba de las vidrieras, uno de los estandartes del arte modernista catalán. Los artesanos encendieron sus fuegos de nuevo para dar vida a los ventanales del Palacio Mornau, aunque esta vez con unas sutiles novedades florales.

Un museo que ha conseguido a lo largo de sus más de dos mil días abierto, mostrando sus 6.500 piezas a los miles de visitantes que han pasado por él, ensanchar las perspectivas de una sociedad que, en parte, ya no ve el cannabis de la misma manera que lo hacía cuando el Palau Mornau solo era una vieja gloria más entre las callejuelas de adoquines pardos del Gótico de Barcelona.

Dioscórides de Viena

Esta es la imagen más antigua conocida del cannabis. Es una copia de una página del Dioscórides de Viena, un manuscrito sobre plantas y medicinas. Este texto se escribió a principios del siglo VI y se basó en un libro mucho más antiguo de hierbas medicinales, compiladas por el médico griego Pedanius Dioscórides. Su trabajo se convirtió en la base de las ideas actuales sobre los efectos medicinales de plantas y hierbas.

La pipa más grande

Los reyes no liaban porros, ellos llenaron una pipa como esta. Es la pipa más grande de la colección del Hash Marihuana & Hemp Museum. La pipa de bronce, que pesa casi 12 kilos, se entregó como regalo a un jefe de los Bamún, un grupo étnico asentado en lo que hoy es Camerún. La función de la pipa de cannabis era principalmente ceremonial.

Teniers

Tres hombres están sentados alrededor de una pequeña mesa. Uno está encendiendo su pipa y otro está dando caladas a la suya, mientras que el tercero levanta su copa para brindar. Hay brasas en la mesa para mantener las pipas encendidas. Los hombres dejan sus artículos para fumar sobre una hoja de papel blanca. Esta obra fue pintada hace más de 350 años por el artista holandés David Teniers el Joven, contemporáneo de Rembrandt. Los hombres están fumando cannabis, algo que era bastante común en los Países Bajos por aquel entonces.

Teniers

Pero hay muchas más huellas de la planta del cannabis en esta pintura. Los hombres llevan ropa hecha de tela de cáñamo. El pedazo de papel sobre la mesa y las cartas con las que el grupo del fondo está jugando se habrían hecho a partir de trapos de cáñamo. La alcoba en la pared de atrás contiene una botella de aceite de cáñamo para lámparas de aceite. Y quizás el artista utilizó aceite de cáñamo como aglutinante para la pintura. Además, en muchos cuadros de aquella época se usaban lienzos hechos de cáñamo. La voz inglesa para lienzo, que es canvas, proviene de la palabra cannabis. En resumen, esta obra muestra los muchos usos de la planta de cannabis y es, además, una obra maestra del arte holandés.

Colón

Colón

En Barcelona se honra a Cristóbal Colón con una monumental columna de 60 metros de altura coronada con su estatua. Se encuentra al final de la calle comercial de las Ramblas, no muy lejos de este museo. Un historiador perspicaz ha señalado recientemente que la columna está decorada con hojas de cannabis. Dos ramas de cannabis brotan del centro de la columna y crecen hacia los pies de Colón. Nadie lo había visto antes.

¿Por qué esta sorprendente adición? Colón nunca habría podido llegar al Nuevo Mundo si no hubiera sido por el cáñamo. Después de todo, las velas y cuerdas de sus tres naves estaban hechas de fibras de cáñamo. Y aún más, la bodega del buque insignia, la Santa María, estaba llena de semillas de cáñamo. No sólo servía como comida rica en proteínas para la tripulación, sino que también la llevó consigo para el cultivo de cáñamo en tierras lejanas. En otras palabras, el cáñamo fue indispensable para la travesía de siete meses de Colón.

Cáñamo para la Victoria

Cáñamo para la Victoria

En 1942, el gobierno de los Estados Unidos emitió un llamamiento inusual a los agricultores estadounidenses. El suministro de yute y cáñamo de Manila (una especie de hierba) había llegado a un punto muerto debido a la ocupación japonesa de Filipinas. La falta de fibras naturales resistentes estaba retrasando la producción de uniformes, paracaídas y cuerda, artículos que se necesitaban desesperadamente debido a la guerra. En consecuencia, el gobierno estadounidense inició la campaña Hemp for victory, Cáñamo para la Victoria en inglés, para alentar a los agricultores a cultivar nuevamente cáñamo. La película que aquí se muestra jugó un papel clave en esa campaña. De unos diez minutos de duración, explica el crecimiento de la planta y sus numerosas aplicaciones industriales.

La producción de cáñamo aumentó enormemente en Estados Unidos en un sólo año gracias a la campaña, pero la planta fue prohibida de nuevo después de la guerra. El gobierno mantuvo la película en secreto durante mucho tiempo e incluso negó que hubiera existido. Sin embargo, en 1989 el activista del cáñamo Jack Herer descubrió y publicó una copia original de este documento histórico único.

Adidas

Adidas

En 1996, Adidas lanzó unas nuevas zapatillas hechas de fibras de cáñamo. Se llamaban, adecuadamente, ”Hemp” (que significa “cáñamo” en inglés). Pero la Casa Blanca, bajo la presidencia de Bill Clinton, lo valoró como un mensaje nocivo hacia la juventud americana, ya que el nombre ”Hemp” parecía referirse a la planta prohibida del cannabis. El gobierno estadounidense trató de persuadir a Adidas para que cambiaran el nombre de estas nuevas zapatillas unisex. No lo lograron. La respuesta del jefe de la fábrica de calzado fue corta y directa: "Nadie se está fumando nuestros zapatos".

Cristo

Cristo

La imagen en la parte superior central de la pared muestra un mosaico del siglo XII de una pequeña iglesia en el sur de Italia. Cristo está señalando a dos figuras sentadas. Está realizando uno de los milagros bíblicos más famosos: la curación de los ciegos usando un aceite de unción.

En el Antiguo Testamento se describe un aceite que se utiliza para ungir a personas especiales como reyes y sacerdotes o para declararlos santos. Además del aceite de oliva y varias hierbas, este aceite de unción también contenía el ingrediente kaneh bosm, un término que probablemente se deriva de la palabra cannabis. El aceite usado por Cristo para curar a los ciegos se dice que se basa en la misma receta.

Curiosamente, el cannabis se prescribe actualmente para las personas que sufren de glaucoma, una enfermedad ocular que causa enrojecimiento en los ojos. El consumo de cannabis ayuda a los músculos de los ojos a relajarse, lo que es de gran beneficio para estos pacientes.

El cáñamo en España

El cáñamo en España

En el siglo XVI, España importaba cáñamo de Francia y Holanda. Pero España no quería depender del exterior así que, en 1545, el rey Felipe II ordenó a los agricultores de Andalucía, Valencia y Cataluña que empezaran a cultivarlo. Estas regiones se hicieron famosas por su industria del cáñamo. Pero el cultivo en España se redujo a casi nada después de la Guerra Civil en la década de 1930, debido principalmente a la competencia de fibras importadas como el algodón y el yute, y las fibras artificiales recién desarrolladas. En 1961 se asestó un golpe mortal al cáñamo español cuando su cultivo fue prohibido por completo. El cultivo del cáñamo vuelve ahora a España.

Contenido relacionado

La historia del cáñamo en una sola imagen

La historia del cáñamo en una sola imagen

Historia de la prohibición de la marihuana

Puedes estudiar “marihuana” en la universidad de New Jersey

Puedes estudiar “marihuana” en la universidad de New Jersey

7 maneras en las que la gente usaba la weed en 1930

7 maneras en las que la gente usaba la weed en 1930

¿Qué es el Bhang?

¿Qué es el Bhang?

La tumba de hace 2.500 años donde había cáñamo

Fyah en una imagen de su videoclip "Hierba verde"

Fyah presenta su nuevo tema "Hierba verde"

Compo ídolos mitbol MrKern

De Velázquez a Gardel con las cejas afeitadas, así es Mr. Kern

The Beatles en España

¿España forever?

Cannabis

Breve historia del cannabis

Nº 257 ya en los quioscos y en nuestra librería virtual

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo