Chocolate negro, especias y mandanga de la buena

Chocolate negro, especias y mandanga de la buena

Soufflé de chocolate especiado con Mandanga #7 Kush y fresas “anaranjadas”
Este artículo se publicó originalmente en el número 281 de la revista Cáñamo España

Con este delicioso y delicado postre haremos sucumbir a cualquiera que se nos cruce en el camino. Dejaremos sus papilas gustativas extasiadas, liberando endorfinas por todos los poros. Y, para más inri, es apto para celíacos. Solo necesitáis un brazo fuerte o, en su defecto, una batidora con varilla y un buen horno para que os salga perfecto.

Ingredientes para doce soufflés individuales

Soufflés

  • 200 g de chocolate 70% cacao de postres, del bueno
  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de mantequilla cannábica de Manadanga #7 Kush
  • 120 g de azúcar de caña integral
  • 18 yemas de huevo
  • 2 claras de huevo
  • 2 cc de cinco especias chinas

Acompañamiento

  • 2 fresones por persona
  • 1 cs de zumo de naranja por persona
  • 2 cs de azúcar de caña integral
  • Unas hojas de hierbabuena

Elaboración

Para darle nuestro toque espacial a este postre, he seleccionado la variedad Mandanga #7 Kush que regalamos con el número de agosto del fatídico 2020. Se trata de una Kush muy sabrosa que nos va a dar unos aromas especiados y frutales muy interesantes para nuestro soufflé.

Por cierto, la palabra soufflé es el participio del verbo souffler, que significa ‘soplar’. Y no es que haya que soplar para hacerlo, pero es una preparación que se infla en el horno cuando se cuece, y ese efecto hace parecer que se le haya soplado por algún sitio. En realidad, esto es gracias a que el aire que le introducimos a las yemas y claras de huevo al batirlas se dilata y duplica su tamaño por al calor del horno. Así, cualquier soufflé que se precie, ya sea dulce o salado, deberá aumentar al menos un tercio de su volumen inicial para que sea aéreo y ligero. Esa sería la textura perfecta, pero si os sale un poco más compacto tampoco os fustiguéis mucho.

Chocolate negro, especias y mandanga de la buena

El pasaje para el viaje estará en parte de la mantequilla que utilicemos. La proporción de hierba respecto al peso de la mantequilla para esta elaboración será de un diez por ciento si son cogollos o de un veinte por ciento si son hojas. Comenzaremos poniendo una olla con agua a calentar. La cantidad de agua debe ser al menos el doble que la de mantequilla, o sea, 200 ml. Al hervir el agua, añadiremos 100 g de mantequilla para que se disuelva y bajaremos al mínimo. Cuando esté completamente disuelta, llega el momento de añadir la marihuana y dejar hervir a fuego lento durante unos quince minutos removiendo de vez en cuando. Pasado este tiempo, la grasa ya habrá absorbido todos los cannabinoides y la podremos retirar del fuego. La colamos con un colador de tela y la dejamos reposar hasta que se atempere. Una vez fría, la meteremos en la nevera un mínimo de doce horas para que la grasa se separe y se solidifique completamente, de forma que podamos cogerla fácilmente. La escurriremos bien y ya estará lista.

Seguidamente, la pondremos a calentar junto con el chocolate troceado, las especias chinas y el resto de la mantequilla. Podéis hacerlo vía microondas en descongelación y mirando cada dos minutos para que no se os pase de calor o al baño maría, como queráis.

Por otro lado, hay que separar las yemas y las claras. Las claras sobrantes podéis utilizarlas para tortillas, revueltos o sopas. A las yemas, les añadís el azúcar y las batís hasta que se blanqueen, es decir, hasta que se espesen y cojan tono beige clarito. Entonces les vais añadiendo la mezcla templada del chocolate, la mantequilla y las especias muy poco a poco, a la vez que lo vais mezclando todo con movimientos envolventes. A continuación batís un poco las claras y se las añadís de igual modo. Cuando la mezcla esté homogénea, ya la podéis poner en los moldes previamente encamisados; es decir, con una capa fina de mantequilla y azúcar en las paredes a modo de aislante para que no se nos peguen por dentro. No los llenéis del todo, ya que al inflarse con el calor se saldrían por fuera de los moldes. Es suficiente con llenarlos tres cuartos de su capacidad. Una vez en los moldes, los metéis en el horno precalentado a doscientos grados. El tiempo de cocción dependerá de la medida de los moldes y la potencia del horno, pero estarán listos cuando los veáis aumentar de tamaño y subir.

Para acompañarlos, solo tenéis que lavar y cortar las fresas y añadirles el zumo de naranja, el azúcar y la hierbabuena picada, colocándolas al lado de vuestro soufflé en el plato. Decoraremos con una hojita de hierbabuena y ya estará listo.

Y a disfrutar se ha dicho. Espero que os salga fetén y que el viaje sea provechoso y libidinoso. ¡Hasta la próxima!

La dosis correcta

Se estima que medio gramo por persona si no es usuaria de cannabis es una dosis suficiente para sentir los efectos. Si eres consumidor habitual la tolerancia hacia la sustancia activa hará que necesites el doble: un gramo. No olvides que durante la digestión el THC se convierte en una molécula más potente que propicia una experiencia retrasada y hasta tres veces más intensa que con una cantidad similar fumada. Si cuando fumamos o vaporizamos podemos apreciar los efectos a los 10 minutos y estos nos pueden durar hasta 4 horas, cuando comemos el efecto deseado tarda entre 30 y 90 minutos en mostrarse en todo su esplendor y puede llegar a mantenerse hasta 8 horas. Como es sabido, en ayunas el efecto es mayor. Dado que no todas las hierbas son iguales y que todos somos diferentes, estos consejos sobre cantidades y efectos son orientativos. Es al comensal al que corresponde encontrar su medida. La prudencia siempre es buena consejera.

 

Relacionados

Barbacoa psicotrópica ‘home made’

Vamos a fabricarnos nuestra propia salsa barbacoa sin conservantes ni colorantes, pero con nuestro toque mágico. Cuando la probemos, seguro que no la volveremos a comprar prefabricada. Nos será útil para las costillas y para cualquier otra cosa que...

De Italia a Perú: ñoquis de ida y vuelta

Ya que esto de la globalización ha hecho un poco más pequeño nuestro planeta, vamos a cruzar el charco en un periquete para mezclar dos de las culturas gastronómicas más ricas y originales del mundo. Además, le daremos nuestro toque cannábico para...

No seas perro y hazte tus propias perrunillas

La Quika, madre de un amigo extremeño que tengo, es la típica cocinera amateur que deleita a sus familiares y amigos cada vez que se pone a cocinar algo. Todo lo hace con amor, y sus recetas son únicas e irrepetibles. Hoy vamos a tratar de recrear...

Entre hierbas anda el juego…

Si alguna vez queréis quedar como unos auténticos natural foodies con un postre vegano, aquí os dejo una receta más o menos sencilla a la par que elegante y sana. Va aliñada con CBD, así que además minimizáis los efectos psicotrópicos y aportáis los...