Ya hay 1000 pacientes inscritos en el programa de cannabis medicinal francés

Ya hay 1000 pacientes inscritos en el programa de cannabis medicinal francés

Por el momento hay un 20% de los participantes que han abandonado el programa por percibir efectos indeseados o porque les ha resultado ineficaz.

Siete meses después de que el programa piloto francés de cannabis medicinal se pusiera en marcha ya hay 1000 pacientes inscritos que han accedido a tratamientos. Las personas inscritas pueden acceder a una variedad de tratamientos derivados de la planta del cannabis de manera gratuita. El programa fue diseñado para tener una duración de dos años y admitir hasta 3000 pacientes, que aún podrán inscribirse hasta el mes de septiembre de 2022.

Por el momento hay aproximadamente un 20% de los 1000 participantes inscritos que han abandonado el programa por percibir efectos indeseados o porque el tratamiento les ha resultado ineficaz. Así lo desveló Nicolas Authier, jefe del servicio de farmacología del Hospital Clermont-Ferrand y presidente del comité científico temporal sobre cannabis medicinal, en un tuit publicado esta semana. El programa permite acceder a tratamientos con cannabis medicinal a determinados pacientes que sufren dolor refractario de origen neurológico, algunos casos de epilepsia, dolor oncológico o que están en cuidados paliativos.

Los pacientes autorizados por el programa pueden acceder tanto a cogollos para vaporizar como a aceites. Los productos tienen diferentes concentraciones de cannabinoides: hay opciones de cogollos y aceites de cannabis ricos en THC con una cantidad menor de CBD, otros con una concentración equilibrada de THC y CBD y también con alto contenido de CBD y bajo de THC.  El cannabis que se dispensa a los pacientes proviene de empresas internacionales que proporcionan el cannabis al Gobierno francés de manera gratuita.

Relacionados

Jacques Audiard: el hilo invisible

El cineasta francés da un giro copernicano a su trayectoria con PARÍS, Distrito 13, crónica sobre el amor según las nuevas generaciones. Su fijación por las emociones complejas y el entramado urbano siguen, no obstante, intactos.