La policía interviene 400.000 plantas de cannabis ricas en CBD

La policía interviene 400.000 plantas de cannabis ricas en CBD

Se trata de otro caso en el que la policía interviene y destruye cultivos de cáñamo industrial registrados legalmente.

La Policía Foral de Navarra y la Guardia Civil desmantelaron la semana pasada una gran plantación de cáñamo industrial destinada a la producción de CBD en las localidades de Artajona y Olite, y detuvieron a tres personas que más tarde fueron puestas en libertad. Los agentes intervinieron un total de 415.000 plantas repartidas en 11 cultivos al aire libre con una extensión de 67 hectáreas. Los cultivos pertenecían a una empresa con actividad legal registrada que contaba con instalaciones para el secado de las plantas.

Se trata de otro caso en el que la policía interviene y destruye cultivos de cáñamo industrial registrados legalmente en base a la restringida interpretación que hace la Fiscalía de la legislación sobre el cáñamo. Según esta interpretación, el cáñamo solo puede cultivarse para aprovechar las fibras y las semillas, y no sus cogollos ricos en cannabinoides legales como el CBD. Los jueces no siempre están de acuerdo con esta interpretación y muchas veces los empresarios y agricultores procesados acaban siendo absueltos, pero quedan arruinados y endeudados por la pérdida de sus cosechas incautadas.

"Para mí todo esto es una injusticia, un gran error, pero no puedo decir nada más porque el asunto estará judicializado y me tendré que defender ante un tribunal", respondió el vecino de Artajona [...] Las autoridades competentes sabían que nuestra plantación era de cáñamo industrial, no era marihuana como se ha difundido porque la parte psicotrópica de la planta era menor, y se trataba de semilla certificada por la Unión Europea que iba destinada para usos permitidos”, explicó el agricultor responsable de los cultivos en declaraciones para Noticias de Navarra.

Según los detalles recogidos por Europa Press, la policía empezó a investigar las plantaciones a mediados del año pasado. El responsable de los cultivo explicó a los agentes que se trataba de una producción legal, pero los cuerpos policiales continuaron haciendo un seguimiento de la actividad de la empresa. Más tarde la policía detuvo un camión cargado con plantas secas destinado a la exportación en Italia e incautó 23.000 ejemplares. Luego intervinieron en el interior de las naves otras 13.000 plantas y por último cortaron el resto de plantas en crecimiento, 375.000 más. Los ejemplares fueron destruidos por orden del juez.

Relacionados