El Gobierno de Tailandia ya está pensando modelos para regular el cannabis recreativo

El Gobierno de Tailandia ya está pensando modelos para regular el cannabis recreativo

La propuesta del Ministerio de Salud es permitir el uso de cannabis con fines recreativos en una serie de territorios a modo de programa piloto.

Después de que la Junta de Control de Narcóticos de Tailandia haya quitado la marihuana de la lista de sustancias prohibidas, un paso previo a la despenalización, el Ministerio de Salud ya está pensando formas para regular el acceso al cannabis de uso recreativo. La propuesta  del ministerio es permitir el uso de cannabis con fines recreativos en una serie de territorios concretos a modo de programa piloto.

Por el momento el ministro no ha ofrecido más detalles sobre cuáles podrían ser las zonas en las que se implementaría los futuros programas de prueba, ni tampoco cuántas personas estarían autorizadas a acceder al uso de cannabis en una primera fase del proyecto. “Por supuesto, no abriremos cafés de cannabis en el corto plazo, pero hay muchos modelos diferentes en el extranjero que involucran el uso recreativo legal que creemos que se adaptarían a nuestro contexto social para elegir”, dijo el ministro en declaraciones recogidas por el Bangkok Post.

La semana pasada la Administración de Drogas y Alimentos de Tailandia anunció que iba a proponer la despenalización de la marihuana y que pediría su eliminación de la lista de drogas controladas del país. Hace pocos días se quitó el cannabis de la lista y está previsto que el viceprimer ministro y ministro de Salud, Anutin Charnvirakul promulgue pronto una ley que formalice la despenalización y abra la puerta a realizar los programas pilotos para permitir el uso recreativo de la planta por parte de adultos.

En 2018 Tailandia se convirtió en el primer país del sudeste asíantico en regular el cannabis medicinal. Desde entonces el Gobierno ha realizado numerosas acciones encaminadas a impulsar la creación de una industria del cannabis. El año pasado el país reguló el cultivo y el uso de cannabis no psicoactivo y animó a la población particular y a las empresas a cultivarlo para fines medicinales, alimentarios, industriales y cosméticos.

Relacionados