Pasar al contenido principal

Gurullos supersónicos

Gurullos veganos con Triton Biscoto Lime Auto

Que no nos engañe lo de “Auto”, esta variedad tiene efectos y características de las variedades feminizadas de las que procede. Habrá que tener mucha precaución con la dosis, ya que contiene porcentajes de THC por encima del veinte por ciento y de CBD por debajo del dos por ciento, es decir, una bomba sativa que te hará templar y te pondrá en órbita inmediatamente. La regalamos con el número 301 de la revista gracias a Seedstockers y nos ha dejado impresionados. 

Ingredientes para cuatro personas

  • 250 g de gurullos 
  • 1 cebolla mediana 
  • 2 dientes de ajo 
  • Medio pimiento rojo de asar 
  • 2 tomates bien maduros para rallar 
  • 2 zanahorias 
  • 1 brócoli pequeño 
  • 8 setas de la variedad shiitake 
  • 1 cucharada de pimentón ahumado 
  • Una pizca de azafrán en hebra 
  • 2 hojas de laurel 
  • 5 cs de AOVE para sofreír 
  • Unas ramas de perejil fresco 
  • 4 cs de AOVE cannábico de Triton Biscoto Lime Auto 
  • Sal y pimienta negra molida al gusto 
  • 1 l de caldo de verduras 

Elaboración

Nos preguntaremos qué es eso de los gurullos, con ese nombre tan rústico al que no debemos cambiar ni una letra y menos la primera. Explicamos: es una pasta hecha con base de harina y agua que tiene forma de grano de arroz, pero con el tamaño de un piñón pelado. 

En Almería, Murcia y norte de Granada o Jaén, llevan haciéndolos desde hace muchos años. De hecho, como suele suceder cuando pones una línea que separa y hace de frontera, los murcianos y los almerienses se disputan sus orígenes, aunque en realidad se cree que son árabes. La teoría más plausible nos cuenta que fue este intrépido pueblo el que introdujo la pasta en Europa entre los siglos ix y xi, después de descubrirla por tierras chinas. En Oriente, la elaboraban con mijo, y fueron los árabes los que comenzaron a hacerla con trigo cuando llegaron al Mediterráneo. 

Hoy en día, en el sureste peninsular, los preparan en forma de guiso con diversos ingredientes dependiendo de su ubicación. En el interior son muy típicos con conejo y en la costa con jibia o pulpo. Sin embargo, en esta receta los vamos a preparar veganos: solo con verduras, hortalizas y hierbas. Además, vamos a dar la versión facilita, hecha con gurullos secos ya comprados. El hacerlos a mano es otro cantar; hay que tener mucha paciencia, tiempo y una habilidad en las manos nada fácil de adquirir. En nuestro beneficio, hay una marca que los comercializa ya hechos y secos, se llama La Catalana, aunque es de Murcia. Incluso han llegado al Lidl de Reino Unido, que los ofrece tal cual dentro de la línea Andalusian Style, donde los definen como Almerian Style Pasta. También podemos encontrarlos en tiendas árabes, bajo la marca de pastas Marrakech o como pasta estilo italiano a la que llaman risoni. No creo que tengamos problemas para encontrarlos, ya sea de una forma u otra. 

Gurullos veganos con Triton Biscoto Lime Auto

Para darle punch al guiso vamos a preparar un AOVE cannábico. Comenzamos el proceso llenando un bote hermético pequeño con cogollos o restos de manicura. A continuación, vertemos el AOVE en el bote hasta cubrirlo y lo dejamos macerar en un lugar seco y alejado de la luz entre 30 y 45 días, moviendo el recipiente ligeramente una vez por semana. Pasado este tiempo, filtramos el contenido con un colador de tela y vertemos 4 cs en un recipiente donde podamos triturarlo junto con las ramas de perejil. Una vez triturado, lo reservamos para añadirlo a la olla a última hora. 

El siguiente paso será el sofrito. Para su elaboración cortamos el ajo, la cebolla y el pimiento lo más pequeño posible y lo rehogamos junto con el AOVE normal, las hojas de laurel y una pizca de sal. Cuando esté todo doradito añadimos el pimentón, movemos 10 s e incorporamos el tomate, previamente rallado. Dejamos sofreír unos 15 min a fuego medio y añadimos las setas cortadas en seis u ocho trozos; las zanahorias peladas, cortadas en medias rodajas, y el brócoli cortado en pequeños ramilletes. Rehogamos unos 10 min y ya podemos agregar el caldo de verduras y el azafrán previamente infusionado en el caldo. Para eso solo hay que calentar un poquito de caldo en el microondas y añadirle el azafrán para extraer todos sus aromas y pigmentos. 

Una vez comience a hervir, incorporamos los gurullos y dejamos cocer, removiendo de vez en cuando hasta que estén tiernos (de 10 a 15 min, aproximadamente). Cuando estén cocidos, rectificamos de sal y solo nos quedará poner la guinda con el majado cannábico que elaboramos al principio. Cinco minutos de reposo y a disfrutar. Esperamos que gusten y se disfrute del viaje por el hiperespacio. ¡Hasta la próxima, buen provecho y buenos humos!

Este contenido se publicó originalmente en la Revista Cáñamo #311

Comprar versión impresaComprar versión online

Te puede interesar...

¿Te ha gustado este artículo y quieres saber más?
Aquí te dejamos una cata selecta de nuestros mejores contenidos relacionados:

Suscríbete a Cáñamo