Se aprueba la venta de comestibles de marihuana en Florida

Se aprueba la venta de comestibles de marihuana en Florida

Redacción
Los pacientes de marihuana medicinal del estado de Florida (EE.UU) podrán, por fin, utilizar comestibles para su tratamiento.

Aunque existen restricciones en algunas de las formas de los comestibles que se podrán vender, como que no tenga apariencia de animales o colores llamativos, la cosa es que, al fin, en Florida se podrá vender comestibles infundidos con THC. Cuatro años después de aprobarse el uso de marihuana medicinal en Florida, se regula el uso de comestibles, algo bastante demandado por los usuarios.

El departamento de salud de Florida anunció esta nueva medida el pasado miércoles en un comunicado. Según la estación de televisión local WESH, las nuevas reglas permiten que los dispensarios de marihuana autorizados en el estado "produzcan y vendan productos comestibles con infusión de THC como brownies y dulces". Los comestibles deben ser "pastillas, productos horneados, gelatinas, chocolates o bebidas en polvo", informó el medio.

Pese a que Florida siempre ha sido un estado de corte bastante conservador (incluso cuando acaban por votar a los Demócratas) el uso de marihuana medicinal fue aprobado en 2016 con una mayoría abrumadora del 70%. Pese a que el gobernador Ron DeSantis sacó pecho sobre el asunto, resulta que no fue hasta el año pasado que los ciudadanos de Florida pudieron comprar marihuana para fumar en las tiendas.

Las únicas restricciones por el momento sobre los comestibles son que “no pueden tener colores primarios o brillantes para minimizar la atracción hacia los niños. No deben parecerse a ningún dulce disponible comercialmente y deben estar empaquetados adecuadamente”. Básicamente, lo que está pasando en todos los estados que permiten los productos comestibles infundidos con THC.

El máximo de THC en los productos no podrá superar el 10% y solo se les podrá vender a mayores de 21 años que puedan demostrar que están en un programa de uso médico de marihuana. Algunos encuentran ridícula la limitación a mayores de 21 años para una medicina en un país donde los menores pueden comprar vicodin, xanax u oxycontin, que son mucho más potentes y se sabe que pueden producir sobredosis mortales.