Pasar al contenido principal
Cartel del dibujante Carlos Latuff sobre el asesinato de sindicalistas en Colombia mientras negociaban con la Coca-Cola
Cartel del dibujante Carlos Latuff sobre el asesinato de sindicalistas en Colombia mientras negociaban con la Coca-Cola

Coca-Cola es probablemente la bebida no alcohólica más conocida y vendida del mundo. Una de las características más reconocibles de la marca ha sido su fuerte inversión en publicidad, lo cual ha generado toda una corriente de anuncios de tonalidad vitalista, claramente identificables con valores positivos. Sin embargo, la realidad de las relaciones laborales en la compañía ha distado mucho de regirse por los valores de amistad, bondad e ilusión que trasmite su publicidad.

En Colombia, el país de la cocaína, la relación de las empresas embotelladoras de Coca-Cola con el Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario (SINALTRAINAL) tampoco parece tener mucha chispa de la vida. Desde el comienzo de su labor sindical en las plantas embotelladoras de la compañía en Colombia, siete sindicalistas fueron asesinados por sicarios. Tres de los sindicalistas asesinados lo fueron durante las negociaciones sindicales con la compañía. A esos muertos hay que sumarles dos sindicalistas más desaparecidos, secuestrados en las plantas, que a día de hoy no han aparecido.

Estas agresiones se hacen públicas cuando en la revista Cambio16 de febrero de 1999 sale un artículo relacionando los asesinatos directamente con un encargo de la empresa embotelladora con los grupos paramilitares de Carlos Castaño. Los grupos paramilitares eran estructuras armadas de ultraderecha, fuera de la ley, que bajo el pretexto de luchar contra las insurgencias guerrilleras, controlaban parte del narcotráfico y actuaban como ejércitos privados para diversas empresas transnacionales. Según la Fiscalía del Estado colombiano, los grupos paramilitares son responsables de 175.000 asesinatos en los últimos veinticinco años.

Las relaciones laborales en la compañía han distado mucho de regirse por los valores de amistad, bondad e ilusión que transmite su publicidad

En el 2003, dos años después de presentar una demanda contra la compañía en la corte de Miami, SINALTRAINAL promovió una campaña internacional de boicot contra el consumo de Coca-Cola que llevó a su veto incluso en numerosas universidades. La presión internacional hizo que la propia ONU realizara una investigación propia, y Coca-Cola emitió diversos comunicados donde exponía su deseo de mejorar las condiciones de sus trabajadores. La demanda judicial fue desestimada tanto en Estados Unidos, como las demandas posteriores en Colombia contra las embotelladoras. La investigación que realizó la ONU se vio salpicada por muchas sospechas, ya que el delegado de Estados Unidos en la Organización Internacional del Trabajo era el responsable internacional de la propia Coca-Cola. Un buen resumen puede encontrarse en el documental The Coca-Cola Case.

En aquella época, los sindicatos mayoritarios españoles, salvo la Confederación General del Trabajo (CGT), rehusaron participar de la campaña de boicot alegando que eso podía traducirse en represalias contra los trabajadores de Coca-Cola en España, y la campaña de denuncia fue desarrollada por organizaciones civiles de derechos humanos. Pero, sin embargo, cuando en el 2014 saltó el boicot nacional, también contra Coca-Cola, impulsado por esos mismos sindicatos debido al cierre de la planta embotelladora de Fuenlabrada, SINALTRAINAL organizó paros en las embotelladoras colombianas de Coca-Cola en solidaridad con los empleados de Madrid.

Tal vez destapar la felicidad radique precisamente en ser capaces de encontrarnos unas personas con otras. Reconocernos como personas que se levantan cada mañana y cambian su trabajo por dinero. Aquí. Allá. La ternura de los pueblos frente a la chispa de la vida.

Saber más

Nº 236 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo

Contenido relacionado

Billete de cinco libras

Británicos consumidores de coca se quejan del billete de 5 libras

Ilustración de Oscar Noguera

1.200 kilos de cocaína en cajas de gambas congeladas

Mulas 01

Mulas

El lobo de wall street

¡Más farlopa, es la guerra!

Jarabe para la tos con morfina y cloroformo de principios de siglo XX.

Jarabes psicoactivos, refrescos con drogas

¿Hay coca en la Coca-Cola?

¿Hay coca en la Coca-Cola?

Ejército, guerrilla, paramilitares y raspachines

Cuenta tres, elige una

Valla publicitaria en Zinacantán, Altos de Chiapas

Bendita agua negra

Cocacola en lucha

'Somos CocaCola en Lucha', el libro

Portada

Polvo en las Rías Baixas: la historia inacabada del narco en Galicia