Apoya no castigues
"Apoya, no castigues"

26 de junio día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas

Redacción

Hoy día 26 de junio se celebra el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas. Desde Cáñamo también nos gustaría unirnos a esta propuesta, con algún matiz.

La Revista Cáñamo está a favor de una regulación y uso responsable de las drogas, sea cuales sean, así como del tráfico de drogas y de los efectos colaterales del tráfico (la explotación y el tráfico de personas).

Debido a que estamos en la onda de una regulación responsable una de las medidas que creemos adecuadas para que esto suceda es la despenalización y legalización de sustancias como el cannabis. Sería un buen paso para que no haya un “uso indebido” y, desde luego, se reduciría considerablemente su tráfico ilícito y se eliminarían los daños producidos por la “guerra contra la droga”.

Por esto, nos parece muy adecuada la campaña que desde Energy Control se está hoy promocionando: “Apoya, no castigues”. Esta iniciativa, según sus promotores consiste en:

Una campaña mundial que promueve políticas de drogas que prioricen la salud pública y los derechos humanos. La campaña busca promover una reforma de las políticas sobre drogas, así como cambiar las leyes y las políticas que impiden el acceso a las intervenciones de reducción de daños.

  • La campaña Apoye. No Castigue se alinea con los siguientes mensajes claves:
  • El sistema de fiscalización de drogas ha fracasado y necesita una reforma
  • Las personas que usan drogas deberían dejar de ser criminalizadas
  • Las personas involucradas en los eslabones más bajos del tráfico de drogas, especialmente las que participan por razones de subsistencia o de coerción, no deben enfrentar castigos severos o desproporcionados.
  • La pena de muerte no debería ser impuesta por delitos de drogas.
  • Las políticas de drogas en la próxima década deberían centrarse en la salud y la reducción de daños
  • Para el 2020, el 10 por ciento de los recursos globales invertidos en las políticas sobre drogas deberían ser invertidos en la salud pública y la reducción de daños.

 

¡Basta de convertir en criminales a los consumidores!