En EE.UU y Holanda la gente se lanzó a comprar de manera compulsiva cannabis como si se tratase de papel higiénico.

“Compras histéricas” por Coronavirus también llegan a la marihuana

En EE.UU y Holanda la gente se lanzó a comprar de manera compulsiva cannabis como si se tratase de papel higiénico.

Aunque nada hace prever que la cadena de suministros se rompa, la gente se está asustando mucho por culpa del Coronavirus y las medidas de cierre de los gobiernos en el mundo. Esto ha producido lo que se llama “compra histérica”, que es similar a la compra compulsiva pero que en este caso las compras están espoleadas por el miedo. Uno de los productos más demandados, por encima de otros productos de primera necesidad, ha sido el papel higiénico. ¿Por qué? Ni idea, pero las autoridades dicen que lo que debemos lavarnos son las manos para evitar el contagio y no otra cosa (que se da por hecho que ya haces).

En EE.UU las compras compulsivas han afectado también al cannabis, al alcohol y a las armas. Estos dos ítems crean una combinación perfecta para el preparacionista del fin del mundo: una botella de whisky, un rifle y a esperar en la mecedora del porche de casa. Los estantes de alcohol han quedado vacías en muchos establecimiento debido a estas compras compulsivas. Al igual que con la bebida, las tiendas de armas se han visto asaltadas por gente que quiere su pistolita, no vaya a ser que este apocalipsis vengan los zombis.

En Los Ángeles también hubo colas sustanciosas en los dispensarios. En algunos se podía leer “yerba sin coronavirus”. Nada más útil para las personas que tiene miedo que un chiste del que nadie pilla la ironía.

No es el único país en le mundo en el que la gente se ha lanzado a la calle a pillar maría por si acaso se acaba o se tienen que queda en  casa. El gobierno Holandés ha decidido cerrar escuelas, bancos, restaurantes y, como no, el barrio rojo, ante el Coronavirus. Esto ha llevado, de nuevo, a las compras histéricas que estamos acostumbrados a ver ya y que antes solo formaban parte de nuestra imaginación post-apocalíptica. En Holanda, además de comprar productos de primera necesidad, también se han lanzado a por el cannabis (un momento, pero ¿no es la weed también un producto de primera necesidad?

Colas ante los dispensarios y Coffe Shops para comprar maría para aguantar la reclusión de la pandemia más importante de este nuevo siglo. Según el gobierno, se cierran estos establecimientos para evitar el “turismo indeseable” que viene desde Bélgica. Los gobiernos de Holanda nunca se han caracterizado por su amabilidad con la gente de fuera, aunque en este caso tenga sentido evitar la propagación con estas medidas.

Os recomendamos que no entréis en pánico y que seáis responsables. Restringid un poco vuestras ansias para que los demás también puedan ir a comprar sin verse en una espiral de histeria colectiva.

Relacionados