Una mujer sujeta un cigarrillo en el coche

La nueva ley antitabaco prohibirá fumar en vehículos con embarazadas y menores

También incluye medidas para prohibir el consumo en espacios exteriores.

El último borrador del Plan Integral de Prevención y Control del Tabaquismo incluye medidas para ejercer un mayor control sobre los productos con nicotina.

El Ministerio de Sanidad sigue perfilando los detalles de la futura ley sobre el tabaco que sustituirá a la normativa actual. El último borrador del Plan Integral de Prevención y Control del Tabaquismo incluye medidas para ejercer un mayor control sobre los productos con nicotina y otras destinadas a restringir el consumo en espacios y situaciones en las que hoy está permitido. Los cambios más llamativos están dirigidos a la prohibición de uso en espacios exteriores y en vehículos privados, aunque parece que las nuevas prohibiciones serán menos restrictivas de lo que se anunció en un primer momento.

La prohibición del consumo de tabaco en vehículos privados no será total.

Según los detalles del último borrador, citados por El Periódico, la prohibición del consumo de tabaco en vehículos privados no será total, como se apuntó en un primer momento, sino que solo se aplicaría en presencia de embarazadas y menores de edad. Por otro lado, la restricción del consumo de tabaco en espacios exteriores también se ha matizado hacia una propuesta más laxa. Aunque la idea de prohibir el tabaco en terrazas de bares, restaurantes, parques y playas lleva años planteándose, el último borrador apunta únicamente a lugares con una gran afluencia de personas y es probable que acabe afectando solo a eventos de tipo deportivo, como los partidos de fútbol, tenis o atletismo, o de tipo cultural, como los conciertos o las corridas de toros.

La reforma también incluye medidas para limitar la publicidad encubierta de las empresas tabacaleras y propone introducir impuestos especiales para los cigarrillos electrónicos. En conjunto, las medidas pretenden reducir el consumo general de tabaco en un 30% para el 2025 (respecto al 2010), siguiendo las metas establecidas por la OMS, y adaptar la ley española a las directrices dictadas por la Unión Europea en 2016, entre las que se incluye la implementación de un único empaquetado genérico para todos los paquetes de tabaco. El plan del Gobierno es aprobar la nueva ley antes de que acabe el año 2022 y hasta entonces pueden producirse nuevos cambios en la propuesta.

Relacionados