Hongos mágicos sublinguales

¿Hongos mágicos sublinguales?

Redacción

¿Consumir hongos mágicos por un procedimiento sublingual? ¿Pastillitas de psilocibina que se deshacen bajo la lengua?

Hongos mágicos sublinguales

Desde hace un tiempo la psilocibina, el componente que hace mágico a los hongos mágicos, se está probando en terapias rompedoras para el estrés post-trauma, la depresión, la ansiedad y algún que otro tipo de adicciones. Esto, junto a que la FDA (Food and Drug Administration) ha considerado que la psilocibina puede ser útil en algunas de estas terapias, abrió la puerta a que muchas empresas anden detrás de poder sacar sus innovadores productos que tengan esta sustancia.

Los problemas de ponerse a cultivar hongos mágicos para consumo médico son variados. Primero está la dificultad de cultivarlos; a esto se le une que no se puede controlar la cantidad específica de psilocibina que va a tener cada hongo, algo fundamental si se quiere un tratamiento eficaz; para acabar, los hongos pueden tener algo más que psilocibina que encienda el alma del psiconauta, y, como decimos, es recomendable en un tratamiento que todos los elementos estén bajo control. Este es el motivo de crear psilocibina sintética.

Una de las maneras de consumir esta psilocibina sintética es mediante tiras sublinguales. En Jamaica, donde la psilocibina es legal, Cybin Corporation está realizando ensayos para determinar si la administración sublingual es más eficaz que las píldoras tradicionales. Se sabe que los productos sublinguales, por lo general, producen su efecto más rápido pero suele durar menos. Pero, ¿y su efectividad?

El problema que han encontrado los médicos es que las pastillas de psilocibina no llegan a producir sus efectos porque las cantidades estándar, unos 25mg, se pierden en el hígado antes de que puedan entrar en el torrente sanguíneo. Se cree que hasta el 60% se pierde en el proceso. Sin embargo, creen que las tiras sublinguales pueden mantener el 100% de sus propiedades.

Dado que las tiras orales pueden proporcionar la dosis completa al cerebro, se necesita una cantidad menor de psilocibina para lograr los mismos efectos que la píldora tradicional. Cybin actualmente está realizando pruebas para ver si uno, tres, cinco o siete miligramos de psilocibina en una tira oral igualarán la efectividad de una pastilla de 25 mg.

Pero a pesar de que estas tiras sublinguales pueden proporcionar una mayor biodisponibilidad que las píldoras, algunos investigadores sospechan que el método tradicional de consumo puede seguir siendo la vía más eficaz. El Dr. Alan Davis, investigador de la psilocibina y profesor asistente adjunto en la Unidad de Investigación Psicodélica de la Universidad Johns Hopkins, señala que investigaciones recientes han relacionado la depresión y otros problemas de salud mental con el microbioma intestinal. Algo que, como se puede intuir, parece que no tiene nada que ver con el estado mental de alguien. Hasta que se completen los ensayos clínicos con estas tiras orales, será difícil saber si la digestión tradicional de la psilocibina juega un papel en su eficacia, pero el Dr. Davis dice que tiene “curiosidad por ver” los resultados.