¿La marihuana te hace querer ir al baño?

¿La marihuana te hace querer ir al baño?

Redacción

¿Conocéis el dicho “café y cigarro, muñeco de barro”? ¿Os pasa lo mismo con el cannabis? ¿Nos hace la marihuana ir al baño con un apretón?

Algunas personas tienen la necesidad de ir al servicio a plantar un pino después de darle unas caladas a un porro. No parece muy habitual pero una búsqueda en Internet sobre el asunto nos da como resultado que, aunque anecdótico, sí hay personas que les sucede esto de manera más habitual de lo que uno podría pensar.

¿Cuál es la explicación de esto? La respuesta corta es que el cannabis relaja, esto afloja los intestinos y los prepara para defecar. La respuesta larga es un poco más intensa.

Según el doctor Dustin Sulak, “Los endocannabinoides afectan absolutamente la motilidad, tanto directa como indirectamente. La forma más poderosa en que el cannabis podría ayudar a una persona a defecar es ayudándola a relajarse y entrar en un estado más parasimpático”.

Es decir, así como lo que se denomina como sistema simpático de nuestro organismo lo prepara para actuar de manera rápida, pues está conectado con el sistema nervioso y orientado a los peligros que pudiéramos afrontar, el parasimpático está orientado a los momentos de tranquilidad. El simpático bloquea cualquier efecto del parasimpático, posiblemente como una consecuencia evolutiva en los animales: si quieres huir no es conveniente que te entren ganas de defecar.

De modo contrario, cuando estamos en una situación de calma entonces es más probable que el sistema parasimpático se active y nuestra tripas comiencen a moverse para llevarnos suavemente hasta el servicio. Entonces, ¿qué es lo que nos hace el cannabis? Como habéis podido suponer, relajarnos y hacer que comiencen esos movimientos intestinales.

Pero hay algo más. Un endocannabinoide, el 2-AG, es un importante regulador del tránsito intestinal y se comporta de manera muy similar al THC. Este cannabinoide que tenemos en nuestro interior imita de algún modo al THC y sirve para “ordenar” el movimiento del intestino. Por lo que podría ser que al fumar cannabis con THC el organismo confundiese las señales que manda el THC con las del 2-AG.

De momento no hay demasiadas evidencias al respecto y tampoco parece que le suceda a muchas personas. Sin embargo, si eres una de ellas, ten en cuenta que lo más probable es que lo que te suceda es que estar relajado que te cagas.