Caponata a la griega con salsa de yogur, pesto de nueces y Yogui Kush
Fotos: COIMAGEN

Meditación mediterránea

Caponata a la griega con salsa de yogur, pesto de nueces y Yogui Kush
Este artículo se publicó originalmente en el número 282 de la revista Cáñamo España

Con este platillo volante vamos a recorrer gran parte del Mediterráneo, empapándonos de su esencia culinaria y degustando sus magníficos productos. Os mostraré mi particular versión de la Caponata italiana, añadiéndole un toque relajante y terapéutico con la variedad Yogui Kush, rica en CBD.

Ingredientes para cuatro personas

  • 1 calabacín grande y duro
  • 1 berenjena grande y dura
  • 1 pimiento rojo de asar
  • 2 cebollas moradas
  • 1 tarrina de tomatitos cherris
  • Sal y AOVE para hornear
  • Unas hojas de albahaca fresca
  • Unas hojas de menta fresca

Salsa de yogur

  • 2 yogures griegos de calidad
  • El zumo de medio limón
  • Un chorrito de AOVE
  • Sal y pimienta negra molida al gusto
  • 1 cc de ras el hanaut

Pesto de nueces

  • 1 manojo de hierba buena o menta fresca
  • 20 g de queso tipo parmesano
  • 1 diente de ajo pelado
  • 8 nueces peladas
  • El zumo de medio limón
  • 50 ml de AOVE de Yogui Kush
  • 50 ml de AOVE suave
  • Sal al gusto

Elaboración

Para alcanzar el nirvana con esta receta hemos seleccionado la variedad Yogui Kush, de Jatari Seeds. Pertenece a su línea de CBD feminizadas y nace de la unión entre Session y Juanita la Lagrimosa. Con ella equilibramos el cuerpo, la mente, las emociones y aliviamos posibles molestias físicas. Sus aromas y sabores cítricos acompañarán estupendamente el pesto con el que condimentaremos las verduritas asadas. Por lo tanto, en esta ocasión haremos una extracción en AOVE. Comenzamos llenando un bote hermético pequeño con cogollos o restos de manicura, depende de la potencia que queramos. A continuación, vertemos el AOVE en el bote hasta que toda la hierba esté cubierta y no quepa nada más. Lo tapamos y dejamos macerar en un lugar seco y alejado de la luz entre 30 y 45 días, moviendo el recipiente ligeramente una vez por semana. Pasado este tiempo, filtramos el contenido con un colador de tela y ya estará listo para usarlo.

Podemos ponerlo ya directamente en el vaso de la batidora para hacer nuestro pesto de nueces y menta. A la cantidad indicada, le añadimos los demás ingredientes de la lista del pesto y trituramos sin más. Reservamos para el montaje final del plato.

Caponata a la griega con salsa de yogur, pesto de nueces y Yogui Kush

Para cocinar las verduras aconsejamos el horno; eso si no tenemos una barbacoa dispuesta para ello por ahí cerca, porque, si la tenemos, no hay que dudar en utilizarla para asar las verduras, ya que cogerán un sabor ahumado exquisito que aumentará el placer a la hora de degustarlo. Si no es el caso, ponemos un papel de horno en nuestra bandeja y se acabó. Y si no tenemos horno, siempre podemos recurrir a la plancha. En cualquier caso, primero deberemos lavar bien las verduras y pelar las cebollas. Al pimiento de asar le quitamos los extremos (podemos guardarlos para un sofrito o gazpacho) y las hebras y pepitas que contenga en su interior. Después lo cortamos en rectángulos que sean lo más parecido posible en tamaño. A la berenjena y al calabacín, también les quitamos los extremos y los cortamos en rodajas, pero a lo largo. Si son piezas muy largas las cortamos primero por la mitad a lo ancho y después las rodajas a lo largo. El grosor deberá ser más o menos como el del pimiento: medio centímetro. La cebolla también irá cortada en rodajas del mismo tamaño y los cherris, por la mitad. Es muy importante el corte de las verduras en este plato, tanto para su cocción como para su emplatado.

Cuando lo tengamos todo cortado ya podremos colocarlo en la bandeja con el papel. Tendremos que hacerlo en una sola capa para que se asen bien, así es que seguramente tendremos que hacerlo en varias tandas. El horno deberá estar precalentado a 200º y, antes de meterlas dentro, les pondremos un chorrito de AOVE y la sal al gusto. Con 15 o 20 min por tanda será suficiente.

Mientras se asan las verduras prepararemos el yogur. Lo verteremos en un bol donde podamos mezclarlo y le añadiremos el zumo de limón, el AOVE, las especias y la sal y la pimienta al gusto. Mezclaremos bien y lo reservaremos. Cuando las verduras estén asadas y frías, ya podemos montar este magnífico y refrescante plato.

Para ello, las iremos intercalando en el plato una sobre otra con cucharaditas de pesto y hojas frescas de albahaca y menta entre trozo y trozo hasta hacer un pequeño volcán. Y culminaremos con una generosa cucharada del yogur que hemos preparado previamente encima. Si nos apetece, podemos decorar el plato con más hojitas verdes frescas que tengamos por ahí.

Y ya podemos disfrutar de este plato vegano y con un alto contenido en relajación y bienestar.

La dosis correcta

Se estima que medio gramo por persona si no es usuaria de cannabis es una dosis suficiente para sentir los efectos. Si eres consumidor habitual la tolerancia hacia la sustancia activa hará que necesites el doble: un gramo. No olvides que durante la digestión el THC se convierte en una molécula más potente que propicia una experiencia retrasada y hasta tres veces más intensa que con una cantidad similar fumada. Si cuando fumamos o vaporizamos podemos apreciar los efectos a los 10 minutos y estos nos pueden durar hasta 4 horas, cuando comemos el efecto deseado tarda entre 30 y 90 minutos en mostrarse en todo su esplendor y puede llegar a mantenerse hasta 8 horas. Como es sabido, en ayunas el efecto es mayor. Dado que no todas las hierbas son iguales y que todos somos diferentes, estos consejos sobre cantidades y efectos son orientativos. Es al comensal al que corresponde encontrar su medida. La prudencia siempre es buena consejera.

 

Relacionados

Aquí nos tomamos el vermut de postre

Revolucionamos el mundo del vermut y el de los postres con esta versión de las clásicas peras al vino tinto. Las aliñaremos con especias, queso italiano y vermut cannábico para poner el postre a otro nivel. Así tendremos una sobremesa muy, pero que...

¡Este arroz es la bomba!

Este agosto nos ponemos rústicos y nos vamos al campo para hacer una receta clásica. Además, le añadiremos nuestro toque particular con esta variedad automática, que te hará apreciar el entorno rural como nunca antes lo habías hecho. Valorarás la...

Homenaje de lujo y glamour

En esta ocasión, vamos a darnos el placer de disfrutar de un plato foodie y bastante sencillo de elaborar. Habrá que rascarse un poquito el bolsillo, pero cuando lo probéis, os aseguro que no os va importar en absoluto: un día es un día. Además, si...

¡Ave y César!

Vamos a hacer nuestra propia salsa César psicotrópica sin conservantes ni colorantes pero cargadita de CBD. Con ella aliñaremos esta clásica, a la que añadiremos un toque refrescante y veraniego de sandía para darle color, dulzor y personalidad.