La marcha mundial de la marihuana vuelve a salir a la calle por la legalización
Foto de Alejo Alberdi (@alejoalberdi)

La marcha mundial de la marihuana vuelve a salir a la calle por la legalización

Redacción

El pasado fin de semana las calles de numerosas ciudades se llenaron de manifestantes por la legalización del cannabis.

El primer sábado de mayo es la fecha señalada en los calendarios de los defensores de la legalización del cannabis de todo el planeta: es el día de la Marcha mundial de la marihuana.

Sea por lo recreativo o por lo medicinal (o por ambas) la marcha mundial pretende concienciar a la gente de que es el momento de que los gobiernos dejen de perseguir a los consumidores.

Madrid, Río de Janeiro,  Medellín, Berlín, Lima, Santiago de Chile… pero también algunas ciudades de los EE.UU. donde aún permanece ilegal la planta. El cannabis se pasea por las calles para mostrar que no es una cosa solo de tirados. Derribar estigmas es una de las grandes cuestiones aún por conseguir. La otra, la descriminalización del consumidor.

"Basta de presos por cultivar. Basta de que nos allanen nuestras casas, que nos pateen las puertas, que nos roben nuestras plantas, que se lleven la medicina de nuestros hijos. Basta de eso y basta de represión y de censura en Youtube", pide Federico Riveiro, youtuber partidario de la planta desde Buenos Aires. Una de las reivindicaciones en la ciudad Argentina fue el gobierno permitiese el estudio de la marihuana para fines terapéuticos en casos como la epilepsia refractaria.

En Alemania los manifestantes llevaban pancartas en las que se leía “Salud en vez de Persecución”, “Ninguna planta es ilegal”, “Ilustración en vez de Prohibición” y “La Legalización está en el Aire”, así como grandes cartelones de las hojas de esa planta. Pese a que en Alemania se puede adquirir marihuana para uso medicinal la escasez de puntos de venta y las restricciones que se imponen para conseguir una tarjeta de registro hacen que sea tarea imposible conseguirla.

Esperemos que para el año que viene las manifestaciones hayan desaparecido porque sea legal la planta en todo el mundo y se salga a celebrar el día de la legalización.