Detenido el 4 de abril en Madrid, Hervé Falciani permanece en arresto domiciliario. Se encuentra a la espera de la decisión de las autoridades españolas a propósito de la nueva solicitud de extradición cursada por Suiza, país en el que fue condenado en el 2015 a cinco años de prisión por revelación de secreto bancario.

Paradojas - Editorial #245

Redacción

Detenido el 4 de abril en Madrid, Hervé Falciani permanece en arresto domiciliario. Se encuentra a la espera de la decisión de las autoridades españolas a propósito de la nueva solicitud de extradición cursada por Suiza, país en el que fue condenado en el 2015 a cinco años de prisión por revelación de secreto bancario.

En el desarrollo de su trabajo como ingeniero informático en el banco HSBC, Falciani descubrió un entramado de evasión fiscal compuesto por ciento treinta mil cuentas, tres mil de ellas de titularidad española; en el 2007 completó la información y en el 2009 la dio a conocer.

En julio del 2012 fue detenido en Barcelona a petición de las autoridades suizas, y permaneció durante meses en prisión y posteriormente en libertad vigilada, hasta que España denegó la extradición.

HSBC cuenta con una larga y agitada historia. Desde que fuera fundado en 1865 con el propósito de administrar el comercio de drogas, que dio lugar a las guerras del opio entre China y Reino Unido, hasta la rabiosa actualidad del siglo xxi.

En noviembre del 2012, el Ministerio británico de Hacienda y Aduanas, a raíz de una denuncia anónima, inició una investigación sobre cuentas de ciudadanos británicos en las sucursales del HSBC en el paraíso fiscal de la isla de Jersey. La denuncia mencionaba a 4.338 personas, con unos depósitos de 699 millones de libras, entre las que figuraban traficantes de drogas y de armas, así como banqueros procesados por fraudes. La entidad londinense procedió a incrementar el volumen de las provisiones destinadas al pago de sanciones por blanqueo de capitales.

En diciembre del mismo año, en lo que algunos calificaron como un día negro para la justicia, se dio a conocer que HSBC, “demasiado grande para ser procesado”, pagaría una “histórica” multa de 1.620 millones de dólares por lavado de dinero del narcotráfico mexicano y otra de 655 millones por violación de las sanciones impuestas a Cuba, Irán, Libia, Sudán y Birmania.

Para contextualizar esa “histórica” multa bastará saber que, en el 2011, HSBC, al tiempo que anunciaba treinta mil despidos, daba a conocer sus beneficios correspondientes al primer semestre del ejercicio: 9.125 millones netos.

HSBC facilitó el lavado de 851 millones de dólares de ganancias del narcotráfico y “no vigiló adecuadamente”  9.400 millones de transferencias efectuadas entre los años 2000 y 2010, según las denuncias de los departamentos de Justicia y del Tesoro.

HSBC ha sido sancionado por “faltas impresionantes” de supervisión, que llevaron al banco a permitir que narcotraficantes lavaran cientos de millones de dólares, declaró en un escrito el secretario de Justicia adjunto norteamericano.

Es Falciani quien permanece arrestado.