Denis Villeneuve

Un mal viaje con un pastel de cannabis inspiró una escena de Dune

“Una de las cosas que me ayudó a dirigir al protagonista, fue que mi hijo cocinó un pastel de banana unos meses antes del rodaje”

Denis Villeneuve, director canadiense responsable de la dirección de la última versión cinematográfica de Dune, ha explicado que basó una de las escenas de la película en una experiencia personal “alucinatoria” con un pastel de marihuana. La película Dune (2021) está basada en la popular obra de ficción de Frank Herbert publicada en 1965, en cuyas sociedades ficticias existe una sustancia llamada especia melange que provoca diferentes efectos, entre ellos mejoras cognitivas, mayor vitalidad y capacidades premonitorias, y que a menudo se relaciona con algún tipo de droga psicodélica.

“No estoy seguro de si puedo hablar sobre esto aquí… Incluye alucinaciones, experiencias de adolescentes…”, dijo el director en una gala de los Premios del Sindicato de Directores. “A veces la vida es muy extraña, y la verdad es que una de las cosas que me ayudó a dirigir a Timothée [el protagonista de Dune], es que mi hijo cocinó un pastel de banana unos meses antes de que rodara la película. Y el pastel de banana estaba muy especiado; y tuve el peor mal viaje de mi vida”, aclaró Villeneuve.

“Pero me ayudó tremendamente… Ese bad trip con marihuana me ayudó profundamente a dirigir a Timothée con las alucinaciones [de la película], para explicarle el estado que estaba buscando. Curiosamente, cuando le expliqué la experiencia con el pastel de banana a Timothée, lo pilló enseguida. Esa es la verdad”, dijo el director antes de concluir con un “No lo intentéis” expresado entre las risas de los contertulios.

 

Relacionados

La mafia sigue siendo lo que era

Jonas Carpignano estrena Para Clara, una nueva incursión cinematográfica en la mafia italiana retratada, esta vez, a través de los ojos de una adolescente. Es el último ejercicio desde el cine italiano sobre un fenómeno criminal que parece resistir...

Jacques Audiard: el hilo invisible

El cineasta francés da un giro copernicano a su trayectoria con PARÍS, Distrito 13, crónica sobre el amor según las nuevas generaciones. Su fijación por las emociones complejas y el entramado urbano siguen, no obstante, intactos.