Portada Casi nada, Ortega y Gasset

NUESTRA QUERIDA ESPAÑA (II)

J. L. Gallero
Este artículo se publicó originalmente en el número 245 de la revista Cáñamo España

"Ha llegado a ser proverbial la expresión de que España es el país de las anomalías", afirmaba Balmes en 1840. Justo un siglo después, en El laberinto de la soledad, Octavio Paz consignaba: "El hecho, extraño entre todos, de ser español". No parece que la etapa democrática haya modificado decisivamente nuestra singularidad. Casi en los mismos términos que Balmes, César Molinas y Elisa de la Nuez reclamaban en 2013 la necesidad de cambiar la Ley de Partidos de 1978, "una anomalía histórica y geográfica". 

"Desde la muerte de Cisneros [1517], el Estado español ha vivido en perpetuo domingo; un domingo inacabable de trescientos ochenta años, apenas interrumpido por breves instantes dados a la faena" 

Joaquín Costa

"La lentitud solemne y circunstanciada del régimen español se había hecho ya proverbial en tiempos de Bacon [1561-1626], quien exclamó una vez: Ojalá la muerte me llegue de España, porque entonces me llegará muy tarde" 

Karl Marx

"En España, a partir de una cierta fecha situada en el siglo XVI, no se ha salido de la taberna sino para ir a la iglesia" 

Juan Benet

"Socorro de España sois, siempre perdido por tardo" 

Tirso de Molina

"España es una entidad históricamente detenida. La herencia de la Paz de Westfalia [1648], el Estado secularizado y la tolerancia religiosa, no nos alcanzó. El gran siglo de la secularización y de la revolución científica se detuvo en los Pirineos. A partir de esa fecha, España permaneció católica, es decir, dogmática, absolutista ... A todo lo cual hay que añadir la dificultad de aglutinar el concepto mismo de España" 

Salvador Pániker

"Los españoles se destruyen entre sí" 

Montesquieu

"Regulan a España por la vecindad con África. Apenas nos distinguen de aquellos bárbaros sino en idioma y religión. Nuestra pereza o desgracia de un siglo a esta parte ha producido este injurioso concepto" 

Benito Feijoo

"Durante el siglo XVIII se produce en España un fenómeno extrañísimo que no aparece en ningún otro país. El entusiasmo por lo popular arrebata a las clases superiores ... un entusiasmo apasionado y exclusivo, un verdadero frenesí hace de lo plebeyo el resorte más enérgico de la vida española ... La nobleza dejó de ejercitar la función principal de toda aristocracia: la ejemplaridad" 

Ortega y Gasset

"Nuestra España es un edificio gótico compuesto de trozos heterogéneos, con tantos gobiernos, privilegios, leyes y costumbres como provincias. No tiene nada de lo que en Europa se llama espíritu público. Estas razones impedirán siempre que se establezca un poder central lo bastante sólido para unir a todas las fuerzas nacionales" 

M. L. de Urquijo

"Ha llegado a ser proverbial la expresión de que España es el país de las anomalías ... Tanta huella de sangre y tantos montones de ruinas manifiestan a las claras que hay en España alguna gravísima causa de enfermedad" 

Jaime Balmes