La Cámara de Representantes de EE UU aprueba una ley para regular el cannabis en todo el país

La Cámara de Representantes de EE UU aprueba una ley para regular el cannabis en todo el país

Ha sido una votación histórica, sin embargo la ley tiene que pasar ahora por el Senado, donde se espera que no prospere.

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América votó y aprobó este viernes un proyecto de ley para legalizar y regular el cannabis en todo el territorio del país. Se trata de la primera vez en la historia del país que un proyecto para regular el cannabis a nivel federal es aprobado en una de las cámaras del Congreso. La medida, que fue aprobada con 228 votos a favor y 164 en contra, deberá ser votada próximamente en el Senado, donde lo más seguro es que no se apruebe.

La ley sobre el cannabis, cuyo nombre oficial es Ley de Oportunidad, Reinversión y Eliminación de Marihuana (MORE, por sus siglas en inglés) eliminaría el cannabis de la lista de sustancias prohibidas en todo EE UU. También eliminaría los registros de condenas anteriores por marihuana, y permitiría la revisión de condenas de personas encarceladas por delitos relacionados con la planta. El texto legal también fija un un impuesto del 5% sobre las venta de cannabis, y destina este dinero a las comunidades más afectadas por la guerra contra las drogas.

Aunque lo más probable es que la ley no consiga los votos necesarios para ser aprobada por el Senado, la aprobación por parte de la Cámara de Representantes ya ha significado de por sí un momento clave en la historia del prohibicionismo en EE UU, y también a nivel global. Aunque la mayoría de votos favorables fueron emitidos por representantes demócratas, hubo cinco republicanos que apoyaron la propuesta y seis demócratas que se opusieron a ella, según publicó Marijuana Moment.

Por el momento el Senado de EE UU está controlado por una mayoría republicana, no obstante en enero habrá una segunda votación para los ciudadanos de Georgia que podría cambiar el control sobre la cámara. Los dos escaños que corresponden a Georgia serán decisivos para otorgar a uno u otro partido la mayoría en el Senado durante los próximos dos años.

Relacionados