La DEA da fin al monopolio del cultivo de cannabis para investigar en EE UU

La DEA da fin al monopolio del cultivo de cannabis para investigar en EE UU

Hasta ahora la Universidad de Mississippi era la única institución con autorización para cultivar todo el cannabis usado para investigar en el país.

La Agencia para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) ha anunciado que entregará nuevas licencias a empresas y entidades que han solicitado permiso para cultivar cannabis con fines de investigación en EE UU. Hasta ahora sólo la Universidad de Mississippi tenía este permiso, lo que en la práctica ha supuesto que haya mantenido el monopolio de la producción de cannabis destinado a investigación durante más de medio siglo.

El cambio de política se conocía después de que la DEA comunicase a algunas entidades que habían solicitado una licencia que su petición podría aprobarse. Según ha publicado Marijuana Moment, la DEA anunció hace cinco años que se abría la posibilidad de enviar solicitudes de licencias para cultivar cannabis para investigación, pero durante todo este tiempo no ha habido ninguna aprobación ni ningún movimiento hasta ahora.

La DEA contactó a mediados de mayo al menos a tres empresas para comunicarles que sus solicitudes habían sido aceptadas bajo determinadas condiciones, y no está claro cuántas organizaciones más podrían haber recibido un aviso como ese. “En espera de la aprobación final, la DEA ha determinado, basándose en la información disponible actualmente, que las aplicaciones de varios fabricantes para cultivar marihuana con fines de investigación en los Estados Unidos parecen ser consistentes con los estándares legales aplicables y las leyes”, comunicó la agencia.

En Estados Unidos, los investigadores que han querido acceder a investigación federal han estado limitados desde hace cincuenta años a estudiar cannabis cultivado en la única instalación aprobada por el gobierno, que se encuentra en la Universidad de Mississippi. Según Marijuana Moment, los científicos se han quejado en diversas ocasiones de que el cannabis que provee el gobierno “es más similar al cáñamo que a la marihuana que los consumidores realmente usan en el mundo real”.

Relacionados