Iñaki Lavandera

“Si la evidencia científica es válida para otros países de la UE también debe ser válida para nosotros”

Entrevista a Iñaki Lavandera
Miguel Castejón
Este artículo se publicó originalmente en el número 275 de la revista Cáñamo España

Iñaki Lavandera es diputado en el Parlamento de Canarias por el PSOE Canario y Presidente de la Comisión de Sanidad Canaria desde 2011, y lleva años escuchando y apoyando las demandas del activismo cannábico, ya sean usuarios, asociaciones, pacientes o industria. Hablamos por teléfono después de que el Pleno del Parlamento hubiera aprobado la PNL.

El Parlamento de Canarias aprobó en septiembre una PNL para instar al Gobierno de España a que regule el cannabis medicinal. La Proposición No de Ley fue aprobada por unanimidad por todos los partidos parlamentarios, incluido el Partido Popular. El principal responsable de esta iniciativa es Iñaki Lavandera (Puerto del Rosario, Fuerteventura, 46 años), diputado en el Parlamento de Canarias por el PSOE Canario y Presidente de la Comisión de Sanidad Canaria. Lavandera es diputado desde 2011, y lleva años escuchando y apoyando las demandas del activismo cannábico, ya sean usuarios, asociaciones, pacientes o industria. Hablamos por teléfono después de que el Pleno del Parlamento hubiera aprobado la PNL.

¿Cuál ha sido su relación con las asociaciones y otros actores del cannabis?

Durante años he mantenido muchas conversaciones con personas que están en el mundo del cannabis, principalmente con responsables y usuarios de los clubes de cannabis. Estas personas y algunos eventos organizados a los que he asistido me han introducido en la perspectiva de los clubs y del cannabis medicinal. La realidad del cannabis está muy presente en la sociedad, y hay mucho activismo, pero desde la perspectiva política se habla esporádicamente y la realidad jurídica no responde a esa realidad social. Mi interés como político es intentar, desde las limitaciones de un parlamento regional, dar respuesta con la experiencia que he ido adquiriendo en las conversaciones que he mantenido con personas que conocen esta realidad de primera mano.

En 2017 ya impulsó una PNL que, por un lado, motivaba a las asociaciones a que se autorregularan y, por otro, se instaba al Gobierno de España a hacer avances en materia de salud pública y cannabis. Entonces sorprendió que el partido Coalición Canaria apoyara vuestra propuesta. Ahora, con la PNL actual, también habéis conseguido que os apoye el PP. ¿Cómo habéis logrado el apoyo de estos partidos?

Es una labor pedagógica que muchas veces se produce en los pasillos, donde se dan conversaciones y hay un espacio para informar e intercambiar pareceres. Los debates en los parlamentos no se circunscriben solo a las comisiones o los plenos. Y al final todos los partidos tienen gente que está a favor del cannabis y gente que es más detractora. En 2017 trajimos a representantes de clubes de cannabis a comparecer al parlamento y eso ayudó a que tuvieran una perspectiva real de lo que estaba pasando con el cannabis y los clubs. El Partido Popular ya apoyó en la comisión de 2017 la segunda parte de aquella primera PNL, que era sobre salud pública y uso medicinal, y ese es uno de los motivos por los que ahora ha apoyado esta segunda PNL. En esta legislatura era importante visibilizar la unanimidad de un parlamento muy plural, en el que están representados partidos muy distintos. Hemos intentado ser lo más exquisitos y cautelosos, e ir al mínimo denominador común posible para encontrar esa unanimidad, y por eso el texto acordado habla de “bajo prescripción médica”, con un “sistema de evaluación en salud pública”. Creo que lo redactamos con las suficientes garantías para que pudiera ser aprobada por cualquier grupo político. Y esta voluntad del Parlamento de Canarias sería deseable que se trasladara al Congreso de los Diputados.

“Somos conscientes de que una PNL no deja de ser una declaración de intenciones, pero tiene su importancia porque fue en el pleno, por unanimidad, en una comunidad autónoma que gobiernan los mismos grupos políticos que ahora están en el Gobierno de España”

En 2017 se presentaron varias PNL desde comunidades autónomas instando al Gobierno Central a llevar a cabo algún tipo de regulación del cannabis, en relación con su uso lúdico o medicinal. El Gobierno ha cambiado, pero ¿tiene sentido seguir insistiendo por esta vía?

Somos conscientes de que una PNL no deja de ser una declaración de intenciones, pero tiene su importancia porque fue en el pleno, por unanimidad, en una comunidad autónoma que gobiernan los mismos grupos políticos que ahora están en el Gobierno de España, y lo vimos como una oportunidad para seguir empujando, insistiendo en abrir la vía del cannabis medicinal. Creo que es importante mantener abierto el debate, independientemente de la situación que se está viviendo con el tema de la pandemia. Aunque no seamos competentes, debemos al menos ofrecer esa esperanza manteniendo el debate abierto para que se escuche la voz de aquellas personas y aquellos colectivos que llevan muchísimos años estudiando, defendiendo y aportando documentos. Es un apoyo más al movimiento.

El PSOE en otras comunidades ha apoyado otras PNL o regulaciones autonómicas, pero a nivel estatal no ha llegado a incluir la regulación en su programa. Ahora el partido está en el Gobierno del Estado y recientemente, en respuesta a una pregunta parlamentaria, comunicaron que no tenían intención de regular el cannabis medicinal. ¿Cómo ves que no se apoye la regulación del cannabis a nivel estatal desde el gobierno del PSOE?

Esa respuesta parlamentaria fue posterior a la elaboración de esta PNL, aunque fue anterior a su debate y nosotros quisimos seguir hacia adelante. Para mí, el PSOE es el partido que más se parece a la realidad de la sociedad española, y en esa realidad hay pensamientos más proclives y menos proclives al uso del cannabis medicinal. También te puedo asegurar que la mayoría aplastante de los militantes del partido ve con buenos ojos la regulación del cannabis medicinal, sino no se podría haber aprobado esta PNL. El PSOE está llamado a ser un actor clave en el desarrollo de este tema, pero puede que haya que madurar otras cuestiones, algunos aspectos sanitarios que haya que salvar, y que ahora haya otras prioridades en materia sanitaria con el tema de la covid-19. Siempre está el debate de si hay evidencia científica suficiente para el tema del cannabis medicinal. Hay evidencias limitadas, pero hay evidencias, y entendemos que hay otros países de la Unión Europea que han dado ese paso con conciencia de esa evidencia científica limitada. Entendemos que si esa evidencia científica es válida para esos países también debe ser válida para nosotros. Luego están otros estudios que han examinado el impacto social de las regulaciones en otros países, con resultados positivos. A eso hay que añadir el apoyo social, que en la encuesta del CIS de 2018 se preguntó a los ciudadanos españoles si estaban de acuerdo con el cannabis medicinal, y el 84 % dijo que sí. También puede ser, aunque esto es especulación, que no se dé el paso por cuestiones sociológicas. Ahora mismo en España hay un problema grave a la hora de llegar a consensos, y si no se da un clima de consenso en este tema creo que no es bueno, ni para el país ni para los defensores del uso del cannabis, porque existe la posibilidad de cambio de gobierno y la posibilidad de que se cambie la regulación.

Iñaki Lavandera
Iñaki Lavandera, diputado en el Parlamento de Canarias por el PSOE y Presidente de la Comisión de Sanidad Canaria.

En tu comparecencia el día en el que se votó en el pleno la PNL destacaste la labor que realizan los clubes, y animaste a conocer y visitar estos clubes. ¿Consideras que los clubs están haciendo una labor social o sanitaria que debería recaer en la administración pública y el Estado?

Hay una labor silenciosa que los clubs están haciendo y no deberían hacer: facilitar el acceso al cannabis medicinal. No lo digo porque esté en contra de que lo hagan, sino porque no es su papel. Lo están haciendo porque no hay una respuesta de las instituciones. No sólo debería encargarse la administración pública por ser su responsabilidad, sino también por poder ofrecer unas garantías y controles para el cannabis medicinal, que ahora no se dan en los clubs porque no tienen capacidad suficiente.

Como Presidente de la Comisión de Sanidad del Parlamento canario, ¿qué otras opciones tenéis para mejorar la situación de los pacientes que se pueden beneficiar del cannabis medicinal?

A corto plazo la opción que tenemos y por la que hemos apostado es la de mantener vivo el debate. Hubo una época en la que aparecieron algunas legislaciones de carácter autonómico que fueron tumbadas por el Tribunal Constitucional porque no eran competentes, y algunas PNL de comunidades autónomas, pero que se disolvieron con el tiempo. En Canarias, independientemente de que a corto plazo no se pueda contar con una regulación, vamos al menos a intentar desarrollar la industria. Aunque sea solo a efectos de exportación a aquellos países donde sí está regulado. En ese aspecto sí está alineado el Parlamento con el Gobierno, así como con diferentes sectores económicos que están viendo en el cultivo de cannabis una actividad económica interesante que puede diversificar la economía de Canarias y que nos puede hacer mejorar la difícil situación económica y social que estamos viviendo.

Propuesta No de Ley aprobada por el Parlamento de Canarias

Iñaki Lavandera

Los grupos parlamentarios PSOE, Agrupación Socialista Gomera, Sí Podemos Canarias, Nueva Canarias, Partido Popular, Ciudadanos y Nacionalista Canario votaron por unanimidad:

Que el Parlamento de Canarias inste al Gobierno de Canarias, para que, a su vez, éste inste al Gobierno de España, a:

a) Llevar a cabo las modificaciones legales oportunas a fin de regular y facilitar el acceso a los tratamientos terapéuticos con cannabis y derivados de éste, bajo estricta indicación y supervisión médica, para aquellas patologías en las que haya demostrado eficacia o el facultativo lo considere indicado.

b) Establecer un sistema de evaluación de los impactos en la salud pública, en especial, de la calidad de vida de los pacientes tratados con estos tratamientos.