K2
Cannabinoide sintético

¿Por qué los “cannabinoides sintéticos” no son “marihuana sintética”?

Redacción

Es habitual que en los medios se refieran a productos que están en las calles como el K2 como “marihuana sintética”. En realidad el término correcto debería ser “cannabinoide sintético”. Esto no es solo una cuestión semántica.

En términos de cómo se consume tanto la marihuana como el K2 (o cualquier otro cannabinoide sintético) son bien parecidos: ambos se pueden o fumar o vapear, por ejemplo. Sin embargo, sus efectos son bien diferentes. Mientras que la marihuana es sustancialmente poco peligrosa el K2 sí puede llevar a graves problemas físicos, incluso la muerte.

K2, Spice, Mamba negra… todos se producen desde restos secos de la planta del cannabis, generalmente trazas que no tienen ningún efecto psicoactivo. A estas trazas se las rocía con un cannabinoide sintético o SCB. Las fórmulas de este SCB varían según el momento ya que lo que se pretende es evitar el control federal (en caso de los EE.UU.) y poder venderlas a pie de calle sin ser detenidos. De hecho los SCB se han vendido en gasolineras como “Incienso natural”.

La diferencia fundamental en cómo operan ambos en el organismo es que los sintéticos se acoplan al 100% con nuestros receptores cannabinoides mientras que la marihuana solo lo hace parcialmente. Por eso el Spice golpean mucho más duro que la marihuana por muy buena que esta sea. En este caso, menos es mejor y más saludable.

¿En qué se traduce esto? Los SCB producen severos y peligrosos efectos a corto y largo plazo como la psicosis, convulsiones, dependencia, y, en el peor de los casos, la muerte.

Vosotros veréis si lo tomáis o no, pero, en ningún caso es marihuana. Esto es otra cosa bien diferente.

[Fuente: The Cannabist]