Granada

Apagones en Granada atribuidos a cultivos de interior

Carlos G. Vela

Cada invierno se repite la misma historia. El distrito Zona Norte de la capital granadina sufre apagones reiterados, y la compañía eléctrica lo atribuye a enganches ilegales destinados a plantaciones de marihuana ocultas en viviendas de protección oficial. Los vecinos exigen soluciones definitivas.

“Calculamos que hay unas mil plantaciones de marihuana con sus correspondientes tendidos” aseguraba a EFE José Luis Pérez, responsable de Endesa para Andalucía oriental, señalando que algunos bloques se dedican exclusivamente al cultivo de marihuana. Y añadía: “En esta zona se puede llegar a registrar un consumo eléctrico 10 veces superior a la media, parecido a un polígono industrial”. Por su parte, Jesús García Calderón, Fiscal Superior de Andalucía prometió investigaciones y puso en marcha un fuerte despliegue policial para proteger a los técnicos de Endesa que se dispusieron a desconectar los enganches ilegales, con cascos y pasamontañas, para evitar las represalias. En la primera semana de febrero realizaron 150 desconexiones de enganches ilegales. Pero tal y como había ocurrido en el pasado, muchos eran reconectados sobre la marcha. En el tira y afloja, al menos dos mujeres fueron detenidas por agredir a un agente. Según Santiago Pérez, secretario general del PP de Granada, en la Zona Norte se produjeron en 2015 "casi el 95% de las mil operaciones de aprehensión de droga". Lo reconocía al presentar el último balance de seguridad ciudadana, en el que sin embargo Granada destaca como “una de las provincias españolas con un índice más bajo de criminalidad”.

La mayoría de bloques donde se cultiva cannabis, según informaba el mes pasado El Ideal, son viviendas de protección oficial dependientes de la Junta de Andalucía, en su mayoría sin inquilinos. “Los pisos han pasado de mano en mano y ya nadie sabe de quién son las casas. No tienen papeles”, explicaba un empleado de Endesa al diario granadino.

La Plataforma Ciudadana de la Zona Norte y la Asociación Pro Derechos Humanos de Granada exigen soluciones definitivas a la administración y organizan manifestaciones frente a la sede de Endesa para reclamar que “garanticen el suministro" por el que pagan “puntualmente”. Los vecinos reclaman que se faciliten los datos de "quiénes pagan y quiénes no pagan", para evitar que se "criminalice" a los 36.000 residentes del distrito y consideran que los únicos responsables de la situación son Endesa y las administraciones. Según Isabel Salinas, presidenta de la mencionada Plataforma: “Sufrimos este problema desde hace más de treinta años. Es estructural. Está relacionado con el paro, la infravivienda, el absentismo escolar y el hambre”. Una valoración con la que coincide la periodista Ana Fuentes, residente de Zona Norte, en el artículo “La marihuana como síntoma” para GranadaiMedia, donde escribe: “Es como un ritual o bucle continuo: los vecinos se desesperan y protestan por los cortes de luz, sobre todo en invierno. Endesa dice que no puede hacer más y apunta hacia el cultivo de marihuana. Las administraciones se reúnen y dicen que van a colaborar. Hay un gran operativo policial, seguido de otros puntuales… Y otra vez vuelta a empezar”.