La alcaldesa de Ámsterdam planea prohibir la venta de cannabis a turistas

La alcaldesa de Ámsterdam planea prohibir la venta de cannabis a turistas

Redacción

La alcaldesa también quiere reducir el número de coffee shops de la ciudad.

La alcaldesa de la ciudad de Ámsterdam, Femke Halsema, quiere reducir el mercado de los coffee shops en la ciudad y acabar con la venta de cannabis a turistas. Halsema también ha anunciado otras medidas para mejorar la transparencia de la actividad de los coffee shops y tratar de eliminar las “puertas traseras” de estos comercios. Según el medio neerlandés Het Parool, la alcaldesa cuenta con el apoyo de la policía y del poder judicial para llevar adelante las medidas propuestas, pero tiene que convencer al consejo de la ciudad.

Las medidas que están siendo valoradas tratan de reducir el número de coffeeshops y el comercio del cannabis, aunque sin hacerlo desaparecer. “No vamos a ir a una Ámsterdam sin cannabis, los coffeeshops son parte de la ciudad”, dijo la alcaldesa. “Pero también hay un enorme deseo de ajustar el turismo. Nuestra libertad no debe ser una licencia para que grandes grupos de jóvenes vomiten en los canales porque han fumado y bebido demasiado”, expresó en declaraciones recogidas por Het Parool. Otra medidas anunciadas serían aumentar la cantidad de cannabis que los coffeeshops pueden acumular para vender (actualmente el máximo es 500 gramos) y mejorar la transparencia de los establecimientos.

Pero la medida que más ha llamado la atención es la de prohibir la entrada a los coffeeshops a las personas no residentes en la ciudad. Una prohibición de este tipo ya se aplica en otras ciudades de Países Bajos, en especial las más próximas a las fronteras como Maastricht y Terneuzen. Actualmente hay 166 coffeeshops funcionando en Ámsterdam, y la alcaldesa afirma que entre 68 y 73 serían suficientes para abastecer a la población local. No obstante, la propuesta no está previsto que se aplique este año, y todavía tiene que ser valorada por el consejo de la ciudad. Algunos expertos advierten que la prohibición de los turistas los coffeeshops puede generar un aumento del mercado negro callejero.