La DEA autoriza a dos empresas a cultivar cannabis para investigación federal por primera vez en 50 años

La DEA autoriza a dos empresas a cultivar cannabis para investigación federal por primera vez en 50 años

Hasta ahora la Universidad de Mississippi era la única institución autorizada para cultivar el cannabis destinado a investigación.

La Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) ha autorizado a dos empresas de cannabis para producir cannabis que será utilizado en programas de investigación públicos en EE UU. Es la primera vez que la DEA autoriza a una empresa en más de 50 años y hasta ahora la Universidad de Mississippi era la única institución con licencia para cultivar el cannabis usado para investigar.

La DEA anunció hace cinco años que se disponía a abrir las solicitudes de licencias para cultivar cannabis para investigación, pero no se publicó ninguna información adicional hasta que el pasado mayo comunicó a algunas de las entidades que habían solicitado una licencia que su petición podría aprobarse. Ahora dos de esas empresas, Groff North America Hemplex y Biopharmaceutical Research Company, han comunicado que han sido oficialmente incluidas en los registros de la DEA y han comenzado a cultivar y cosechar plantas.

Según Marijuana Moment, las dos empresas han recibido autorización para realizar los primeros cultivos y producir lotes de validación del producto. Una vez se complete la producción de los lotes cumpliendo con los requisitos de calidad se autorizará definitivamente la producción. Cuando esto ocurra las empresas producirán el cannabis y lo venderán a la DEA, que será la encargada de distribuirlo con la finalidad de realizar investigación con la planta.

Hasta ahora los investigadores de EE UU que han querido estudiar el cannabis en programas públicos han estado limitados a estudiar con plantas cultivadas en la única instalación aprobada por el gobierno, que se encuentra en la Universidad de Mississippi. Según Marijuana Moment, los científicos se han quejado en diversas ocasiones de que el cannabis que provee el gobierno “es más similar al cáñamo y no tanto a la marihuana que los consumidores realmente usan”.

Relacionados