Condenados dos dueños de una plantación legal de cáñamo por ocultar parte de la cosecha

Condenados dos dueños de una plantación legal de cáñamo por ocultar parte de la cosecha

Redacción

Un juicio contra una empresa aragonesa ha acabado con dos condenados a pesar de que se ha reconocido que los cultivos eran legales.

La Audiencia provincial de Zaragoza ha condenado a dos de los seis acusados en un juicio contra los responsables de una empresa de cáñamo industrial. Los dos máximos responsables de la empresa Unión Verde han sido condenados a cuatro años de cárcel cada uno y a pagar dos millones de euros en multas. Aunque finalmente no se ha podido demostrar que las plantas tuvieran un contenido de THC superior al 0,2% legal, la Audiencia ha decidido condenar a los dos empresarios por haber escondido varios kilos de cogollos durante la intervención policial.

La causa se inició con un robo de plantas en 2018 que la empresa de cáñamo denunció. La denuncia de la empresa Unión Verde llevó a la Guardia Civil a inspeccionar los cultivos legales y a enviar una muestra para analizar. Los resultados del análisis dieron unos niveles de THC más altos que el límite legal de 0,2% y la Guardia Civil incautó todas las plantas para su destrucción. Más tarde descubrieron que habían quedado ocultos unos sacos con 340 kilos de cogollos en un falso techo de una vivienda situada en la plantación.

Durante el juicio el abogado de los seis acusados aportó pruebas de que el contenido de THC de las plantas era menor del 0,2%, y que por tanto se trataba de un cultivo completamente legal. Finalmente el tribunal concluyó que no se podía afirmar que las plantas tuvieran un destino distinto del industrial. “No podemos concretar que el porcentaje de THC fuera superior a 0,2%”, dice la sentencia reproducida por Heraldo de Aragón.

La Fiscalía había pedido penas de 12 años para los máximos responsables y de seis años para los otros cuatro encausados, que finalmente han quedado libres sin cargos. A pesar de no poder concluir que fuese una plantación ilegal el tribunal ha decidido condenar a los dos máximos responsables a cuatro años de cárcel y multas por haber ocultado los cogollos. Lo más probable es que los condenados recurran la sentencia al Tribunal Supremo. “Acreditado que la plantación es legal no cabe condena de ningún tipo", dijo el abogado en declaraciones recogidas por el diario aragonés.