Más País y ERC presentan dos leyes para regular el cannabis en España

La propuesta de Más País para regular el cannabis al detalle

La proposición de Ley de Más Madrid, aunque no es la más completa, aborda algunos aspectos que ninguna otra ha introducido.

De las tres proposiciones de ley que se han presentado en las últimas dos semanas, la de Más Madrid aunque no es la más completa aborda algunos aspectos importantes que ninguna otra ha introducido. La propuesta incluye el uso adulto de la planta, el uso medicinal y los usos industriales y de investigación. Más País propone la creación de una agencia específica dentro de la administración para la gestión de licencias y la correcta implementación de la regulación.

El acceso a la planta y sus derivados para uso recreativo se permitiría a través del autocultivo, los clubs o la venta en establecimientos. Para el autocultivo de la planta Más País propone un límite de 12 plantas por persona en cultivos de exterior y un límite de 1200 vatios de potencia lumínica para cultivos en interior. El máximo de almacenamiento anual para uso personal sería de 3650 gramos de cogollos, un kilo de extracciones o bien una combinación proporcional de ambos. La propuesta deja la puerta abierta para el cultivo o almacenamiento de mayores cantidades si se hace con una justificación y a través de un registro especial.

Para los clubes la propuesta establece un límite de producción de 2,5 kg anuales por cada socio. Se permite la tenencia en la vía pública con un límite sin definir y también el consumo en la vía pública con las mismas limitaciones impuestas para el tabaco. Las actividades comerciales con la planta quedan sujetas a la obtención de una licencia específica y se definen una serie de requisitos para los cultivos en materia de información, seguridad, trazabilidad, uso de energías renovables y gestión de residuos, entre otros.

El uso medicinal del cannabis psicoactivo queda reconocido y sujeto a la dispensación mediante la prescripción o indicación médica. Los grow shops se reconocen como los únicos comercios con permiso para vender semillas, plántulas o esquejes directamente al consumidor. Los usos para investigación y los industriales de la planta (fibra y semillas) se reconocen pero no se desarrollan.

El texto también incluye un sistema de sanciones para los casos de incumplimiento de la ley, la derogación de los artículos de la Ley de Seguridad Ciudadana que sancionan el uso de la planta y la anulación de las condenas, los antecedentes penales y los procedimientos judiciales en marcha sobre delitos que dejan de serlo a partir de la promulgación de la ley. También se introduce un impuesto especial del cannabis y se prohíbe la publicidad sobre la planta y sus derivados en la mayoría de casos.

Relacionados