Flan de requesón y BCN Critical XXL con arándanos salteados
Fotos: COIMAGEN

¡Subidón de requeflán!

Flan de requesón y BCN Critical XXL con arándanos salteados
Este artículo se publicó originalmente en el número 274 de la revista Cáñamo España

En esta ocasión os propongo una merienda psicotrópica para recibir el otoño con buen ánimo. Receta de la abuela extremadamente sencilla, resultona, equilibrada y rica en calcio, a la que daremos nuestro toque especial y que hará las delicias de cualquiera que se la lleve a la boca.

Ingredientes para ocho flanes

  • 200 ml de nata líquida para cocinar
  • 200 ml de leche de vaca
  • 300 g de requesón
  • 4 huevos grandes, talla L
  • 250 g de azúcar blanco
  • 250 g de arándanos frescos
  • 5 ml de AOVE
  • 10 g de flores de BCN Critical XXL Auto

Elaboración

Para aliñar este requeflán he seleccionado la variedad BCN Critical XXL Auto, de Seed Stockers, que regalamos con el número de noviembre del año pasado. Esta galardonada variedad es una de las más apreciadas de su catálogo por su productividad y su potencia. Puede alcanzar porcentajes de THC superiores al veinte por ciento y rendimientos de quinientos gramos por metro cuadrado, que no está nada mal para ser una auto. Además, es fácil de cultivar, muy estable y consistente. Es totalmente híbrida 50/50, y tiene aromas y sabores cítricos y alimonados que se integrarán perfectamente en nuestro delicioso flan.

Bueno, pues con esta maravilla vamos a hacer un poco de nata cannábica.

Para ello comenzaremos poniéndola en un bol al baño maría para evitar que llegue a hervir (recordad que si lo hiciera perderíamos parte de la sustancia que compone nuestro magnífico billete de avión para este viaje). Cuando la nata alcance unos  60 o 70 ºC incorporamos la marihuana muy picadita poco a poco y removiendo hasta conseguir que quede totalmente sumergida. La dejamos ahí unos 20 min. Después de este tiempo, la pasamos por un colador de tela, la dejamos reposar tapada cinco minutos más y la dejamos enfriar. Ya tenemos nuestra nata cannábica.

El resto de la receta es coser y cantar. Si queréis sustituir el requesón por ricota, mascarpone o queso crema, podéis hacerlo tranquilamente. Igual que si queréis sustituir la leche de vaca por otra vegetal de avena, soja o arroz. Os variarán algo la textura y el sabor, pero será igualmente delicioso.

Flan de requesón y BCN Critical XXL con arándanos salteados

Para el flan en sí, lo único que tenéis que hacer es mezclar bien los ingredientes con la ayuda de un batidor manual o eléctrico. Primero echaremos los huevos y unos 180 g del azúcar para disolverla bien. Después añadiremos la leche, la nata cannábica y el requesón desmenuzado poco a poco hasta obtener una mezcla homogénea. No quedará muy cremosa por el requesón, que siempre deja gránulos, pero no os asustéis, es normal. No es que se os haya cortado ni nada de eso.

Una vez que tengáis la mezcla hecha, podéis poner en cada molde una cucharada sopera de caramelo. Podéis comprarlo hecho, pero os aconsejo que intentéis hacerlo con mucha precaución. Habréis de coger un cazo o sartén que no se peque y poner 50 de los 250 g de azúcar de la receta a fuego lento. Tendréis que tener un poco de paciencia y esperar  que se vaya dorando poco a poco. Habrá que ir removiendo con movimientos circulares el recipiente, pero nunca meter dentro una cuchara ni nada parecido para que no se nos estropee. Cuando esté completamente líquido y de color caramelo, nunca mejor dicho, ya podéis verterlo inmediatamente y con mucho cuidado en los moldes. Digo  inmediatamente porque si se enfriara se solidificaría y digo con mucho cuidado porque el caramelo puede alcanzar temperaturas desorbitadas que en contacto con la piel provocarían serias quemaduras.

Una vez que tenemos los moldes con el caramelo frío y sólido, ya podemos verter la mezcla del flan sin terminar de llenarlos, dejando un dedo aproximadamente de margen para la subida que provocará la cocción en el horno de los huevos que lleva. Una vez llenos, los ponemos al baño María en una bandeja honda y los metemos en el horno precalentado a 180º durante unos 50 min. Antes de sacarlos podemos introducir un pincho o cuchillo dentro para ver si sale limpio; esta será la señal de que están perfectamente cocidos.

Mientras se cuecen en el horno podemos preparar los arándanos. Solo habrá que poner una sartencita al fuego con el AOVE y un par de cucharadas soperas de azúcar que habremos reservado, y saltearlos un par de minutos a fuego fuerte. Después los dejaremos enfriar y se los pondremos en el plato a modo de acompañamiento y decoración. Una vez cocidos y fríos podemos desmoldar el flan y emplatarlo junto a los susodichos arándanos salteados.

¡Y a comeeeer! Como siempre, espero que os guste y que los comáis con precaución. Feliz merienda y buenos humos.

Relacionados

Tuneando bocatas...

En esta ocasión vamos a darle un extra de alegría, sabor y contundencia al clásico bocata de tortilla a la francesa de toda la vida. De forma sencilla y algo elaborada, podremos convertir una cena en un deleite para nuestros paladares. Y si le...

Sofisticando tu despensa...

Si no tenemos ganas de salir a comprar y nos vamos a la despensa en busca de un milagro que nos permita cenar algo digno, aquí tenemos un buen ejemplo de lo que podemos llegar a hacer con una simple conserva y un poquito de imaginación. Receta...

Aperitivo refrescante y psicotrópico

Vamos a continuar este extraño verano con un símbolo nacional griego: el tzatziki. Lo tunearemos a nuestro estilo para darle el toque mágico y ese punto de originalidad que lo diferenciará de los que hayáis probado hasta ahora. Un plato nutritivo y...

Aquí nos tomamos el vermut de postre

Revolucionamos el mundo del vermut y el de los postres con esta versión de las clásicas peras al vino tinto. Las aliñaremos con especias, queso italiano y vermut cannábico para poner el postre a otro nivel. Así tendremos una sobremesa muy, pero que...