Argentina destina cientos de millones de pesos a la investigación con cannabis

Argentina destina cientos de millones de pesos a la investigación con cannabis

El Gobierno pretende impulsar la industria y mejorar el conocimiento técnico y científico sobre la planta para el beneficio social.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología de Argentina ha anunciado un programa de financiación de 250 millones de pesos argentinos para programas de investigación y desarrollo del cannabis medicinal. Con ellos el Gobierno pretende mejorar el conocimiento técnico y científico sobre la planta para beneficio de la sociedad y al mismo tiempo impulsar el desarrollo de la industria en el país.

Durante la presentación del programa, el ministro Daniel Filmus —acompañado de científicos, médicos y representantes del activismo cannábico— explicó que se financiarán dos tipos de proyectos: unos orientados a la investigación como tal y otros a establecer nexos de colaboración “entre el sistema científico y los gobiernos o las ONG”, según cita InfoBae. Los primeros estarán destinados a instituciones del sistema científico y tecnológico integradas en el Consejo Interinstitucional de Ciencia y Tecnología (CICyT). Estos proyectos tendrán un tope de financiación de 10 millones y dos años de duración, y deberán centrarse en el estudio de los usos terapéuticos del cannabis y sus derivados.

Los segundos servirán para establecer colaboraciones entre organismos de investigación científica y organizaciones de la sociedad civil, ONGs o gobiernos nacionales, provinciales y municipales del país. En este caso, los proyectos podrán tener una duración de tres años y en ellos deberá participar al menos una institución del CICyT. Serán proyectos destinados a impulsar el desarrollo local, regional y nacional en base a la industria del cannabis, y también podrán contar con una financiación por proyecto de 10 millones.

Desde el ministerio esperan que el programa sirva para “potenciar y desarrollar acciones que promuevan la investigación del material vegetal, el cultivo, el control y la garantía de calidad en la producción, tanto en cannabis con fines terapéuticos como industriales, así como de los aspectos sociales en torno a las políticas de drogas, la educación, la cultura y el consumo de sustancias”.

Relacionados