Drogas, Análisis
Fotos: Laura Aranda

¿Las drogas son un bien esencial?

Este artículo se publicó originalmente en el número 269 de la revista Cáñamo España

Cuando hay cualquier crisis a nivel mundial que afecte a las cadenas de distribución de bienes, se puede ver afectada la oferta o disponibilidad de dichos productos. ¿Cuáles son los factores que determinan cómo será de fácil para el consumidor final encontrar un producto concreto en las estanterías de los comercios o en el menú del día del telepollo? Sorprendentemente, estos factores son prácticamente los mismos para las drogas que para cualquier otro producto.

Piensa en un producto cualquiera y hazte la siguiente serie de preguntas: 

  1. Materia prima: ¿la materia prima es fácil de obtener o reemplazable? 
  2. Manufactura: ¿su producción no requiere mano de obra ni herramientas especializadas? 
  3. Distancia: ¿se produce cerca de tu ubicación? 
  4. Intermediarios: ¿hay muchos intermediarios entre el origen del producto y tú? 
  5. Minoristas: ¿se vende en muchos sitios? 
  6. Demanda: ¿el producto final es prescindible o reemplazable? 

Cuantos más síes haya entre tus respuestas, más probable es que el producto en cuestión no se vea gravemente afectado. Por ejemplo, un brandy de Jerez, producido con los restos de uvas u otras frutas, que se produce en España de manera estandarizada y bastante simple, con pocos intermediarios, y que se puede comprar en casi cualquier súper o licorería y, en caso necesario, se puede reemplazar por alguna bebida espirituosa, seguramente sigue siendo fácil de encontrar. Pero a lo importante: ¿qué pasa con las drogas? 

Revisemos primero un ejemplo del pasado para así extraer pistas de nuestro futuro peligrosamente cercano. Alrededor del 2014 empezó a haber una escasez mundial de ketamina. Esta escasez seguramente fue debida a un cambio legislativo en la India, que hizo que la producción y distribución legal de ketamina estuviera mucho más controlada. La India era uno de los grandes productores de ketamina para el mercado negro, y con este cambio se hizo mucho más complicada la producción clandestina de esta sustancia. Su demanda no disminuyó, pero la oferta claramente sí. Como resultado, bastantes oportunistas vendieron cualquier cosa que pudiera pasar por keta. En el 2014, el porcentaje de las muestras analizadas que no contenían ketamina rondaba el veinticinco por ciento, y en el 2015 había aumentado hasta el cuarenta por ciento. Fue un periodo difícil para los consumidores de ketamina, en el que aparecieron adulterantes como la metoxetamina, la metoxfenidina y la descloroketamina, y la pureza media de las muestras que sí contenían keta disminuyó significativamente. 

En el 2016 observamos una recuperación del mercado, con una disminución del porcentaje de muestras que no contenían ketamina y un incremento en la pureza media. El mercado siempre acaba adaptándose, y las cosas suelen tener su manera de volver a la normalidad. Sin embargo, no podemos ignorar el hecho de que pasaron dos años de principio a final. 

Entonces, ¿qué va a pasar o está pasando ya, a causa de la crisis del coronavirus, con la oferta de las sustancias más usadas en España? Escribo este artículo a finales de marzo, justo en el principio de una economía paralizada donde el libre movimiento de personas y mercancías no es posible, así que parte de las siguientes teorías y predicciones ya se habrán cumplido o mostrado equivocadas. Podemos considerarlo como si fuera el horóscopo, pero sin inventármelo todo. Seas virgo, tauro, de MDMA o de cannabis, léete las siguientes secciones y vislumbra lo que el futuro te puede deparar. 

MDMA 

Vienen tiempos difíciles para esta sustancia. Aunque se produce dentro de Europa (principalmente en Holanda y Bélgica), y se puede distribuir por correo u otros métodos de transporte, los precursores utilizados para su producción provienen de China, un país en el que la síntesis y envío de dichos precursores ha estado parada y/o funcionando en servicios mínimos. Los países nórdicos y tu camello pueden tener reservas muy respetables y la demanda seguramente habrá bajado con la cancelación de muchos festivales donde se suele consumir MDMA. Es muy probable que disminuya la pureza media (que llevaba varios años incrementándose), y habrá que ir con mucho cuidado por si aparecen adulterantes y sucedáneos peligrosos como el PMMA o catinonas. 

Speed 

La historia es más o menos la misma que la del MDMA, aunque sus precursores son un poco más fáciles de producir dentro de Europa, e incluso hay algún que otro laboratorio clandestino en España. Si el correo ha sufrido afectaciones graves, el speed las habrá soportado un poco mejor que el MDMA y seguirá disponible, aunque más caro y de menor calidad (lo que se incauta de laboratorios españoles no está producido con el mismo rigor y profesionalidad que en los laboratorios alemanes u holandeses). Vas a ver aún más cafeína que ahora. 

Ketamina 

Seguramente tendrá problemas parecidos al speed o el MDMA, y además se produce menos cantidad y no hace tanto que el mercado se ha recuperado de otra crisis. Si se repite el ciclo, prepárate para adulterantes raros y una pureza baja. 

Cannabis 

Eres de los que te verás menos afectado. Puede que sea difícil encontrar marihuana de calidad, pero si tú o tu vecino ha plantado en el balcón, seguro que sale algo. Aquí en España es un producto de proximidad, y muchos de los minoristas no dependen de ningún proveedor, sino que tiran del excedente de sus propios cultivos. 

Cocaína 

En el 2018 se estima que un cuarenta y cuatro por ciento se introdujo en Europa a través del mar, un treinta y cinco vino por rutas de contrabando terrestres y un veinte por ciento por aire. El mercado de cocaína mueve miles de millones de euros, y el hecho de que venga de tan lejos seguramente jugará a tu favor. Casi la mitad de la cocaína que entra en Europa lo hace por mar, a través de barcos de cargo, buques y yates clandestinos, e incluso en submarinos y semisumergibles. A menudo no va directa de América a Europa, sino que desembarca en el continente africano. Allí se divide en porciones más pequeñas, que llegan a Europa dentro de lanchas rápidas, yates privados, embarcaciones pesqueras, e incluso métodos que parecen sacados directos de la ciencia ficción (se ha interceptado a más de un dron cruzando el estrecho de Gibraltar). No obstante, el contrabando que viene por tierra y aire, encima o dentro de personas, va a disminuir mucho. No es fácil camuflarse entre turistas y trabajadores cuando casi no hay movimiento de susodichas personas. Puedes anticipar una reducción sustancial de la oferta y, por lo tanto, un producto que estará más adulterado con las mismas sustancias de siempre (aunque en mayores cantidades): levamisol, cafeína, lidocaína, benzocaína, etc. Pero mientras te las apañes para quedar con el camello (y el camello se las apañe con su intermediario), seguirás pudiendo obtener coca. 

Heroína 

Si lo que buscas es heroína, seguramente vas a buscar mucho y a encontrar poco, ya que la gran mayoría de la heroína que entra en Europa lo hace por tierra. Concretamente, en el 2018 el setenta y ocho por ciento de la heroína que entró en Europa lo hizo por vía terrestre, comparado con un siete por ciento por vía marítima y un quince por ciento por vía aérea. Sabiendo esto, puedes sacar tus propias conclusiones, o simplemente volverte a leer las de la cocaína pero con un ojo más pesimista. Se anticipa una reducción masiva en la oferta de heroína y, por lo tanto, mucha más adulteración del producto. Los adulterantes más típicos de la heroína se añaden para incrementar el peso final (piracetam, paracetamol, etc.) o para potenciar sus efectos (DXM, cafeína, etc.) Si hay mucha escasez, puede que intenten colarte otras sustancias mucho más potentes y/o peligrosas como si fueran heroína. 

Predecir el futuro del mercado de cualquier producto, y en especial el futuro de un mercado tan volátil como el de las drogas, puede ser un ejercicio tan banal y acientífico como intentar saber si los piscis van a tener problemas de salud o si los sagitarios van a encontrar el amor. Aun así, me atrevería a predecir que vamos a pasar unos meses en los que va a ser más difícil de lo normal encontrar el amor, éxito en el trabajo y drogas de calidad. Es importante analizar las sustancias para conocer su pureza y adulterantes antes de consumirlas, pero a veces no existe esa posibilidad. En estos casos, empezar con una dosis test cada vez que pillas e ir subiendo la dosis lentamente te puede salvar el pellejo. Para cualquier pregunta o más información, no dudes en contactar con nosotros a través de la web de Energy Control. 
 

Referencias

https://energycontrol.org/files/analisis/informeas2016_full2.pdf 
http://fileserver.idpc.net/library/TDAT16001ENN.pdf 
https://www.drugsandalcohol.ie/29135/7/emcdda.pdf 
http://www.emcdda.europa.eu/publications/joint-publications/highlights-eu-drug-markets-report_en 
http://www.emcdda.europa.eu/topics/drug-markets 
http://www.emcdda.europa.eu/system/files/publications/12078/20192630_TD0319332ENN_PDF.pdf 

 

Relacionados

Chocolate psicodélico (4-AcO-DMT)

En el mercado negro se pueden adquirir variados chocolates combinados con setas psicotrópicas, una mezcla que presenta sus ventajas para los amantes del viaje psicodélico a los que, sin embargo, les desagrada el sabor de los hongos psiloscibios. El...

El delta-8-THC

Aunque el THC es el cannabinoide más conocido, hay un nuevo “tipo” de marihuana, que cada vez está creciendo más en popularidad, que no lo contiene.