La familia de una joven de 21 años presa por drogas en Omán pide su extradición

La familia de una joven española de 21 años presa por drogas en Omán pide su extradición

Fátima fue encarcelada con 18 años de edad en 2017, y este septiembre se ratificó su condena con una ampliación a cadena perpetua.

Fátima Ofkir se convirtió en 2017 en la española más joven presa en el extranjero. Con 18 años de edad Fátima, vecina de l’Hospitalet de Llobregat, viajó a Omán con la intención de traer de vuelta siete kilos de morfina, en una operación de tráfico de drogas en la que se vio envuelta debido a la difícil situación personal y económica que vivía en ese momento en España. Un juicio con varias irregularidades y una condena desproporcionada, ratificada hace varias semanas, han llevado a la familia a intensificar los recursos para pedir su extradición a España. 

Según la abogada contratada por la madre de Fátima en España, la condena impuesta a la joven era de 25 años de prisión, pero fue ampliada recientemente a condena perpetua en una ratificación el pasado 9 de septiembre. Desde hace un mes el bufete de abogados está en contacto con las autoridades españolas para intentar sacar a Fátima de Omán y conseguir que cumpla condena en España.

Por un lado, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha Gonzalez Laya, está en contacto con los abogados de la familia para llevar a cabo “tres líneas de trabajo que pueden dar resultado”, según la información publicada por ConfiLegal. Por otro lado, han acudido a eurodiputados españoles para pedir la intervención de Josep Borrell, Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. La madre de Fátima también envió una carta al rey Felipe VI, que fue derivada a la ministra González Laya.

“Es importante lograr que llegue a España y cumpla la condena en una cárcel de nuestro país. Lo ideal es lograr un convenio ad hoc con Omán específico sobre la situación de la propia Fátima”, explicó la abogada, que también denunció que la familia había pagado a un abogado proporcionado por la embajada española en Omán que no compareció en ninguno de los juicios para defenderla. “Es una situación complicada, después de muchas dificultades hemos podido traducir parte de la causa (la parte que se nos ha hecho llegar desde el despacho jurídico omaní que la ha defendido). La información es confusa y cuesta mucho conseguirla”, dijo.

Relacionados