Pasar al contenido principal

¿Se cumplirán las promesas electorales?

Elecciones

Por primera vez en España, partidos que pueden resultar clave en la formación de gobierno hicieron campaña por la legalización de la marihuana. Veremos en esta legislatura que empieza si las promesas se cumplen.

Los avances internacionales en la regulación del cannabis han incidido en la apertura del debate político español sobre la marihuana. El auge de los llamados partidos emergentes, la campaña de Regulación Responsable, la proliferación de asociaciones de consumidores, e incluso el ruego del Tribunal Supremo para que se regule la existencia de dichos clubes ha dado al cannabis un protagonismo que nunca ha tenido.

Es sabido que Izquierda Unida ha defendido “siempre” la “legalización” de la marihuana. Y así figura en el programa de Unidad Popular (plataforma con la que se ha presentado junto a otros partidos como la Chunta Aragonesista e Izquierda Castellana) que promete la “regulación” del “cultivo, producción, consumo y distribución” de cannabis para uso terapéutico y recreativo, así como la “despenalización del consumo de drogas enfocándolo desde una óptica de prevención de riesgos’’. El siguiente en presentar por escrito un programa que incluye la “despenalización” del “cultivo y la tenencia de cannabis a nivel personal y colectivo” fue Podemos, planteando asimismo la creación de “una mesa de trabajo” que presente “una propuesta que garantice las libertades y derechos fundamentales de los consumidores y que contemple la regulación de la producción, distribución y consumo de cannabis”. Pero antes lo había anunciado Ciudadanos, que tardó más en presentar un programa donde opina que “el cannabis como todas las drogas es perjudicial”, pero se  muestra dispuesta “por razones de salud pública” a adoptar “medidas legislativas encaminadas a la despenalización y regulación por parte del Estado de la producción y distribución del cannabis y sus derivados, tanto para su consumo particular como para su uso terapéutico” al tiempo que promueve programas “de concienciación de las consecuencias nocivas para la salud” del consumo de drogas y “de desintoxicación y abandono del hábito, priorizando los de reducción de daños”.

Por su parte, UPyD propone la “despenalización del consumo de cannabis bajo condiciones de información sanitaria suficiente de los riesgos inherentes al consumo”. Sin embargo, en 2013 votó en contra de la propuesta de regularización presentada conjuntamente por Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), rechazándola en bloque con el PSOE y el PP. En la actualidad el Partido Socialista se limita en su programa a “promover el debate” y “un posible consenso internacional sobre el cannabis”, mientras propone “reforzar” la “lucha policial” y “la erradicación de cultivos”. Como era de esperar el Partido Popular rechaza todo debate apostando por “planes integrales de prevención y control de factores de riesgo como el tabaquismo, la obesidad, el consumo abusivo de alcohol y drogas y otros trastornos adictivos”.

Nº 240 ya en los quioscos

Último número de la revista Cáñamo Último número de la revista Cáñamo