David Stern, el que fuese director ejecutivo de la liga profesional de baloncesto en los EE.UU, dice que es el momento de eliminar la prohibición sobre la marihuana.

La persona que prohibió el cannabis en la NBA dice ahora que se tiene que permitir su uso

Redacción

David Stern, el que fuese director ejecutivo de la liga profesional de baloncesto en los EE.UU, dice que es el momento de eliminar la prohibición sobre la marihuana.

Stern estuvo a la cabeza de la NBA durante 30 años hasta su retirada en 2014. Entre sus aportaciones estuvo la de prohibir el cannabis, por eso choca que ahora que ya no es jefe de nada, venga a decir que debería retirarse la prohibición. Es más, una de sus últimas órdenes ejecutivas fue que se hicieran test de orina aleatorios entre los jugadores de la liga.

El que fuese jefe de la NBA no dice que se arrepienta de sus decisiones pero sí que comenta que las cosas tienen que ajustarse al presente (se fue hace 5 años, tampoco es que se retirara cuando Larry Bird) en el que el estigma social del cannabis es mucho menor.

“Uno no quiere ver que los jugadores estén bebiendo alcohol en el descanso. Tampoco quieres verlos fumar maría en el descanso. Pero, si es una sustancia que tiene su uso controlado, es viable y legítimo, ¿Por qué no pueden hacerlo?”, pregunta Stern.

Para Stern, “uso legítimo” tiene que ver con el manejo del dolor por parte de los jugadores. Es una forma de combatir la epidemia de opiáceos que inunda algunos deportes, como la NBA. “Si el THC o el CBD alivian el dolor, esto de acuerdo”.

Aunque sigue siendo ilegal el uso del cannabis en la NBA, según algunos entendidos, el castigo por consumo es prácticamente un sermón y una palmada en la espalda. Es decir, la NBA es muy laxa en el uso y la sanción si se compara con la NFL. Aún así, siempre que pillan a alguien que ha consumido todo deriva en mala prensa y la posibilidad de arruinar la carrera deportiva de ese jugador que, en realidad, no hay hecho nada malo.

Por lo general, tanto entrenadores como jugadores piden que esto acabe y el cannabis se regule en ese entorno. Sin embargo, el engranaje de la NBA se resiste a ceder. Esperemos que en algún momento la cuerda acabe por romperse para el lado de los que quieren regular el uso de la marihuana.