Pasar al contenido principal

Es hora de regular

Editorial Cáñamo #312

Esperemos que, ahora sí, no haya mas excusas para avanzar en los temas pendientes que no se quisieron resolver en la anterior legislatura. Es hora de regular y acabar con la vulneración sistemática de los derechos de más de tres millones de españoles usuarios de cannabis. 

Tras más de tres meses de incertidumbre, hubo acuerdo para que esta nueva legislatura la presida el candidato socialista al frente de un gobierno de carácter progresista. Esperemos que, ahora sí, no haya mas excusas para avanzar en los temas pendientes que no se quisieron resolver en la anterior legislatura. 

En lo que nos afecta, sería urgente que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) responda de una vez sobre su posición con respecto a la flor del cáñamo industrial no psicoactivo. También es hora de que esos mismos técnicos al frente de la AEMPS no desconfíen de las capacidades como medicamento del cannabis y den a conocer el encaje legal de su regulación como medicina, un encargo que le dio el Parlamento a finales del año, y que no llegaron a cumplir en la legislatura anterior.  

Esperamos que Sumar, socio del gobierno de coalición, sepa trasladar al PSOE la importancia de la regulación del cannabis para uso adulto. A ver si el PSOE es por fin capaz de detectar los nuevos retos y las nuevas oportunidades que están en marcha en muchos países que apuestan por un cambio en las políticas de drogas, empezando por el cannabis. Hablamos de una tendencia mundial que ha sido avalada por el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, que ya se ha pronunciado a favor de la regulación de las drogas.

A nuestro alrededor podemos ver cómo pequeños países de nuestro entorno, como Malta y Luxemburgo, han regulado el uso del cánnabis y cómo otros más grandes están a un paso de hacerlo. En Alemania, la locomotora de la Unión Europea, el Gobierno está debatiendo en el Bundestag su nuevo proyecto de ley para legalizar el cannabis en todo el país. El Partido Socialdemócrata expresó la necesidad de un cambio valiente que esté del lado de los consumidores, enfatizando el paso de la prohibición y la represión estatal a una política que eduque y garantice la libertad de los ciudadanos.

La importancia de Alemania en el conjunto de la Unión Europea establece un ejemplo que será seguido por muchos países. A ver si el PSOE no entorpece de nuevo la senda del progreso y toma nota de lo que hacen sus homólogos alemanes, cuya regulación, por ejemplo, reconoce la importancia de los Clubs Sociales de Cannabis (CSC) como lugares privilegiados para el acceso adulto a la planta. 

De momento, en nuestro país, los CSC sobreviven en una injusta inseguridad jurídica, siendo objeto de un hostigamiento por parte de algunos poderes, como estamos viendo en Barcelona, donde el Ayuntamiento quiere cerrarlos por consumo en el interior de la sede social, a pesar de que un juez ha desestimado el cierre basándose en la resolución del Parlamento catalán en la que se reconoce a los CSC como espacios necesarios para garantizar a sus miembros el pleno ejercicio de sus derechos fundamentales y libertades individuales.

Es hora de regular y acabar con la vulneración sistemática de los derechos de más de tres millones de españoles usuarios de cannabis. Esperemos que el nuevo gobierno apueste por el cambio y el progreso. 

Este contenido se publicó originalmente en la Revista Cáñamo #312

Comprar versión impresaComprar versión online

Suscríbete a Cáñamo