Michael Thompson

40 años de prisión por cannabis en un estado con marihuana legal

Redacción
Este artículo se publicó originalmente en el número 272 de la revista Cáñamo España

Michael Thompson, un hombre afroamericano de 69 años que lleva 25 en prisión y al que todavía le quedan entre 15 y 35 años, ha vuelto a solicitar un indulto. Fue detenido por una venta de cannabis en 1994, pero ahora en este estado el cannabis es legal y el delito por el que fue encarcelado ya no es motivo de condena en el territorio.

Michael Thompson fue detenido por una venta de cannabis en el estado de Michigan en 1994, pero ahora en este estado el cannabis es legal y el delito por el que fue encarcelado ya no es motivo de condena en el territorio.

El hombre fue detenido porque resultó que el que iba a comprar el cannabis era un confidente de la policía. Thompson aceptó los cargos por los que se le acusaba y se declaró culpable, lo que le valió una condena inicial de cuatro años de cárcel. No obstante, un juez consideró que era poco tiempo en prisión y decidió reabrir el caso convocando de nuevo a las partes frente a un jurado de 12 personas, de las cuales ninguna era afroamericana. El resultado fue la ampliación de la condena hasta alcanzar desde 40 a 60 años de prisión. Thompson es el preso que más tiempo ha pasado en una cárcel del estado de Michigan por un delito sin violencia.

El preso ha vuelto a solicitar un indulto después de haber recibido negativas durante años, y espera que esta vez se la concedan y no tener que acabar muriendo entre barrotes. “Recibí una condena de 42 a 60 años de prisión. Explícame cómo puede ser que por quitarle la vida a alguien recibas una condena menor que la mía”, dice Thompson en un vídeo de animación producido para llamar la atención sobre su caso y hacer llegar su caso a la opinión pública. En el estado de Michigan la condena por asesinato se castiga con 13 años de prisión.