Trabajo

5 profesiones para una sociedad donde se legalice el cannabis

Redacción

En España la tasa de paro continúa siendo extremadamente elevada, sobre todo entre la población juvenil. Se nos dice que “empredamos” que básicamente se resume en hacerse autónomo, con todo lo que eso lleva consigo. Bueno, nadie dijo que esto fuese fácil, pero tampoco hace falta que nos vayan poniendo palos en las ruedas a cada paso.

Sea como fuere, os dejamos cinco carreras profesionales para un mundo donde la marihuana fuese legal. Aunque está orientado para un público estadounidense se pueden establecer rápidas equivalencias en cada uno de nuestros países. 

Chefs, cocineros y creadores de comestibles 

El sector de los comestibles es el que está creciendo más rápidamente después del del de cultivar. Si sabes cocinar, ¿por qué no aplicar tus cualidades a la cocina cannabica? La gente que utiliza el cannabis como terapia medicinal prefiere los comestibles porque ayuda a metabolizar mejor la bajada. ¡Ahí hay trabajo! 

Artistas de la extracción 

Otro negocio en marcha es el de los concentrados. No es sencillo, se requiere especialización: operadores de maquinaria, técnicos y managers que tengan un trasfondo de químicos o ingenieros, no solo alguien que sepa liarse canutos. As´í que si te interesa este camino busca un certificado que te acredite para fabricar concentrados de cannabis y adelante. 

Reclutadores 

Aunque la palabra nos traiga el recuerdo de un mundo en el que la marihuana es algo ilegal, el reclutador es esa persona que busca a gente para que trabajen en el mundo de la marihuana. Se van a necesitar a muchas personas que sean capaces de discriminar entre el buen profesional de la marihuana del que no lo es. 

Programadores web y desarrolladores de software

Si hay que levantar webs o crear software que ayude a gestionar los negocios del cannabis, van a necesitar personas con conocimiento en estos dos sectores. Así que saca el CV que te va a hacer falta. 

Oficiales

Ay, algo malo tendrá que tener todo esto: Si la marihuana es legal deja, por definición, de ser contracultural. Pertenecer al grupo selecto de marihuaneros no será una cuestión de romper las reglas, sino de seguirlas. Para eso se necesitan oficiales que aseguren que los encargos se realicen cuando deben hacerse y que se cumplan las órdenes. El trabajo en administración del estado necesitará de funcionarios que se dediquen en exclusiva al dinero de la marihuana, además, técnicos de la hacienda pública que garanticen que se recauda ese dinero. Así es este mundo loco en el que vivimos.